No te conformes: Día 3 – Romanos 15:5-6 – Nov 12

Prepárate Para Ser El Original De Otra Persona

En el tiempo de soltería, muchas personas sueñan con encontrar a su princesa o a su príncipe azul, y cuando aparece un prospecto, se analiza minuciosamente para saber si cumple con los requisitos personales de lo que se considera “el príncipe o la princesa”, lo que nosotros nombramos “Tu Original”. No obstante, este es el momento de decirte que tu mayor preocupación debe ser el prepararte tú para ser ese príncipe o esa princesa, el original para otra persona. Constantemente exigimos de otros lo que no cumplimos nosotros mismos. ¿Cómo es esto? Un ejemplo sencillo es cuando se exige que esa persona tenga un trabajo estable, buen sueldo, tal vez un buen plan de salud y otros beneficios adicionales para que uno esté cómodo. Sin embargo, lo está exigiendo una persona que no trabaja, no estudia porque no tiene aspiraciones y se puede decir que para otra persona sería posiblemente una carga y no una bendición; es decir, “una Copia”. 

La Biblia habla de no hacer yugo de un buey con un asno, lo cual es un yugo desigual. El ejemplo que se acaba de mencionar es uno atinado a esta porción escritural. La diferencia en la preparación espiritual entre dos personas es otro buen ejemplo. Sin embargo, la intención en este momento es dejarte saber que no solamente se trata de que busques tu Original, sino de que te prepares para que seas el Original que está buscando otra persona. Esto lo debes hacer tanto en el área espiritual como en lo material, de manera que puedas arar (trabajar) consistentemente en línea recta con la pareja que Dios tiene para ti, y que no te conviertas en el asno terco y perezoso que lo retrase y que, finalmente, se convierta en una unión de frustraciones continuas para esa persona. 

Las Escrituras comparan un yugo con compañerismo, comunión y armonía. Conviértete en un imitador del Mesías, quien tenía Su preparación espiritual, pero también un oficio con el que ayudó a sus padres hasta que asumió su ministerio. Tus palabras deben ser edificantes, tus motivos deben ser los correctos y, sobre todo, debes tener sanidad interior. Prepárate emocional, espiritual y profesionalmente para que tu unión con la persona Original sea de bendición, incluyendo el compañerismo, la comunión y la armonía de generación en generación. Mientras tu preparación no esté completa, no tendrás la madurez suficiente para asumir el rol de un buen Original.

Citas Bíblicas para estudiar:

Romanos 15:5-6

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA