Ora en Tiempo: Día 7 – Mateo 7:12 – Nov 2

La regla de oro

Cuando Jesús comienza a cerrar el Sermón de la Montaña, resume sus enseñanzas (y de hecho, «toda la Ley y los Profetas») exponiendo lo que ha llegado a conocerse como la «regla de oro».

Jesús asume (con razón, por supuesto) que todo el mundo quiere ser tratado con justicia, amabilidad y misericordia. Dado que la justicia incluye la armonía social, tiene sentido que la clave para conseguirla sea tratar a los demás como uno desea ser tratado. 

Este concepto es razonablemente práctico. Cualquier grupo que gaste todos sus recursos en actividades que creen un beneficio mutuo tendrá un éxito asombroso.

Jesús reconoce que, como humanos, perseguimos el interés propio. Esta realidad se presupone en su advertencia, pero también presupone la realidad de que a menudo percibimos mal nuestro interés propio. El egoísmo es autodestructivo. La justicia consiste en servir a Dios en la comunidad tratando a otros seres humanos, sin importar su posición, como nos gustaría ser tratados.

Jesús concluye el Sermón de la Montaña con una advertencia: No dejes que los falsos maestros te distraigan del Reino de Dios. 

Sigan la voz del verdadero Maestro, busquen su Reino y persigan la justicia. Ámense y sírvanse unos a otros como colaboradores en Cristo. Y únanse bajo Jesús, quien ha dicho todas estas cosas por su autoridad. 

Los falsos maestros quieren distraerte, alimentar los peligrosos e insaciables deseos de la carne, instándote a enfocarte en ti mismo en lugar de enfocarte en los demás y en su bienestar. Jesús quiere que entregues tu vida por los demás y coseches una recompensa eterna; los falsos maestros quieren que vivas para las cosas de este mundo, las cuales pasarán.

El resumen de toda la Biblia es tratar a los demás como deseamos ser tratados. Dentro de este consejo para vivir está la clave para encontrar el verdadero éxito. Jesús llamó a la elección de esta perspectiva una puerta estrecha, un camino que a veces es difícil de ver o atravesar.

Requiere esfuerzo, pero garantiza el éxito si se sigue. No es un éxito que podamos exigir cuando nos convenga, pero es un éxito en el que podemos confiar que será nuestro a su debido tiempo.

Jesús, evita que escuchemos a los falsos maestros. En cambio, ayúdanos a seguirte y a buscar la justicia de Dios extendiendo la misericordia a los demás.

Citas Bíblicas para estudiar:

Mateo 7:12

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA