MES AZUL: ¿Qué es la Prostatitis?

La prostatitis es una inflamación de la glándula prostática que causa aumento de su tamaño, generando síntomas como dolor, ardor y dificultar al orinar. Esta enfermedad puede afectar a hombres de cualquier edad, sin embargo es más común en hombres de 50 años o menos.

La principal causa de prostatitis es la infección por bacterias, principalmente Escherichia coli, y puede ser aguda, que es cuando los síntomas surgen repentinamente, o crónica donde los síntomas se presentan durante al menos 3 meses. El tratamiento de la prostatitis es indicado por el urólogo y consiste en la administración de antibióticos para combatir la infección, así como analgésicos y antiinflamatorios para aliviar los síntomas.

Síntomas principales

Los síntomas más comunes que pueden indicar la presencia de una prostatitis, que es la inflamación de la próstata, son principalmente la disminución de la fuerza del chorro de orina y dolor al orinar.

Los síntomas de los diversos problemas de la próstata son bastante similares. Por esto, si consideras que puedes tener algún problema en la próstata, te presentamos una lista y descubre cuál es tu riesgo:

  • Dificultad para comenzar la orina
  • Disminución del chorro de orina
  • Ganas frecuentes de orinar, inclusive por las noches
  • Sensación de tener la vejiga llena, inclusive después de haber orinado
  • Presencia de gotas de orina en la ropa interior
  • Impotencia o dificultad para mantener una erección
  • Dolor al eyacular y/o orinar
  • Presencia de sangre en el semen
  • Ganas repentinas de orinar
  • Dolor en la región de los testículos o cerca del ano

Además de los síntomas indicados, la prostatitis también puede causar fiebre y escalofríos, especialmente si la prostatitis es causada por una infección. Sin embargo, la única forma de confirmar el diagnóstico es consultar a un urólogo para que indique exámenes de laboratorio como el examen de sangre, orina o inclusive una ecografía.

Al aumentar la frecuencia urinaria, puede haber presencia de sangre en la orina, siendo común que cause impotencia debido al dolor constante. Sin embargo, estos síntomas también pueden estar relacionados a una infección urinaria en el hombre.

¿Qué puede ocasionar la Prostatitis?

Aunque existan diferentes causas que puedan resultar en la inflamación de la próstata, la mayoría de las prostatitis son causadas por una infección, especialmente por bacterias como Escherichia coli o Proteus mirabilis. Por este motivo, es relativamente común que la prostatitis sea tratada con el uso de antibióticos, que deben ser indicados por el urólogo.

En algunos casos, la prostatitis puede ser causada por cirugías o lesiones en la región y en algunas situaciones no es posible determinar cuál es la causa.

Clasificación de la Prostatitis

La prostatitis puede clasificarse según la causa en bacteriana y no bacteriana, y según el tiempo en que se iniciaron los síntomas y la duración en aguda o crónica. Estas son:

  • Tipo I Prostatitis bacteriana aguda: los síntomas suelen surgir repentinamente y es causada por bacterias, principalmente Escherichia coli o bacterias pertenecientes al género Klebsiella spp. o Proteus spp. Este tipo de prostatitis puede confundirse fácilmente con una infección del tracto urinario debido a que los síntomas son muy generales.
  • Tipo II Prostatitis bacteriana crónica: ocurre cuando la bacteria permanece en el tracto urinario, causando infección e inflamación progresiva, de manera que los síntomas evolucionan lentamente y el tratamiento es más complicado.
  • Tipo III A: Síndrome de dolor pélvico, también conocida como prostatitis crónica inflamatoria, cuya causa no es infecciosa y que los síntomas inflamatorios evolucionan lentamente;
  • Tipo III B: Prostatitis crónica no inflamatoria, síndrome de dolor pélvico o prostatodinia, en el que hay alteraciones en la próstata pero no se observan signos inflamatorios y/o infecciosos.
  • Tipo IV: Prostatitis inflamatoria asintomática, en que a pesar de que la próstata está inflamada, no hay síntomas característicos, pero que en el examen microscópico se identifican células inflamatorias en el tejido.

A pesar de que la prostatitis aguda y crónica presentan los mismos síntomas, la prostatitis aguda puede convertirse en una crónica si los síntomas permanecen por más de 3 meses y, por lo general, el tratamiento suele ser un poco más complicado.

Cómo se realiza el diagnóstico

El diagnóstico de prostatitis se realiza teniendo en cuenta los síntomas referidos por el paciente y, que normalmente están relacionados con dificultad para orinar.

Asimismo, el médico puede indicar la recolección de orina, de líquido prostático y recomendar la realización de exámenes como flujometría, tacto rectal, examen de sangre al PSA o incluso la realización de biopsia para confirmar la causa del aumento de la próstata.

Tratamiento para la prostatitis

El tratamiento de la prostatitis es indicado por el urólogo, que en la mayoría de los casos, identifica una infección y prescribe el uso de antibióticos en comprimidos o, en casos más graves, medicamentos que son aplicados directamente vía intravenosa en el hospital.

Además, el médico también puede prescribir analgésicos y antiinflamatorios para aliviar los síntomas o bloqueadores alfa como la tamsulosina, que ayuda a relajar el cuello de la vejiga y las fibras musculares donde la próstata se une a la vejiga.

En la prostatitis bacteriana crónica, el tratamiento con antibióticos se prolonga durante 3 meses aproximadamente. Sin embargo, cuando los antibióticos no ayudan a disminuir la inflamación, puede ser necesario la realización de una cirugía para remover el absceso prostático que está originando los síntomas.

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

RELACIONES – SALUD – SALUD DE LA A-Z – SALUD SEXUAL