¡Un anuncio muy especial! – Lucas 1 y 2 – Dic 23

«Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS»

El relato de Lucas en los primeros capítulos tiene la forma de un díptico en el que se compara la historia de dos no nacidos y cómo se desarrolla todo el proceso hasta su nacimiento.

Se va contando la historia de Jesús y Juan Bautista de forma paralela y según una estructura narrativa muy sencilla:


Ambas historias concluyen con el mismo estribillo haciendo referencia a su vida oculta (1:80 y 2:39-40): el niño crecía en sabiduría…

El espacio dedicado a Jesús es cada vez mayor: en el relato del nacimiento y presentación es tres veces mayor. Es como si Juan Bautista fuera teniendo cada vez menos importancia y Jesús fuera ocupando cada vez más espacio dentro del relato y, por tanto, dentro del interés de la narración.

Es evidente que las cosas en la vida no suceden sin más, sin ninguna razón. Razón que escapa a nuestra comprensión en la mayoría de las ocasiones.

El relato escrito por el médico Lucas quiere resaltar la importancia de que lo que está sucediendo está lleno de significado.

No son muchas las mujeres estériles o vírgenes que conciben, ni a muchos se les aparecen ángeles para anunciárselo. Sólo si Dios interviene es posible. Dios interviene en la historia de cada persona, de hecho Dios es siempre el protagonista de toda historia. La clave está siempre en si el hombre le da a Dios el papel de protagonista que le pertenece o pretende usurparlo.

Todo tiene su centro en Dios, no lo puedes olvidar. Nuestra vida está llamada a reconocerle a Él como el auténtico protagonista de todo.

En tu vida, ¿quién es realmente el protagonista?.¿Tú eres lo importante? No quieras un lugar que no te corresponde, confía en el Señor.

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA