Recetas: Crema de almendras y crema de maní o cacahuate

Perfectas para cualquier ocasión, pero sobre todo para desayunos y meriendas en forma de tostadas, son las cremas de maní o cacahuates y de almendras. Sí, son bastante calóricas, pero además de calorías nos aportan muchos nutrientes como magnesio y fósforo en el caso de los maníes, y calcio y hierro en el de las almendras.

En los supermercados podemos encontrar distintas opciones de crema de maní o cacahuate y almendras comerciales, pero también podemos considerar la posibilidad de elaborarlas de forma casera. Lo único que necesitas es una batidora potente, ¡y a disfrutar!

  • Crema de maní o cacahuate: los ingredientes para elaborar la crema de maní o cacahuate son (obviamente) maní o cacahuate, es el único ingrediente necesario. También puede utilizarce com variante, media cucharada de aceite de oliva y una pizca de sal. Necesitaremos paciencia para pelar todos los maníes o cacahuates, si son con cáscara, es la tarea más tediosa. Una vez los tengamos sin cáscara (y sin la piel que los recubre) los metemos en nuestra batidora y batimos y batimos (con mucha paciencia), el calor que genera la batidora y el de la mezcla harán que nuestros maníes o cacahuates liberen sus aceites, formando una pasta, si deseas una consistencia un poco mas líquida, agrega apenas un chorrito de aceite de oliva y para un poco más de sabor, sal al gusto. Guardalo en un envase cerrado con tapa y mantenlo en un lugar fresco y seco también puedes refrigerarla.
  • Crema de almendras: lo mejor es comprar las almendras crudas y tostarlas en el horno en casa, pero también podemos comprarlas ya tostadas (¡no fritas!). Para elaborar la crema de almendras es importante que nuestra batidora sea bastante potente y que tengamos un poco de paciencia, ya que tardan son frutos secos bastante duros y pueden tardar un poco en expulsar sus propios aceites. La crema estará lista cuando la consistencia sea cremosa y la textura lisa y brillante. Podemos endulzar con un chorrito de miel.

Estas cremas son ideales para consumir en tostadas y frutas, siempre y cuando no nos excedamos con la cantidad. También podemos incorporarlas a nuestros batidos o smoothies para darles un extra de energía y de sabor. Una forma diferente y rica de consumir frutos secos.

Para más información, te invitamos a revisar nuestros enlaces:

ALIMENTACIÓN SALUDABLEFITNESSRECETAS