LO QUE MÁS IMPORTA – Día 3 – Efesios 3:19 – Dic 29

Sin duda, la palabra amor es el vocablo más usado en cualquier idioma, miles de libros, films, canciones, obras de arte se publican cada año que hablan del amor. Lamentablemente hoy la palabra amor la relacionan con sexo o con una emoción que conduce a eso, pareciera que nuestra generación conoce más de sexo que de amor. 

Hoy se sabe poco acerca del amor verdadero, maduro, santo y a semejanza de Cristo, un amor que se caracterizó más por dar que por recibir. Casi todas las canciones que hablan hoy día del amor, son realmente acerca de la lujuria, de lo que se pretende conseguir y no de dar en términos de compañía, cuidado, protección, valor y ternura. En la lógica de Dios el amor siempre puede esperar para dar. Pero la lujuria nunca puede esperar para recibir.

Si bien es cierto que algunas personas dan solo para recibir, lo cual no significa que están amando verdaderamente solo están usando a los demás con fines egoístas, pues piensan: “Le daré algo porque sé que me dará algo a cambio”. Otros dan porque sienten culpa, dan para tratar de calmar una conciencia culpable y dan tratando de compensar algo que hicieron mal en el pasado. El Apóstol Pablo dijo que, si no vives una vida de amor, sin egoísmos, nada de lo que des realmente importará. Incluso si repartes todo lo que tienes a los pobres y aún pudieras entregar tu cuerpo como mártir de alguna causa, pero si no tienes el amor de Cristo en ti, en balde te sacrificaste y quedaste sin nada.

¿Qué tal tú?

Un hombre me dijo alguna vez, «Me siento muy mal, le he comprado a mi esposa de todo lo que se antojó, incluso hasta cumplí sus caprichos y hoy me está pidiendo el divorcio”. Yo le dije, pero ¿la amaste, le demostraste el amor de otras formas? Al final él entendió que no podía comprar a una esposa.

¿Crees que tus seres queridos en estas fiestas navideñas valoraran más el tiempo de calidad que pases con ellos que las cosas materiales que les puedas dar?

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA