Esquizofrenia: ¿Qué es y que debo hacer?

En el pasado, y aún hoy, es un tabú para algunas personas hablar de enfermedades mentales. Poco a poco se ha avanzado en este tema. En particular, respecto a la esquizofrenia, en la población general hay confusión sobre sus síntomas y sus causas.

En el presente artículo te explicaremos todo sobre dicho trastorno mental, tan grave como común, pues su incidencia es relativamente alta. Además de su definición, se detallará lo concerniente a sintomatología, etiología, así como cuidado del paciente.

¿Qué es la esquizofrenia?

La esquizofrenia es un trastorno mental conocido, pero poco comprendido. En este artículo te contamos todo sobre la misma, sus síntomas y sus causas.

La esquizofrenia fue denominada demencia precoz, en primera instancia, por Emil Kraepelin. De todas maneras, los historiadores de la psiquiatría guardan recaudos antes de asimilar directamente este concepto al actual.

Es una enfermedad mental que se caracteriza por percepciones o pensamientos desvinculados de la realidad. A menudo se presentan alucinaciones o delirios, sentimientos y emociones exageradas o comportamientos incongruentes.

Todo esto se traduce en aislamiento social del paciente, conductas erráticas, habla desorganizada y caótica, pérdida de concentración y memoria y descuido de las actividades cotidianas, incluido el aseo personal.

En líneas generales, la esquizofrenia afecta el funcionamiento de la persona desde el punto de vista social y cognitivo. De esta manera, se limita su relación con los demás, consigo mismo y con el mundo que le rodea. Por tanto, puede constituir un trastorno incapacitante.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de veinte millones de personas en el mundo son esquizofrénicas. Aunque la cifra pudiera ser más alta, debido a que no todos los pacientes son diagnosticados. Por otra parte, la esquizofrenia prevalece más en los hombres que en las mujeres, en una proporción 60-40.

Esquizofrenia y sus síntomas

En la esquizofrenia los síntomas pueden ser diversos. Aquí listaremos los más importantes y frecuentes, aunque la combinación de ellos es la norma de presentación clínica. De todas maneras, hay hasta 5 tipos de cuadros de esta patología, cada uno con sus características puntuales.

Los signos evidentes suelen ser los siguientes:

  • Alucinaciones: ver, oír o percibir algo que no es real. Muchos pacientes esquizofrénicos aseguran escuchar voces en su cabeza.
  • Delirios: falsas creencias derivadas de una interpretación distorsionada de las propias percepciones o experiencias. La paranoia es común en esquizofrénicos.
  • Fantasías: tendencia a creer o creerse algo sin base en la realidad. Por ejemplo, pensar que se es un personaje importante.
  • Conducta desordenada: caótica, extravagante, sin propósito ni razón aparente. Pueden presentarse estereotipias.
  • Catatonia: a veces, el paciente cae en un estado de catatonia, manteniendo la misma postura de manera rígida y resistiéndose a moverse.
  • Habla balbuceante e incoherente: con un discurso poco elaborado y sin pertinencia. Esto lleva a la incapacidad para comunicarse con los demás de manera asertiva.
  • Alteración emocional: se puede manifestar como apatía, desconexión o anhedonia. También llega al extremo de sentir excesivo apego por algo de poca importancia.
  • Alteraciones cognitivas: pensamiento desordenado, dificultad para concentrarse, poca efectividad en la realización de tareas complejas, deterioro de funciones, pérdida de memoria.
  • Desinterés: con respecto a actividades laborales, académicas, sociales, culturales y deportivas. Hay una pobre socialización en general.
  • Desaseo y descuido personal.

Causas de las esquizofrenia

Hasta el momento no se ha podido establecer con certeza la causa de la esquizofrenia. Se considera que, más que un origen único, puede haber una combinación de factores genéticos, ambientales y personales relacionados, incluso, con el estilo de vida.

Todo esto repercute en el funcionamiento, estructura y química del cerebro. Entre los que inciden o están asociados con una mayor predisposición a desarrollar esquizofrenia se encuentran los siguientes:

  • Genética: las personas con un familiar esquizofrénico cercano (padres o hermanos) presentan un riesgo más alto que el habitual de la población general. Incluso, en hermanos gemelos, cuando uno de estos sufre esquizofrenia, el otro tiene una probabilidad elevada de padecerla también
  • Problemas de salud: tanto al momento del parto como previos o posteriores al mismo. Infecciones diversas en la madre y el feto, falta de oxígeno, bajo peso al nacer, incompatibilidad sanguínea madre-hijo.
  • Situaciones estresantes o consumo de drogas y otras sustancias: pueden ser factores detonantes en personas con predisposición genética.

Por otro lado, no se ha comprobado de manera determinante que exista alguna relación entre lesiones en la cabeza o traumatismos craneoencefálico y la esquizofrenia. Por lo tanto, la asociación no está documentada.

Cuidado del paciente y su entorno

Se ha avanzado mucho en el tratamiento de la esquizofrenia y sus síntomas, hasta el punto en que ya no se considera como primera opción internar al paciente. Antes bien, el uso de psicofármacos, así como el apoyo psicosocial al enfermo y a sus familiares han demostrado ser eficaces.

Esto dependerá de la disposición y actitud que tengan las personas que están en el entorno cercano. Su actuación es muy importante, ya que el paciente esquizofrénico no está al tanto de su situación y no va a acudir por sí mismo a un centro de salud para solicitar abordaje terapéutico.

En tal sentido, corresponde a la familia, pareja o personas allegadas intervenir. Es importante tomar en cuenta las señales de alarma, según los síntomas que señalamos.

No se debe descuidar la atención y el cuidado del paciente con síntomas de esquizofrenia, incluso ayudándole con su tratamiento. Una vez que ha sido diagnosticado y medicado, debe recibir apoyo en aquellas tareas que no pueda realizar por sí mismo.

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

SALUD – SALUD DE LA A-Z