Los gemidos durante el Sexo

Muchas personas consideran que los gemidos durante el sexo son una muestra clara de la excitación que siente la pareja cuando está bien estimulada.

Sin embargo, no todos expresan el placer de la misma forma y, aunque disfrutan del coito, el hecho de hacerlo de manera silenciosa a veces puede causar un poco de duda en la otra persona.

Lo cierto es que los gemidos durante el sexo influyen en gran medida en la manera en que se desarrolla el encuentro íntimo y tienen el poder de inspirar y elevar la pasión.

Aunque hay quienes prefieren reprimirlos por vergüenza, es una reacción psicofísica muy natural que brinda interesantes beneficios en la relación sexual.

¿Qué provoca los gemidos durante el sexo? ¿Cuáles son sus funciones? Si te has preguntado esto alguna vez, no te pierdas el siguiente artículo.

¿Qué causa los gemidos durante el sexo?

Los gemidos durante el sexo cumplen una importante labor a la hora de disfrutar en pareja.

De acuerdo con esta investigación realizada por el neurocientífico estadounidense Barry Komisaruk, los gemidos y las expresiones faciales que se dan durante el sexo son una respuesta natural a la respiración profunda que se experimenta por el éxtasis del placer.

Esta conclusión fue obtenida tras observar en su laboratorio a más de 200 mujeres mientras tenían un orgasmo. Según el estudio, estas no podrían evitar los gemidos al alcanzar el clímax sexual.

De la misma forma, hay otras teorías sobre los gemidos durante el sexo con resultados parecidos. Este otro estudio realizado por el investigador G. Brewler y publicado en Archives of Sexual Behavior señala que las féminas son más proclives a expresar estos sonidos durante el acto sexual.

Esto se denomina “vocalización femenina copuladora” y ocurriría, según los datos, cuando las mujeres sienten que sus parejas están llegando al orgasmo. Otra investigación realizada por la Dra. E Babin sugiere que quienes gimen al tener sexo experimentan mayor satisfacción que aquellos que hacen el amor en silencio.

No obstante, hay otras funciones que deben tenerse en cuenta. Más allá de ser una señal clara de excitación, estos sonidos sexuales son una guía tanto para hombres, como para mujeres.Al escucharlos en determinado momento de la relación sexual, la pareja puede identificar con más facilidad cuales son las preferencias de la otra persona en la cama.

Beneficios de los gemidos

Sea cual fuere la razón por la que se producen los gemidos durante el sexo, escucharlos trae consigo múltiples beneficios.Cada persona los expresa de manera espontánea, casi siempre en función de lo que está sintiendo durante el acto. Muchos son intensos, pero otros son tan leves que es difícil percibirlos.

¿Sueles reprimirlos para que no te escuchen? ¡Réstale importancia! Es algo natural y vale la pena disfrutar de los efectos positivos que brindan, tales como:

  • Ayudan a reforzar la autoestima de la pareja.
  • Son una gran manera de superar los bloqueos mentales que se crean por malas experiencias.
  • Excitan y refuerzan la relación sexual.
  • Orientan a la pareja para reconocer las preferencias en el sexo.
  • Inspiran pasión en la pareja.
  • Ayudan a liberar prejuicios en torno al sexo.
  • Producen euforia y emoción.
  • Es una comunicación no escrita que revela placer.
  • Potencian el deseo sexual.

¿Por qué algunas mujeres no expresan gemidos durante el sexo?

La mayoría de las mujeres expresan gemidos durante el sexo. Por este motivo, cuando alguna no lo hace, es normal que el hombre piense que no la está satisfaciendo lo suficiente. Hay muchas razones que pueden explicar esta situación.

En primer lugar, puede influir esa cohibición que surge por “vergüenza”, ya que hay quienes temen ser juzgadas por disfrutar. Por otro lado, otras prefieren callar para no ser escuchadas por un familiar, los vecinos o alguien que esté cerca. Esto puede depender de la situación en la que se dé el sexo.

El tema se vuelve preocupante cuando el motivo es la falta de deseo sexual. En estos casos, la pareja puede estar teniendo problemas de comunicación, pues la mujer accede a tener sexo aunque no sienta suficientes ganas. Si se identifica esta última razón, es fundamental hablar del tema y buscar las causas que hayan influido en la libido.

A veces, esto puede estar relacionado con factores biológicos tales como cambios hormonales; en otras situaciones, el motivo puede estar relacionado con los problemas de pareja o con la incapacidad de decirle al otro lo que realmente le gusta.

En conclusión

No hay razón para reprimir los gemidos durante el sexo. Estas reacciones son naturales y tienen un efecto importante tanto en la pareja, como en el disfrute propio.

No temas expresar tus emociones. El sexo es una parte importante de la relación, así que si tienes algún problema relacionado, consulta con un sexólogo.

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

RELACIONES – SALUD – SALUD DE LA A-Z – SALUD SEXUAL