Quiero ser más: Día 2 – 1 Juan 5:14 – Ago 3

La Mejor Parte

Recientemente, estábamos cenando en un restaurante. Todo pasó tan rápido que nos olvidamos de orar. Cuando comencé a comer, sentí un tirón en mi blusa. Uno de mis hijos me dijo que no habíamos orado por los alimentos. Sentí un destello de orgullo que mi hijo pequeño amara a Dios, pero también me estremecí por la frecuencia con que permito que el ajetreo me distraiga. Quiero ser más que una madre distraída y frenética.

En otra ocasión mis hijos estaban orando y leyendo la Biblia como de costumbre antes de dormir. Me quedé dormida y uno de ellos me despertó y me dijo: «Mamá, ¿por qué no oras?” Aquí estaba la mujer que crea más trabajo de lo que puede hacer; la madre que procura dar a sus hijos todo el amor que puede, que busca ayudarlos a sobresalir académicamente, que los lleva a sus eventos deportivos, etc. Sin embargo, aunque estoy creando buenos recuerdos y me preocupo por formar un lazo duradero con mis hijos, me estoy perdiendo de lo más importante como Marta que estaba tan preocupada con atender a sus invitados en vez de disfrutar de Su presencia.

¿Oro? Absolutamente. Oro a menudo. Les enseño a mis hijos sobre la oración. Les digo lo importante que es y me aseguro de que oren. Pero ¿con cuánta frecuencia mis hijos me ven orando? Es importante ser productiva, pero esto va más allá. Quiero que mis hijos sepan que la oración es lo único que los conducirá en la dirección correcta en este mundo.

¿Les estoy enseñando a mis hijos a «buscar la mejor parte» como lo hizo María al escoger estar a los pies de Jesús? 

Citas Bíblicas para estudiar:

Juan 1:38-42
Efesios 4:1
1 Juan 5:14

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA