Vive por el Espíritu: Día 1 – Juan 17:26 – Oct 13

El Espíritu es el Deleite de Dios

El Espíritu Santo es Dios. La persona que vive en nosotros, que nos guía y que nos purifica es nada menos que Dios, el Espíritu Santo. La simple evidencia de esto es la frecuente denominación «Espíritu de Dios». El Espíritu es «Dios» no porque Dios lo ha creado, sino porque comparte la naturaleza de Dios y surge eternamente de Dios (ver 1 Corintios 2:10-12 ).

Si el Hijo de Dios es igualmente eterno con el Padre, como lo deja claro en Juan 1:1-3, entonces también el Espíritu Santo es igualmente eterno con ellos dos, porque, de acuerdo con Romanos 8:9-11, el Espíritu de Cristo es uno y es el mismo con el Espíritu de Dios. Si esto no fuera así, tendríamos que imaginarnos que hay un momento en el que el Hijo no tenía Espíritu y el Padre no tenía Espíritu. Pero el Espíritu Santo es esencial en la relación entre el Padre y el Hijo. Él es, usando las palabras de Handley C.G. Moule, «el Resultado, la Conexión, el Vehículo, de su mutuo y perpetuo deleite y amor»; (Persona y Obra del Espíritu Santo, p. 28).

Desde la eternidad que Dios Padre ha amado al Hijo, ha existido un infinito Espíritu Santo de amor y deleite entre ellos, quien él mismo es una Persona divina. Por lo tanto, mientras Jesús ora por la iglesia en Juan 17:26, él pide a su Padre por nada menos que el Espíritu Santo cuando dice «Y les he dado a conocer tu nombre, y lo daré a conocer aún, para que el amor con que me has amado, esté en ellos, y yo en ellos.»

La más gloriosa de todas las verdades que vamos a descubrir en estos 7 devocionales es que cuando el Espíritu Santo llega a nuestras vidas, no viene solo como el Espíritu del Hijo, no solo como el Espíritu del Padre, sino como el Espíritu del amor infinito entre el Padre y el Hijo, para que podamos amar al Padre con el mismo amor del Hijo y amar al Hijo con el mismo amor del Padre.

Citas Bíblicas para estudiar:

1 Corintios 2:10-12
Juan 1:1-3
Romanos 8:9-11
Juan 17:26

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA