Rutina de limpieza facial diaria: ¿Qué debo hacer?

Quizás te estés preguntando cuál es el momento adecuado del día para limpiar tu piel y emplear un limpiador facial, pues durante el día existen dos momentos cruciales para higienizar este órgano vital: la mañana y la noche.

Descubre los beneficios de practicar una rutina facial diaria, no solo ayudará a tu piel, también mejorará tu estado de ánimo, contribuirá a la salud de este órgano tan importante y, por supuesto, beneficiará a tu aspecto integral.

LIMPIEZA FACIAL DE DÍA PASO A PASO

La rutina facial de la mañana es esa que realizamos al levantarnos de la cama. Ésta es muy importante ya que eliminamos la grasa segregada por la noche y devolvemos la luminosidad y limpieza al rostro.

Esencialmente, son 5 los pasos que debemos de seguir para eliminar las impurezas, hidratar y proteger correctamente la tez cada mañana:

LIMPIAR

La limpieza es el paso previo a cualquier tratamiento, crema o contorno. Quizás no lo sepas, pero esta acción tiene muchos beneficios para nuestra piel: previene las arrugas, oxigena la piel, aporta luminosidad, disminuye los signos de fatiga y cansancio y el rostro luce más terso y suave. Pero cuidado, si limpias el rostro más veces de las recomendadas, puedes provocar el efecto contrario; es decir, irritar la piel e incrementar la producción de grasa o aceite.

Al despertar, es recomendable lavar el rostro suavemente para eliminar todas las impurezas y el sebo de la noche. En el mercado existen una gran variedad de limpiadores que se adaptan a cada tipo de piel y necesidades como geles, leches limpiadoras, agua micelar…

TONIFICAR

Una vez limpio y completamente seco el rostro, el siguiente paso es tonificarlo. Con él, eliminamos los restos de limpiador, refrescamos la piel y restablecemos su pH natural (la piel necesita un equilibrio de pH de 5,5 para que luzca luminosa y sana). Además, ésto ayuda a preparar el cutis para aplicar posteriormente el resto de productos o tratamientos.

TRATAMIENTOS

Este paso es opcional, pues en él llega la hora de aplicar el sérum o los activos concentrados indicados a las necesidades de cada piel.

HIDRATACIÓN

No debemos olvidar hidratar el rostro en profundidad con una adecuada crema que se adapte al tipo de piel y necesidades específicas. Asimismo, no se puede obviar el contorno de ojos. Éste quizás sea una de las áreas más sensibles del cutis y merece unos cuidados especiales. Con el dedo anular y a toquecitos, debe aplicarse el contorno por toda el área.

PROTECCIÓN SOLAR

El último paso y uno de los más importantes es proteger la piel de los rayos UVA. Este paso debemos realizarlo durante todo el año, sin importar el clima en el que nos encontremos. Aunque no nos demos cuenta, los rayos solares tienen efectos negativos para la piel, como por ejemplo: favorecer la aparición de arrugas o manchas en el rostro.

Estos son los pasos básicos que no debemos realizar durante cada día por la mañana. Solo nos llevará unos minutos y nuestra piel lo agradecerá.

LA PERFECTA RUTINA FACIAL DE NOCHE

Llega la noche y con ella la hora de cuidar nuevamente nuestro rostro. A lo largo del día, nuestra piel se ha visto expuesta a la polución, calor, sudor, frío, entre otros. Por ello, mimarla es de vital importancia. Gracias a esta acción, conseguiremos retirar los excesos de maquillaje, suciedad, limpiar los poros e iluminar la tez. 

Recuerda, ¡no puedes irte a la cama sin antes desmaquillarte!.

Además, independientemente de si nos hemos maquillado ese día o no, tenemos que cuidar nuestro cutis con detenimiento. Estos son los pasos que no debemos olvidar antes de irnos a la cama:

DESMAQUILLAR

El primer paso y uno de los más importantes si nos hemos maquillado, es eliminar los restos de maquillaje. Para ello, es conveniente que conozcamos el tipo de piel que tenemos: seca, grasa o mixta.

Actualmente, hay una gran variedad de desmaquillantes en el mercado: toallitas, agua micelar, leche desmaquillante… ¡Utiliza el limpiador facial que más te guste!. Comienza por la zona de los ojos con la ayuda de un algodón y usando un producto específico para esta zona. Seguidamente, continua con el resto del rostro usando tu producto desmaquillante favorito.

LIMPIAR

Aunque ya estemos desmaquilladas, no podemos olvidar limpiar a profundidad nuestro rostro. podemos usar para ello, un gel limpiador adecuado a la tez. Este paso es opcional, pero es recomendable incluírlo en la rutina de belleza.

TONIFICAR

Al tener el rostro limpio, llega el momento de tonificar la piel.

HIDRATAR

Por último, no podemos olvidar la crema hidratante y el contorno de ojos. Por la noche, la piel suele estar más receptiva a los tratamientos y propiedades de los productos cosméticos. Nuestra piel estará perfectamente hidratada y relajada.

Ésta es la mejor forma de cuidar la piel en la noche. Apúntalas todas ya que son la clave para que tu piel esté perfecta a diario.

No podemos olvidar exfoliar la piel de nuestro rostro, una vez a la semana. Es la mejor forma de deshacernos de las células muertas, regenerar y suavizar nuestra piel. 

Para más información, te invitamos a revisar nuestros enlaces:

BELLEZACUIDADOS DEL CABELLOCUIDADOS DEL CUERPOCUIDADOS DE LA PIEL