La obesidad infantil y su impacto en el futuro de nuestros niños

Las noticias sobre el exceso de peso en los niños nos son nada optimistas, muy por el contrario, el impacto de la obesidad infantil en la salud futura del niño sería peor de lo que se pensaba.

Los hallazgos son el resultado de más de diez años de investigación, según los cuales los factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares, como hipertensión y colesterol, ya se ven en niños con obesidad incluso desde los cinco años.

EL ESTUDIO

Científicos de la Universidad de Oxford hicieron una revisión de 63 estudios publicados que involucraron a casi 50.000 niños sanos de entre 5 y 15 años de edad, y encontraron marcadores «tremendamente preocupantes».

Los niños obesos tenían factores significativamente más altos de hipertensión, colesterol, niveles de glucosa en la sangre y un engrosamiento del músculo cardíaco al compararlos con niños de peso normal.

Creen que hasta ahora, los efectos del sobrepeso en los niños, estaba subestimado, y que si no se hace nada para revertir los trastornos antes de que lleguen a la adultez, los niños obesos pueden tener en su infancia entre 30 y 40% más riesgo que sus pares de peso normal de sufrir enfermedad del corazón o evento cerebrovascular en el futuro.

Según el doctor Carl Heneghan, uno de los autores de la investigación, «la magnitud del efecto de la obesidad sobre el creciente riesgo cardiovascular en los niños es profundamente preocupante en términos de su futuro riesgo de enfermedad del corazón».

AÚN HAY TIEMPO…

La buena noticia es que aún se está a tiempo de revertir la situación para proteger la salud de los niños, proporcionándoles una dieta sana y fomentando la práctica de ejercicio, entre otras claves fundamentales para evitar la obesidad infantil.

Por eso, mencionamos algunos consejos que nos ayudarán a prevenir la obesidad en nuestros niños:

  • Una alimentación sana
  • Beber mucha agua
  • Reducir el consumo de bebidas azucaradas, jugos y refrescos
  • Realizar una actividad física adecuada

Nuestra responsabilidad como padres, además de cuidar y criar a nuestros hijos, es enseñarles desde temprana edad a diferenciar las cosas buenas y malas de la vida, entre las que se incluyen la enseñanza de buenos hábitos.

Sabemos que la mejor forma de enseñarles es predicar con el ejemplo, así que si queremos hijos saludables, nosotros también debemos serlo.

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

ALIMENTACIÓNALIMENTACIÓN SALUDABLEEJERCICIOMATERNIDADSALUDSALUD DE LA A-Z