Quiero ser más: Día 1 – Juan 15:12-13 – Jul 31

La Máxima Prioridad

Encuentro mi vida anhelando ser más de lo que soy. Soy insegura como la mayoría de las mujeres. Me levanto temprano para hacer las cosas para mi familia, trabajo a tiempo completo, y en las tardes y fines de semana me dedico a mi esposo, hijos y a la iglesia. A menudo siento que no he cumplido con todo. No hay suficientes horas en el día para cumplir con todas las exigencias. Algunas son necesarias, otras son ficticias y muchas otras me las he añadido porque quiero lo mejor para mi familia. Quiero ser una buena esposa y madre. Quiero ser la jovencita que solía ser –aún lo soy– a quien le gustan los zapatos, la ropa y el maquillaje. Pero lo más importante de todo, entre trabajo, escuela y todo lo demás, quiero enseñarle a mis hijos que Dios sea la máxima prioridad en sus vidas.

Muchos pensamientos y oraciones constantemente dan vuelta en mi mente ajetreada. Debo confesar que estas palabras las escribí en el sexto día de unas vacaciones familiares en la que tomé un tiempo para mí sola y me fui a dar un paseo. Allí en el silencio, dediqué un tiempo a Dios. Mientras contemplé Su creación y la intimidad de Su gloria, de repente me sentí muy pequeña. Me di cuenta de lo insignificante que soy, y que muchas de las cosas que hago no son importantes.

Hace un tiempo, mi hijo de siete años me dijo que la mejor parte de su día había sido hablarle a una niña acerca de Cristo. Sus palabras me emocionaron grandemente. Yo quiero hacer lo que hizo mi hijo.

Quiero que la mejor parte de mi día sea compartir con alguien acerca de Dios.

Citas Bíblicas para estudiar:

Mateo 6:21
Juan 15:12-13
Hebreos 10:24-25

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA