¿Sabes cómo elegir el mejor lubricante para ti?

Vamos a empezar este artículo con una verdad: los lubricantes no son solo para cuando nos notamos “secas” en las relaciones. Pensar que solo se utilizan para momentos en que la lubricación natural de nuestros cuerpos no está dando sus frutos, es un error.

Podemos usar el lubricante con juguetes sexuales, durante la penetración, para el sexo anal o para aumentar el nivel de excitación, por ponerte algunos ejemplos.

Existen muchos tipos de lubricantes, y no todos sirven para todo, pero podemos clasificarlos a grosso modo en tres categorías: lubricantes con base de agua, lubricantes con base de silicona y lubricantes con base de aceite.

Lubricantes a base de agua

Los expertos nos los recomiendan para usarlos con juguetes sexuales ya que no dañan la silicona con la que se fabrican la gran mayoría. Es ligero, no mancha y algo importante: podemos usarlo con preservativo. Es perfecto para su uso con juguetes sexuales, durante las penetraciones y en las relaciones en pareja, aunque tiene una pega y es que no son aptos para usar en el agua ya que se diluyen.

En cuanto a cuál elegir tenemos varias opciones. Existen con ingredientes naturales e hipoalergénicos como. Estos lubricantes no tiene fragancia, son pH neutro y no tienen colorantes, por lo que son respetuosos con la piel y no manchan.

Dentro de los lubricantes de base acuosa podemos encontrarlos con perfumes o sabores específicos: cereza, fresa, entre otros. También existen algunos con diferentes efectos como de calor o que actúan como potenciador del orgasmo femenino (no es algo que funcione al 100% de las mujeres, ojo). Aunque no son agresivos con la piel pueden provocar algún tipo de irritación así que pruébalo antes en el brazo para asegurarte de que no te dan alergia.

En esta misma categoría también nos encontramos aquellos pensados para problemas específicos como la sequedad vaginal.

Si es la primera vez que vas a usar un lubricante, lo mejor es hacerte con uno lo más natural posible e hipoalergénico. Ya innovarás con sabores y olores y demás efectos más adelante.

Lubricantes a base de siliconas

Al tener una base siliconada y una fórmula diferente, tardan más en absorberse que los que tienen base acuosa (que es posible que tengas que echarte de nuevo pasado un tiempo si la piel lo ha absorbido ya). Es su principal virtud, y resultan especialmente indicados por ejemplo en el sexo anal que requiere más lubricación, o en el sexo debajo del agua.

No son compatibles con los juguetes sexuales de silicona pero sí con aquellos fabricados por ejemplo en metal o cristal. Se puede usar con preservativo –con el sexo anal también hay riesgos de ETS– siempre que no sean de silicona. Cuando decidas usar este tipo de lubricantes elige, por ejemplo, un preservativo de látex.

Son más densos, pero siguen siendo de textura suave.. La pega de este tipo de lubricantes es que son más difíciles de limpiar, así que tendremos que tener ojo con las sábanas (o los asientos del coche, o el sofá, o la encimera de la cocina, o la mesa del salón…). En mármol, madera y textil puede dejar mancha, y para quitarlo de la piel es posible que necesitemos pasar por la ducha.

Lubricantes con base de aceite

Este tipo de lubricante es compatible con la silicona (puede usarse con los juguetes sexuales), son de larga duración por lo que también podemos usarlos bajo el agua, pero no son los más indicados para usar durante el sexo anal a pesar de ser muy lubricantes, ya que podrían provocar una infección.

Puede dañar el látex así que no está para nada recomendado si usamos condones o diafragma de ese material. Al contrario que los lubricantes con base acuosa, los que tienen base de aceite pueden alterar el pH vaginal y provocar infecciones. Aunque eso sí, son los mejores para dar un masaje erótico por todo el cuerpo.

Un último consejo: nada de lubricantes caseros como vaselina, aceite de bebé o similares. Por varios motivos, como que pueden cambiar el pH vaginal (con las consecuentes e incómodas infecciones que puede acarrear eso) y que los preservativos pueden perder eficacia.

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

RELACIONES – SALUD – SALUD DE LA A-Z – SALUD SEXUAL