Felices para Siempre: Día 3 – 1 Corintios 7:7 – Nov 5

Estás soltero, no incompleto

Uno de los principales errores que ha cometido la iglesia es que al leer en Génesis que no es bueno que el hombre esté solo, se ha interpretado que el matrimonio es un mandato que todo hijo de Dios debería seguir. Sin embargo, si usamos la regla básica para interpretar la Biblia que dice que la Palabra de Dios se interpreta a sí misma, entonces podemos encontrar a grandes hombres de Dios que hicieron cosas grandiosas estando solteros. 

Asimismo podemos ver al apóstol Pablo alentando a los solteros a no casarse; esto debe hacernos cuestionar el paradigma de que todas las personas se tienen que casar, porque si no, es como si estuvieran incompletos.

Con esto espero que los solteros que me lean, sobretodo si llevan mucho tiempo en una iglesia, dejen creer que uno de sus principales defectos es su soltería y, por amor y sanidad a los ministerios de jóvenes de las iglesias, dejen de ver a cualquier joven que llega a la iglesia como una posible pareja, porque creeme ¡Se te nota a kilómetros de distancia! 

Soltero, lo primero que debes saber es que tu soltería es un regalo de Dios que tiene un gran propósito, además, tu principal meta en la vida no debe ser casarte, sino agradar a Dios. Si entiendes este principio básico para tu vida y anhelas casarte, tarde o temprano estarás casado y con la persona correcta.

Es por eso que quiero proponer a todos los solteros que en lugar de enfocar sus energías a tratar de conquistar a alguien, se enfoquen primero en tener dos cosas: carácter y propósito. 

Si tú ya los tienes, entonces echa toda la carne al asador para conquistar a la persona que te gusta, pero si aún no has trabajado en tu carácter y aún no sabes para qué te puso Dios aquí en la Tierra, te animo con todo mi amor a que no le hagas perder el tiempo a otra persona al envolverse en una relación amorosa contigo.

Si quieres hacer un examen veloz de tu carácter, analiza el fruto del Espíritu  —amor, gozo, paz, paciencia, bondad, fe, dominio propio, humildad y templanza—, y hazte preguntas como ¿Qué tan amoroso soy con las personas poco amables?, ¿Tengo dominio propio cuando estoy enojado?, ¿Tengo la humildad de aceptar mis errores?, cuando te des cuenta en cuál parte del fruto te falta trabajar, pide ayuda a Dios y a otros para mejorarlo.

Luego analiza si ya sabes quién eres, tener propósito luego traerá provisión y bendición para tu vida. José es un ejemplo de las consecuencias positivas que trae conocer tu propósito, él llegó a entender por qué había vivido tantas cosas en su pasado para luego bendecir a otros. Si no sabes quién eres, tendrás muchas dificultades para ser quién debes y por consiguiente, para elegir una buena pareja.

Citas Bíblicas para estudiar:

1 Corintios 7:7-9
1 Corintios 7:32-35
Gálatas 5:22-23
Génesis 45:8

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA