Un Matrimonio en Fe: Día 5 – Juan 10:10 – Jun 9

¡No abramos las puertas al enemigo!

Abrir una puerta significa darle lugar al enemigo para acusarnos delante de Dios, es ceder una oportunidad para que nos haga daño; ya sea consciente o inconscientemente, un pensamiento, las palabras que salen de nuestra boca, una acción o cualquier cosa que hagamos de forma errada se convierte en una acusación en nuestra contra, no importa si es algo muy pequeño o demasiado grande, el enemigo siempre está al asecho y no descansa, nos acusa delante de nuestro Dios día y noche (Apocalipsis 12:10) su intención no es buena, “El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir” (Juan 10:10)

Debemos ser sobrios, estar atentos y velar, el adversario se encuentra como león rugiente, alrededor buscando a quien devorar (1 Pedro 5:8)

En medio de las dificultades debemos cuidar mucho más nuestro actuar y pensar, es allí en donde se nos pone a prueba: ¿Cuál es nuestra actitud ante un problema?, ¿Qué sale de nuestra boca cuando nos enojamos?, ¿Cómo reaccionamos con las personas que nos hacen daño?, ¿Cómo tratamos a nuestro prójimo?, ¿Estamos siendo amables, buenas personas con los demás?, consideremos un ejemplo simple pero que nos pone a prueba: ¿Cómo actuamos en medio del tráfico de la ciudad?

En momentos de adversidad, debemos ponernos de acuerdo como matrimonio, que bajo ninguna circunstancia daremos oportunidad al enemigo. 

Cada prueba viene con una serie de mentiras que el enemigo quiere que creamos, pero debemos confiar en Jesucristo, quien es la verdad absoluta, Él ha venido para que tengamos vida y vida en abundancia (Juan 10:10)

Jesús nos recuerda que en Él encontramos paz, que en el mundo tendremos aflicción, pero nos llama a confiar; ¡Él ha vencido al mundo! (Juan 16:33)

¡Que el Espíritu Santo los acompañe siempre!

Citas Bíblicas para estudiar:

Efesios 4:26-27
Juan 10:10
Apocalipsis 12:10
1 Pedro 5:8
Juan 16:33

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA