Libérate de la Ansiedad: Día 2 – Lucas 9:1-2 – Abr 30

Habiendo reunido a sus doce discípulos, les dio poder y autoridad sobre todos los demonios, y para sanar enfermedades. Y los envió a predicar el reino de Dios, y a sanar a los enfermos.

La provisión de Dios para sus siervos

Dios proveyó para Elías cuando cubrió sus necesidades, protegió su vida y le habló desde un suave susurro. Aunque Elías estaba huyendo para salvar su vida y carecía de las provisiones básicas requeridas para sobrevivir, Dios proveyó para su mensajero. De manera similar, cuando Jesús envió a sus nuevos mensajeros, los discípulos, a declarar y demostrar el mensaje de las buenas nuevas, se aseguró de que tuvieran los recursos necesarios. Jesús les instruyó que no se preocuparan por llevar provisiones suficientes para su viaje. No debían llevar bastón, bolsa, pan, dinero, ni siquiera una muda de ropa (Lucas 9.1-6). Dios proveería para cubrir estas necesidades como lo había hecho con la nación de Israel en el desierto y con mensajeros como Elías. Solo necesitaban confiar en él.

Los cristianos de hoy pueden vivir con la misma confianza en el cuidado de Dios, que promete ir con ellos cuando vayan a hacer discípulos de todas las naciones (Mateo 28.19-20). Aunque se enfrenten al sufrimiento, encuentren daño o incluso sean condenados a muerte, los hijos de Dios pueden confiar en que les permitirá cumplir la misión que les ha encomendado y satisfará para siempre sus necesidades de acuerdo con las gloriosas riquezas que tiene en Cristo Jesús (Filipenses 4.19).

Jesús, mientras salgo hoy en una misión para ti, puedo ir con la confianza de que tú me equiparás y me capacitarás para hacer lo que quieres que haga. Gracias por incluirme en sus planes. Amén.

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA