¿Qué sabes sobre el Acné?

El acné es impredecible, las lesiones aparecen cuando menos te lo esperas. Este es uno de los problemas de la piel más comunes, que afecta a adolescentes y adultos. Te invitamos a conocer un poco más a fondo sobre esta enfermedad tan molesta.

¿Qué es el Acné?

El acné es un trastorno cutáneo en el cual que suele afectar a los adolescentes, aunque también puede aparecer en los adultos. Se caracteriza por a aparición de puntos negros, comedones, pápulas, pústulas e inflamación.

Las áreas más afectadas son el rostro, pecho, hombros y parte superior de la espalda. Pero, en casos severos puede aparecer en otras áreas.

Tipos de acné

Cerrar el rostro de una niña con problemas de piel Foto Premium

Este problema puede clasificase según el tipo de lesiones que aparecen o la edad en la que se presenta. Pero, la clasificación más útil para establecer el tratamiento es la severidad.

Leve o grado 1

Existen pocas y pequeñas lesiones, generalmente menos de 10. Predominan los comedones, aunque siempre hay alguna que otra lesión inflamatoria tipo pápula o pústula. Mejora con tratamientos tópicos y no suele dejar cicatrices.

Moderado o grado 2

Hay un mayor número de lesiones, de 10 hasta 40.  Puede ubicarse en la cara y también el tronco. En estos casos, por lo menos una mitad de la cara, cuenta con lesiones inflamatorias, de 6 a 20. Aquí también hay muchos comedones combinados con pápulas y pústulas.

Severo o grado 3

Existen de 40 a 100 lesiones en la piel del rostro, torso y espalda. Existe mucha inflamación con predominancia de pápulas, pústulas y nódulos profundos.

Muy severo o grado 4

En este grupo se ubican el acné conglobata y fulminans. En el conglobata los nódulos profundos y los quistes son la lesión principal. Se encuentra afectado todo el rostro, espalda y torax. En el fulminans los numerosos nódulos suelen ulcerarse y causar síntomas sistémicos.  Ambos tipos son de difícil tratamiento y dejan cicatrices atróficas o queloideas.

Complicaciones

Las lesiones de la piel que se producen en esta enfermedad pueden llegar a complicarse provocando:

  • Celulitis o abscesos
  • Cicatrices atróficas, queloideas o pigmentadas

¿Cómo se produce el acné?

Está es una enfermedad multifactorial. Esto significa que son muchas las causas que intervienen en su desarrollo. Por ejemplo, la predisposición genética, ciertos productos de cuidado de la piel, secreción hormonal, la edad, la alimentación, el uso de algunos medicamentos, entre otras.

De forma que, el proceso que ocasiona las lesiones se puede resumir en 4 pasos:

  1. Primero hay una obstrucción de la unidad pilo sebáceo (conformado por la glándula sebácea y el folículo piloso). Esto se debe a la acumulación de células muertas y sebo. La sobreproducción de sebo puede ser influenciada por un desbalance hormonal, enfermedades de la piel, uso de algunos fármacos, etcétera.
  2. En este primer paso se obstruye la entrada del folículo, pero, la secreción sebácea no se detiene.  Esto ocasiona que el folículo se ensanche y se vuelva visible, creando un comedón.
  3. Alrededor del comedón se genera inflamación. Según sea el grado de inflamación aparecen primero las pápulas, luego las pústulas y por último los quistes. Si existe más de un folículo inflamado se pueden conformar los nódulos.
  4. Durante el proceso inflamatorio existe un crecimiento exagerado de la bacteria Propionibacterium acnes.Esta induce un mayor proceso inflamatorio y la aparición de

Causas

Conociendo cómo es la evolución de esta enfermedad es posible identificar algunas causas:

  • Producción de sebo excesiva
  • Contaminación bacteriana
  • Actividad hormonal alterada, exceso de andrógenos
  • Consumo de algunos medicamentos comedogénicos como los esteroides
  • Uso de productos de aseo facial inadecuados
  • Predisposición genética

Síntomas

Las lesiones que ocurren la piel son el síntoma más importante de a enfermedad. Estas son:

  • Comedones abiertos o puntos negros: El sebo que obstruye de forma parcial el folículo se oxida y se torna de color negro.
  • Comedón cerrado: El bloqueo del folículo es completo pero no hay inflamación importante. Se observa como un punto blanco.
  • Pápulas: Son irregularidades en la piel de color rojizo.
  • Pústulas, granos o espinillas: Estas son pápulas que tienen pus en la punta. Son más dolorosas.
  • Nódulos: Son bultos grandes y solidos que se localizan debajo de la piel. Pueden ser cerrados o dejar en evidencia un centro blanquecino o amarillento.
  • Puede haber también inflamación generalizada del área, escozor y dolor.
  • Además de las lesiones en la piel esta enfermedad se caracteriza por afectar la autoestima y causar mucha angustia.

Tratamientos disponibles

El tratamiento contra este trastorno cutáneo varía según la severidad de la situación. En los casos leves puede ser suficiente el uso de medicamentos tópicos. Mientras que, en los casos severos se usan también fármacos sistémicos. Entre las opciones terapéuticas podemos destacar las siguientes:

  • Tratamiento tópico con retinoides, resorcinol, peróxido de benzoilo o antibióticos: Tienen la función de mantener abiertos los folículos pilosos. Estos medicamentos se aplican cada día y ayudan a mantener estable las lesiones, pero no resuelven por completo el problema.
  • Antibióticos orales: Ayudan a controlar el sobre crecimiento bacteriano y tratar complicaciones infecciosas como abscesos y celulitis.
  • Ácido azelaico: es lo ideal para las mujeres embarazadas, ya que otros fármacos pueden ser peligrosos para el feto en formación.
  • Anticonceptivos: Estos ayudan a las mujeres a mejorar el acné y en ocasiones lo desaparecen por completo.
  • Isotretinoína: Es un fármaco potente muy útil para controlar los casos graves de la enfermedad.
  • Inyecciones de esteroides: Se usan para disminuir la inflamación de los nódulos y quistes. Tratamiento con láser y luz LED.
  • Terapias dermocosméticas: Algunos tratamientos cosméticos como limpiezas faciales profundas, extracciones de los comedones, exfoliaciones y peelings pueden ayudar a mantener bajo control los casos leves y moderados.

Estos medicamentos y terapias se aplican durante varios años, incluso si han desaparecido o mejorado las lesiones. Lo más común es que el problema se resuelva entre los 20 y 25 años de edad.

Ninguno de estos medicamentos está exento de efectos secundarios. Por lo tanto, es importante que no te auto mediques. El uso inadecuado de estas terapias puede irritar la piel y agravar los síntomas de la enfermedad. Asiste a un dermatólogo que te indique la mejor terapia para ti.

Resiste a tentación de manipular o extraer de forma manual los comedones. Puedes empeorar la situación y generar cicatrices.

Para más información, te invitamos a revisar nuestros enlaces:

BELLEZA – CUIDADOS DEL CABELLO – CUIDADOS DEL CUERPO – CUIDADOS DE LA PIEL