Transfusión de Plasma: ¿Qué es?

La transfusión de plasma sanguíneo es una técnica que ha tomado mucha fuerza en los últimos años. El plasma es una de las partes de la sangre. En concreto, es el líquido transparente y ligeramente amarillento que no contiene las células sanguíneas.

El plasma es casi un 55 % del volumen total de nuestra sangre. La otra parte la constituyen las células como los hematíes, los glóbulos blancos y las plaquetas. En este líquido se encuentran muchas proteínas, como la albúmina, que cumplen funciones muy importantes para nuestro organismo.

Aunque mucha gente lo desconoce, la transfusión de plasma permite tratar numerosas patologías, como hemorragias o quemaduras. En este artículo queremos explicar en qué consiste este procedimiento y por qué es tan importante que se participe en las donaciones.

¿Qué es el Plasma Sanguíneo?

Como ya hemos mencionado, el plasma es la parte líquida de la sangre. En él están suspendidas las células sanguíneas, es decir, los glóbulos rojos, los glóbulos blancos y las plaquetas. Cuando se separan ambas partes, el plasma se ve como un líquido transparente.

El plasma está compuesto casi en un 90 % por agua. No obstante, el resto de su composición es una mezcla de proteínas y sales minerales que son indispensables para que el cuerpo funcione de manera correcta.

En primer lugar, contiene las inmunoglobulinas. Son un elemento del sistema inmunitario que nos permite defendernos de las infecciones. Además, en él encontramos la albúmina. Es una molécula que se encarga de transportar ciertas sustancias hacia los tejidos.

Del mismo modo, es importante destacar que en el plasma se encuentran los factores de coagulación. Estos factores son los que permiten que se ponga en marcha la formación de un coágulo cuando existe una hemorragia en alguna parte del cuerpo.

¿Cómo se realiza una transfusión de plasma?

La transfusión de plasma es, en realidad, un procedimiento sencillo. En primer lugar, se necesita que haya un donante. Debe ser un acto altruista y desinteresado. Lo que se hace es extraer sangre del donante, en un proceso que dura entre 30 y 45 minutos.

Una vez extraída la sangre, se separan las células sanguíneas del plasma. Se conserva el líquido y se almacena. Cuando se trata de una donación solo de plasma, recibe el nombre de plasmaféresis.

Esta última se diferencia de la donación de sangre en que se vuelven a introducir las células extraídas y solo se retiene el plasma. Además, la recuperación es más corta y se puede realizar una donación cada quince días.

Es importante tener en cuenta que para realizar una transfusión de plasma el donante y el receptor deben tener el mismo grupo sanguíneo. Esto se debe a que en el plasma también encontramos las proteínas que pueden provocar una reacción de rechazo.

¿Para qué se utiliza?

La transfusión de plasma se emplea como tratamiento en muchas situaciones. Por ejemplo, cuando alguien ha sufrido quemaduras o algún accidente grave, la transfusión de plasma ayuda a recuperar el volumen de sangre perdido.

Además, como en este líquido se encuentran los factores de coagulación, esta técnica permite frenar con mayor rapidez las hemorragias. Es de especial utilidad en aquellas personas que sufren enfermedades como la hemofilia, producidas por la falta de alguno de estos factores.

Asimismo, se utiliza en trasplantes de hígado. No obstante, se han desarrollado técnicas en las que, en lugar de introducir todo el plasma, solo se utilizan las moléculas que se necesitan. Son los llamados hemoderivados.

Por ejemplo, en el caso que hemos mencionado de la hemofilia, ya se puede transfundir el factor de coagulación que esa persona necesita. Aunque la transfusión de plasma sea una técnica segura, tiene más inconvenientes que si solo se realiza de hemoderivados.

Lo que debemos recordar es que la transfusión de plasma es una técnica sencilla que puede salvar la vida de muchas personas. Por ello, es importante que todos seamos conscientes de que mediante una simple donación estamos ayudando al resto de personas.

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

SALUD – SALUD DE LA A-Z