MES AZUL: ¿Qué es la Próstata?

La próstata es una glándula que tiene el tamaño de una nuez y que está presente en el cuerpo del hombre. Esta glándula comienza a desarrollarse y aumentar de tamaño durante la adolescencia debido a la acción de la testosterona, hasta que alcanza su tamaño promedio que es de aproximadamente 3-4 cms en la base, 4-6 cms en la parte céfalo-caudal y de 2-3 cms en la parte anteroposterior. 

Existen varias enfermedades relacionadas con la próstata que pueden surgir en cualquier fase de la vida, siendo las principales el cáncer de próstata, la prostatitis y la hiperplasia prostática, siendo más comunes después de los 50 años de edad. Por este motivo, es importante la realización de exámenes regularmente a partir de los 45 o 50 años (dependiendo del caso), para identificar precozmente este tipo de problemas en la próstata y lograr la cura.

¿Dónde se localiza?

La próstata está localizada entre la vejiga y la pelvis del hombre, estando al frente del recto, que es la porción final del intestino, y por esto es posible sentir la próstata a través del examen de tacto rectal realizado por el médico.

¿Cuál es la función de la próstata?

La función de la próstata en el organismo es producir parte del líquido que forma el esperma, ayudando a alimentar y a proteger los espermatozoides.

¿Cuáles son las enfermedades más comunes?

Las principales alteraciones de la próstata son el cáncer, la hiperplasia benigna de próstata y la prostatitis, y pueden ser causadas por herencia genética, cambios hormonales o infecciones de virus o bacterias.

1. Cáncer de próstata

El cáncer de próstata es más común en hombres con más de 50 años, pero también puede aparecer más temprano, principalmente cuando hay antecedentes familiares de esta enfermedad. 

El tratamiento del cáncer de próstata se realiza con una cirugía para extraer el tumor, siendo necesario en algunos casos remover la próstata por completo. Otras formas para tratar el cáncer y que pueden ser usadas en conjunto con la cirugía son la radioterapia y el tratamiento con hormonas para disminuir el tumor y reducir el riesgo de que la enfermedad vuelva. Además de esto, aunque el cáncer haya sido curado, es importante la realización de exámenes regulares para identificar precozmente en caso el tumor reaparezca. 

2. Hiperplasia prostática

La hiperplasia prostática o hiperplasia benigna de la próstata, también conocida como próstata inflamada, es el aumento de tamaño de la próstata, pero sin la presencia de cáncer. Esta es la alteración más común de la próstata porque es normal que esta aumente naturalmente con el paso de los años, pero en el caso de esta enfermedad ocurre un aumento mayor del esperado.

El tratamiento para la hiperplasia benigna de la próstata puede realizarse a través de medicamentos para relajar el músculo de la próstata, hormonas para disminuir el tamaño del órgano o, en casos más graves, cirugía para extraer la próstata.

3. Prostatitis

La prostatitis es una infección en la próstata, generalmente causada por infecciones de virus o bacterias, pudiendo surgir también como consecuencia de una infección urinaria mal tratada. Esta alteración también puede generar el aumento del tamaño de esta glándula, pero de forma temporal, ya que vuelve a disminuir después del tratamiento.

El tratamiento de la prostatitis se realiza mediante el uso de antibióticos y medicamentos para disminuir el dolor, pero en algunos casos la hospitalización puede ser necesaria para tratar la enfermedad con medicamentos vía intravenosa. 

Síntomas que pueden indicar problemas en la próstata

Los síntomas de los diversos problemas de la próstata son bastante similares. Por esto, si consideras que puedes tener algún problema en la próstata, te presentamos una lista y descubre cuál es tu riesgo:

  • Dificultad para comenzar la orina
  • Disminución del chorro de orina
  • Ganas frecuentes de orinar, inclusive por las noches
  • Sensación de tener la vejiga llena, inclusive después de haber orinado
  • Presencia de gotas de orina en la ropa interior
  • Impotencia o dificultad para mantener una erección
  • Dolor al eyacular y/o orinar
  • Presencia de sangre en el semen
  • Ganas repentinas de orinar
  • Dolor en la región de los testículos o cerca del ano

En presencia de estos síntomas, se debe acudir al urólogo para identificar la causa del problema e iniciar el tratamiento más adecuado. 

¿Cómo saber si la próstata está saludable?

Para saber si la próstata está bien es necesario hacer exámenes como:

  • Tacto rectal: es la palpación de la próstata a través del ano del paciente, siendo utilizada para evaluar el tamaño y la dureza de la próstata;
  • Antígeno prostático: es un examen de sangre que contabiliza la cantidad de una proteína específica de la próstata, y resultados con valores elevados significan que la próstata está aumentada, pudiendo ser hiperplasia benigna de la próstata o cáncer;
  • Ultrasonido transrectal: en este examen se introduce una sonda a través del ano, permitiendo obtener imágenes de la próstata e identificar si hay alguna alteración o lesiones que puedan surgir en esta región;
  • Biopsia: examen donde se retira un pequeño pedazo de la próstata para ser evaluado en el laboratorio, buscando identificar alteraciones en las células que caracterizan el cáncer;
  • Examen de orina: utilizado para detectar la presencia de bacterias en la orina y diagnosticar casos de prostatitis.

Estos exámenes deben realizarse a cualquier edad en presencia de síntomas de alteración de la próstata y de acuerdo con las orientaciones del urólogo. Sin embargo, es importante realizar el examen de tacto 1 vez al año después de los 50 años de edad o después de los 40 años, en casos de antecedentes familiares de cáncer de próstata, siendo importante recordar que el cáncer de próstata tiene grandes posibilidades de curación cuando es detectado en una fase inicial. 

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

RELACIONES – SALUD – SALUD DE LA A-Z – SALUD SEXUAL