No estás Solo, tienes a Dios: Día 4 – Isaías 41:10 – Jun 16

No te dejes engañar

El enemigo es astuto, y podemos comprobar esto desde el principio, al momento en que la serpiente engañó a Eva. Lo hizo con astucia. Comencé a investigar el significado de la palabra “astucia”, que es:

Habilidad para comprender las cosas y obtener provecho o beneficio mediante engaño o evitándolo.

En el día de ayer conversaba con una amiga y le hablaba del corazón. Le decía que quería a alguien que me acompañara, alguien que me ayudara en mis proyectos y demás, porque en ocasiones eso ocasionaba en mí algún sentimiento de soledad de cierta forma. Pues el día de hoy alguien no alineado con mis propósitos de vida me habló con dicha finalidad (la astucia de como Satanás orquesta todo es increíble pero cierta).

Llevo un tiempo pidiéndole en oración al Señor que quiero conocer y empezar a tratar a la persona que él tiene guardada para mí. Pido tanto porque sé que será un complemento en todo lo que haga, principalmente en las cosas que son de Dios y para Dios, y para ser sincera, a veces cayendo en la desesperación. Es lo que hace que me sienta de alguna manera sola.

Cuando desenfocas tu mirada, le quitas el control a Dios para manejar las cosas. Tú, entonces, te ciegas y das paso a todo lo que no viene de él.

Me explico, el querer depender tanto de lo que yo quiero y no de posicionarme en el tiempo y en las cosas que Dios me permite. Ahora me ciega. Al cegarme puedo ser engañada fácilmente por lo que el enemigo quiera ofrecerme. Si dejo que el enemigo me envuelva en sus artimañas, puedo abortar lo que Dios está trabajando conmigo y hacia donde me quiere llevar después.

Luego de sentirme una vez más sola porque no tengo pareja y entendiendo que esa área de mi vida quiero que sea completada, meditaba en lo siguiente:

Los tiempos de Dios son perfectos, quizás por momento me haga falta, pero mi complemento no está en otro ser sino en Dios en llenarme cada día con su Palabra, en deleitarme cada momento con su presencia, y, en hablarle a cada instante a él, sé que él me escucha y sé que él conoce mis necesidades, y en su tiempo me dará todo lo que yo necesite y quiera acorde a su voluntad. Quizás este no es el tiempo de recibir la persona que Dios pondrá en mi vida, pero mientras él llega seguiré confiando más en Dios. Sé que él sigue teniendo el control de las cosas. No debo sentirme sola porque quiera una pareja. Dios no solo es mi Padre, sino que cumple, suple y abarca todo lo que se hace necesario en mi vida y estoy segura que también lo hace en la tuya.

¿Por qué si Dios lo llena todo me sigo sintiendo sola?

Estás poniendo tu vista en cosas temporales y efímeras y no en Dios. Indaguemos un poco y responde algo, ¿en que piensas más? ¿En una pareja? ¿En los amigos de la universidad? ¿En las personas que no te aceptan? ¿En los que no hablan muy bien de ti? ¿En el grupo que no has podido entrar? ¿En cómo me mirarán por cómo he vivido mi vida?

¿De qué estás llenando tu mente? ¿De lo que te edifica y te acerca mas a Dios? ¿O  de lo que le agrada más al mundo y te aleja cada día más de él?

Dios lo llena todo, pero para ser llenado por Dios es necesario depender de él, confiar en él, meditar en él, sacarle tiempo a él, hacer todo por él, porque de él tendremos nuestra recompensa. Una vez experimentas acercarte de manera intencional a Dios, te aseguro que todas las necesidades que pongas en frente para justificar tu soledad serán borradas, eliminadas o desaparecidas, pero debes de concentrarte en Dios.

Si esta área es una de las que influyen en tu sentimentalismo, te doy las siguientes recomendaciones:

1- ORA. Pídele a Dios que te llene por completo y que no deje que por tu vista humana se apague tu sed, tu confianza y tu esperanza en él.

2- Sácale provecho a tu tiempo AHORA. Luego de tener una pareja, las cosas no son iguales, y esto también influye en el tiempo. Dedícate tiempo a Dios y dedícate tiempo a ti. 

3- No te dejes engañar por lo que tu carne desea. Recuerda que no estás solo, aunque así lo sientas. Rompe con todo sentimentalismo, porque Dios está contigo.

Te reto a accionar en base a la siguiente pregunta: 

¿Qué puedes hacer hoy para Dios?

Compartiré una lista de cosas que te ayudarán a fortalecerte en él:

· Comparte un versículo con algún contacto de tu WhatsApp.

· Si te gustan los videos, escoge un versículo de la Biblia e indaga por 5 minutos de él en Instagram.

· Si te gusta el aire libre, habla con Dios mientras practicas algún deporte.

· Si te gusta estar con tu familia, comienza una conversación y háblales de Dios.

· Si conoces a alguien que está pasando por alguna situación, ora por él o ella.

· Si te gusta hacer manualidades, haz algo especial para que cuando otra persona lo adquiera pueda glorificar a Dios a través de ello.

· Dale un abrazo a la persona con la que tienes más tiempo sin hacerlo.

· Regálale un libro de crecimiento a alguien que sepas que le guste leer.

· Si puedes y conoces algún necesitado, haz una obra de caridad como para Dios.

Citas Bíblicas para estudiar:

Génesis 3:1
Isaías 41:10

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA