Esperando en Dios: Día 3 – Proverbios 3:5-6 – Jul 26

Los Ídolos que Estorban Tu Fe

Mientras dirigimos nuestro enfoque al Padre y esperamos pacientemente que Su voluntad nos sea extensamente abierta a nuestras vidas, podemos descubrir que hay muchas cosas que impiden que profundicemos nuestra relación con Dios y ejerzamos nuestra fe en Él.

Estas fortalezas o ídolos son muy imperceptibles. Nos roban nuestras vidas disimuladamente, echando raíz en tus emociones y estos llegan a ser más importantes que Dios para ti.

Nadie puede identificar un ídolo a excepción del Señor … y Él ve tu corazón claramente. Cualquier cosa que compite por tu total devoción a Dios es un ídolo en tu vida. Entonces, ¿qué hay dentro de ti? ¿qué son esas cosas, ocultas de ti o conocidas por ti, que impiden que esperes pacientemente para que la voluntad del Señor se manifieste en tu vida? Pídele a Padre que te los revele. Él ha prometido que será fiel al mostrarte si es que hay y dónde hay un ídolo. Pero ten mucho cuidado de no extinguir lo que Él te revele. Si el Señor pone Su dedo en algo en tu vida, entonces haz que tu mente se ocupe de eso inmediatamente.

Aquí hay algunos ídolos comúnes en nuestras vidas:

  1. Nuestro Propio Entendimiento: A menudo perdemos enfocarnos en el Padre cuando no entendemos completamente lo que está pasando, así que analizamos una y otra vez nuestras situaciones, escudriñándolos incesantemente por todos los ángulos que podemos imaginarnos. Cuando los eventos no pasan de la manera que esperamos, nos sentimos desalentados y desilusionados. No caígas en esta trampa. Dios, con toda claridad, te manda a que confíes en Él y no en tu propio entendimiento (Prov. 3:5-6).
  2. Una Sensación de Seguridad: No nos gusta estar fuera de control o confiar nuestro futuro a Alguien que no vemos. Preferimos un sueldo fijo, recursos confiables, y resultados predecibles. Así que cuando tenemos que esperar, ver que nuestras facturas se acumulan, o encontrarnos con amenazas que retan nuestro sentido de bienestar, nuestra inseguridad cultiva una desconfianza peligrosa hacia el Padre.
  3. Metas y Sueños: Somos llevados a alcanzar nuestros objetivos y metas diarias que nos olvidamos de la vida eterna que nos ha sido dada (Juan 17:3) y todas las buenas cosas que el Señor se ha propuesto para que nosotros logremos hacerlo realidad. Nuestros sueños llegan a ser un ídolo que son más importantes que lo que el Padre desea hacer en nosotros y a través de nosotros.
  4. Relaciones: Ciertas relaciones en nuestras vidas llegan a ser ídolos en nuestras vidas. No importa cuanto intentes enfocarte en el Padre, tu atención vuelve a esta persona o grupo de personas. Los sentimientos de rechazo, miedo, baja autoestima o amargura continúan apareciendo debido a tus circunstancias y últimamente te alejan de Dios, no hacia Él.
  5. El Pasado: Las relaciones pasadas pueden llegar a ser obstáculos en nuestra relación con Dios. Cuando cosas terribles suceden, la respuesta humana es preguntarse de por qué el Padre permitió que suframos. Cuando otras personas nos lastiman, cuando pensamos en no perdonar, o cuando permitimos que el maltrato que recibimos de otras personas formen nuestra percepción como vemos al Padre, todo esto puede llegar a convertirse en ídolos en nuestras vidas, debilitando nuestra fe en Él mientras esperamos.
  6. Pasatiempos: Nuestros pasatiempos y formas preferidas de entretenimiento también pueden competir con nuestra relación con Dios y nuestra fe en Él. Aunque aficiones como los deportes, ir de compras, la televisión, hacer ejercicios, las redes sociales, y otros intereses no son necesariamente malos en sí mismos, pero si le pones más atención que al Señor, entonces realmente hay un problema.

Recuerda:

Cualquier cosa que le des al Señor, tendrás más y mejor de regreso. Lo he visto en mi propia vida y puedo decir con toda seguridad que puedes confiar en cualquier cosa que te pida el Padre. Así que abre tus manos y permite que tu Padre celestial tenga a lo que te estás aferrando. Cuando pones toda tu fe y confianza en Él, invitándolo a que sea el número uno en tu vida, las bendiciones se derramarán más allá de todo entendimiento, y hará que tu tiempo de espera en Él sea mucho más fácil y muy fructífero.

Citas Bíblicas para estudiar:

Proverbios 3:5-6
Juan 17:3

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA