MES ROSA: Pruebas para detectar el Cáncer de Mama

El cáncer de mama es una de las patologías más comunes del siglo XXI. Su diagnóstico oportuno ayuda a salvar vidas. Descubre cuáles son las pruebas de detección más importantes.

¿Por qué son importantes las pruebas de detección del cáncer de mama? En primer lugar, cabe recordar que, para el año 2018, el Observatorio Mundial del Cáncer (GLOBOCAN) registró un total de más de 2 millones de nuevos casos de cáncer de mama en todo el mundo.

En el mismo año, el GLOBOCAN registró más de 600 mil muertes por cáncer de mama. Estos datos posicionan al cáncer de mama en el segundo lugar de nuevos casos de cáncer y en el sexto lugar en cuanto a muertes.

Las pruebas de detección, que son variadas, desempeñan un papel fundamental en el pronóstico de la enfermedad. Estas, en concreto, tienen como finalidad detectar las lesiones tumorales en etapa temprana, con el menor riesgo posible para la salud.

Pruebas de detección del cáncer de mama

Información publicada a través del Instituto Nacional del Cáncer señala que las pruebas de detección del cáncer de mama se realizan, sobre todo, en aquellas mujeres que tienen antecedentes familiares de la enfermedad u otros factores de riesgo significativos. A continuación, detallamos las que se realizan con más frecuencia.

Mamografía

La mamografía es un tipo de imagen diagnóstica que utiliza rayos X para detectar los cambios provocados por el cáncer dentro del tejido mamario. Las mujeres son sometidas a esta prueba como medida de detección temprana de las lesiones que suele acompañar los cambios malignos típicos del cáncer.

Se recomienda que las mujeres inicien con una primera mamografía entre los 30 y los 35 años de edad, y luego continuar con una mamografía anual después de los 45 años de edad. Hacerse una mamografía se considera como un proceso molesto.

Sin embargo, una mamografía solo toma unos minutos y las molestias desaparecen pronto. Esto es un precio pequeño a pagar frente a la ventaja de detectar de forma temprana una patología como el cáncer.

Sonomamografía

La sonomamografía es un tipo de imagen diagnóstica que utiliza ondas sonoras para visualizar cambios del tejido mamario. Es muy útil para observar masas palpables que no se pueden ser observadas en la mamografía.

Esta imagen diagnóstica es muy utilizada para guiar al médico durante la biopsias. Estas últimas son utilizadas para la obtención de células de la lesión y saber si hay cáncer. Hacerse una sonomamografía es totalmente indoloro y tan solo toma unos minutos completarla.

Biopsia de mama

El término biopsia de mama abarca un grupo de procedimientos que tiene como finalidad extraer tejido de la mama afectada. El tejido extraído es sometido, más tarde, a otras pruebas para la detección de cáncer.

Cuando hablamos de biopsia de mama, estamos hablando de las biopsias por aguja o mediante cirugía. Durante las biopsias por aguja el médico utiliza una aguja hueca para extraer fragmentos de tejido del área bajo sospecha de cáncer. En el caso de la cirugía, el médico extirpa una sección o todo el tejido sospechoso de la  mama afectada.

Resonancia magnética

Una resonancia magnética usa ondas de radio e imanes potentes para producir imágenes muy detalladas del tejido mamario. Toma imágenes desde muchos ángulos y crea figuras de partes del tejido blando del cuerpo que a veces serían difíciles de ver cuando se emplean otros estudios por imágenes.

Se considera un estudio complementario a la mamografía y la sonomamografía, reservado para estudiar el tejido de forma más detenida en algunos casos necesarios. Esto es debido a su alto costo y mayor riesgo de falso positivo para lesiones sospechosas. La resonancia magnética es totalmente indolora y no emite radiación al cuerpo.

¿Qué debemos recordar sobre las pruebas de detección del cáncer de mama?

Existen varias pruebas para la detección del cáncer de mama de forma temprana y oportuna. La más usada en la actualidad es la mamografía, la cual consiste en el uso de rayos X para tratar de detectar cambios en el tejido mamario. Es recomendado realizarse una mamografía cada año luego de los 45 años de edad.

Para más información, te invitamos a revisar nuestros enlaces:

SALUD – SALUD DE LA A-Z