¿Por qué es tan difícil perdonar?: Día 3 – Mateo 18:21-22 – Jul 9

El deudor implacable

Uno de los ejemplos más profundo de perdón en la biblia es cuando Jesús hablo de un Rey que quería saldar sus deudas. Un hombre que le debía mucho dinero al rey y no podía pagarle, entonces bajo la cabeza y suplico misericordia. El rey tuvo lástima de él y piadosamente le perdono la deuda.

Después de leer esto, asumiríamos que el hombre perdonado se sentiría abrumado por la gratitud, ¿verdad?, la cantidad que le fue perdonada era una deuda que nunca hubiera podido pagar. Y no solamente esto, su familia no fue lastimada. Lamentablemente vemos en el siguiente versículo que él no extendió esta misma misericordia con un hombre que le debía una pequeña fracción de lo que él debía al rey. Él incluso hizo arrestar y encarcelar al hombre hasta que pudiera pagarle la deuda.

Algo cambio en el corazón de este hombre desde el momento en que se arrodilló ante el rey rogando su misericordia por su deuda hasta que se levantó y vio al hombre que le debía una cantidad mucho menor. ¿Qué fue?

Uno de los mejores componentes de perdón es el empleo de la empatía. Cuando demostramos empatía hacia otros, nos estamos poniendo en su situación y mostrando compasión y comprensión. El hombre perdonado de la gran deuda por el rey no eligió mostrar empatía hacia el hombre quien en verdad le debía muy poco.

Si somos todos honestos, probablemente nos vemos identificados con esta historia. ¿Cuántas veces hemos elegido no perdonar a alguien por algo que ha hecho para lastimarnos sin embargo recibimos felizmente el perdón que Dios nos ofrece? Todos hemos pecado. Profusamente, y cada uno de nuestros últimos pecados no alcanzan el estándar perfecto de Dios.

Con frecuencia, vemos nuestros pecados diferentemente. Puede que consideremos nuestros pecados pequeños comparados con otros, pero todo pecado es contrario a los caminos de Dios. ¿La única diferencia? Algunos pecados tienen grandes consecuencias, algunos pueden ser pequeños mientras que otros pueden alterar la vida.

Nunca sabemos la historia completa o los antecedentes de la vida de alguien, No siempre entendemos que experiencias han obstaculizado sus vidas. Pero una parte muy importante de extender perdón es elegir una perspectiva que no sea solo la nuestra. Mostrar empatía requiere algo de trabajo de nuestra parte. Con frecuencia, no es natural para nosotros, pero podría ser la clave para caminar en libertad al extender el perdón a los demás.

¿Hay alguien a quien le estás negando el perdón? ¿Alguien cuyo pecado contra ti no fue tan malo como tú crees que fue? ¿Tu castigo por negar el perdón no se ajusta a su crimen real? Pídele a Dios que te muestre a quien necesitas perdonar y ofrécele perdón.

Citas Bíblicas para estudiar:

Mateo 18:21-35

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA