SALUD SEXUAL: ¿Sabes qué es el Ghosting?

¿Has estado alguna vez en una relación y creías que todo iba bien cuando, de repente, la otra persona desapareció y nunca volvió, sin ninguna explicación? Esta actitud se llama «Ghosting», un término que, traducido del inglés, significa «convertirse en un fantasma».

En este artículo, te intentaremos explicar desde los aportes de la psicología, que es ghosting, como identificarlo y tratarlo.

¿Qué es el Ghosting?

El ghosting es una expresión que se utiliza para representar el comportamiento de alguien que decide terminar una relación, la cual puede ser amorosa, de amistad u otra, sin ningún tipo de conversación o aviso, simplemente cortando todo contacto y evitando a la otra persona.

Para los que no estén familiarizados con el término, es que alguien que te importa (amigo, novio, nueva pareja) desaparezca de tu vida sin ninguna explicación. Ni llamada telefónica, ni mensaje, ni mensaje en redes sociales , absolutamente nada.

El ghosting vendría a ser la actualización moderna del mito urbano de aquel hombre que salió a por tabaco en mitad de la noche y nunca volvió.

El término proviene del inglés y traducida literalmente significa fantasma. Cuando una persona practica el ghosting, desaparece misteriosamente, como un fantasma.

La persona que practica el ghosting generalmente tiene tendencia a buscar relaciones superficiales y rápidas, evita las situaciones de conflicto y tiene dificultad para asumir relaciones largas y duraderas.

Cuando una de las partes de la relación desaparece, la otra persona se encuentra indefensa: tiene que enfrentarse al final de una relación sola, sin previo aviso y sin que sepa los motivos por los que ha terminado. Si afrontar una ruptura ya es complicado, pasar por una situación así puede dejar cicatrices aún más profundas.

Consecuencias psicológicas del Ghosting

El ghosting puede causar mucho sufrimiento a la victima. El sentimiento de duda, el autocuestionamiento, la inseguridad pueden llegar a generar consecuencias como:

  1. Pérdida de autoestima
  2. Aislamiento
  3. Dificultades para volver a tener nuevas relaciones
  4. Depresión
  5. Ansiedad
  6. Ataques de pánico

Pero generalmente la víctima no es la única que sufre las secuelas: para la persona que hizo el ghosting también hay consecuencias, ya que tendrá que lidiar con la preocupación, el remordimiento y la culpa de haber terminado una relación de esta manera.

¿Por qué tu pareja practicaría ghosting?

En psicología, la explicación que más adeptos tiene, es que para muchas personas es la forma más fácil de terminar una relación.

No te obliga a expresar ninguna emoción y ni te obliga a lidiar con las emociones de la otra persona. Hoy en día, mucha gente no siente que tiene la responsabilidad afectiva con alguien, a menos que tenga un compromiso formal y expreso. Aunque muchas veces, ni siquiera esto hace tener en cuenta los sentimientos de otros.

Generalmente, las personas que desaparecen (fantasmas) se preocupan principalmente por evitar su propio malestar emocional y rara vez son conscientes de cómo sus acciones perjudican a otro, lo que muchos llaman, negligencia afectiva.

Además, la falta de habilidades sociales para expresar sentimientos, emociones y lidiar con ellos son también explicaciones para este fenómeno.

Señales para detectar el Ghosting

Es difícil describir las señales porque el ghosting puede ocurrir en diferentes situaciones, con diferentes tipos de personas. Aun así, ciertos comportamientos y contextos pueden indicar una situación de ghosting.

1. Interrupción de todas las formas de contacto

La primera forma de notar el ghosting es si la persona desaparece por completo. Todas las formas de contacto se interrumpen: no se les encuentra en persona, no responden a las llamadas, no contestan a los mensajes.

La persona deja de comunicarse sin expresar problemas, molestias o cualquier otro signo de insatisfacción con la relación.

2. La exclusión en las redes sociales

Junto con el corte del contacto viene la exclusión en las redes sociales. Si la tecnología facilita la comunicación y ayuda a acercar a las personas, en el ghosting la persona también intenta interrumpir estas conexiones. Así, deshace la amistad en Facebook, deja de seguirte en Twitter e Instagram, bloquea tu dirección de correo electrónico y tu contacto en WhatsApp, excluye las fotos tuyas publicadas en cualquier medio.

3. No se explica el motivo de la desaparición

Con la desaparición repentina de la persona y el corte de cualquier forma de contacto se anula la posibilidad de preguntar el motivo. Así, la persona «fantasma», es decir, la que sufre el abandono, se queda sin saber qué ha pasado o qué ha llevado al fin de la relación.

4. Miedo a las relaciones serias o al rechazo

Las personas que tienen dificultades para asumir relaciones serias o tienen miedo a ser rechazadas pueden caer en el ghosting. Algunas personas cuando se dan cuenta de que la relación no va muy bien o piensan que el otro va a terminar la relación, simplemente desaparecen para evitar la situación de ser rechazados. Así, prefieren terminar la relación antes de que la otra persona la termine.

Otros están acostumbrados a compromisos superficiales y en el momento en que tienen que comprometerse con el noviazgo, el compromiso y el matrimonio, se asustan y acaban terminando antes de que la relación sea más profunda.

¿Cómo afrontar este tipo de situaciones?

1. Ser consciente y aceptar que se está de duelo.

Sea cual sea el motivo, puede haber un sentimiento de engaño, de frustración o de haber sido expuesto de alguna manera.

El sentimiento por la persona puede no ser el factor principal de este dolor. Aun así, la interrupción brusca de la sensación de bienestar es dolorosa y nuestro cerebro intenta a toda costa repararla.

2. Sé empático contigo mismo.

Al fin y al cabo, son emociones humanas las que sientes, así que cuídate y no te critiques. La culpa sólo aumentará el dolor que sientes.

3. Habla de ello.

Hablar ayuda. Cuando tenemos que expresar y explicar a alguien lo que ha ocurrido, nos vemos obligados a organizar nuestros pensamientos y emociones y sacarlos a la luz. Esto tiene el efecto de eliminar su poder sobre nosotros. Para ello, busca a alguien de confianza y te sentirás más ligero después.

4. Cuida tu cuerpo y tu mente.

Lleve una dieta equilibrada, rituales de sueño que le ayuden a dormir mejor y practique ejercicio físico. Las sensaciones físicas agradables influirán en tu estado de ánimo.

Además, prueba el yoga, la meditación, el mindfulness o algún ritual de bienestar que tenga sentido para ti.

5. Deja de intentar recuperar el contacto

Parte de la aceptación de la ruptura es detener los intentos de reanudar el contacto interrumpido. Seguir buscando permanentemente a alguien que no quiere hablar puede atraparte en la situación, haciendo aún más difícil la superación.

Un buen consejo es establecer un límite de tiempo o un número de intentos de comunicación y, si no obtienes respuesta, finalizar las llamadas. Deje de llamar, enviar mensajes de texto e incluso revisar las redes sociales de la persona o hacer preguntas a sus amigos y conocidos.

5. Busca ayuda profesional

Si no puedes salir adelante y esto comienza afectar tu vida cotidiana, puedes buscar ayuda profesional. Recuerda que cada persona tiene su propio ritmo para manejar sus emociones y es importante respetarlo.

¿Sólo los hombres hacen Ghosting?

Lo cierto es que no, y es que el ghosting no entiende de raza o sexos. Hombres y mujeres lo practican, sin embargo, si hablas con tus amigos y con tus amigas, seguramente tengas la sensación subjetiva de que a menudo las mujeres son con más frecuencia víctimas del mismo.

Ambos sexos tienden a llevar a cabo esta conducta. No obstante, hay una situación tipo que podría servirnos para explicar porque los hombres tienden más a hacer ghosting.

De forma general, el hombre puede utilizar con más frecuencia las redes sociales cómo tinder, con el objetivo de mantener relaciones sexuales. Esto no quiere decir que la mujer no esté interesada en el sexo, simplemente, que el hombre muestra inclinación mayor hacia las relaciones sexuales esporádicas.

Esto que a priori no debería ser un problema, se convierte en ello cuando la estrategia para lograrlas se nutre de la mentira.

El hombre sigue pensando que para poder tener relaciones sexuales debe ocultar sus verdaderas intenciones. De este modo, una vez que obtiene lo que buscaba, huye avergonzado antes de reconocer la verdad.

Esta no es la única situación o motivo por el que puede darse el ghosting. En muchas ocasiones este sucede incluso sin haber llegado a quedar en persona.

Sin embargo, sí que explica un patrón de comportamiento por géneros, donde aún presuponemos que ser hombre y querer tener relaciones sexuales es algo que debemos ocultar.

Y por el otro lado, que ser mujer significa que para poder tener sexo con alguien, primero es necesario tener una relación afectiva.

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

RELACIONES – SALUD – SALUD DE LA A-Z – SALUD SEXUAL