A través del Silencio de Dios: Día 2 – Lucas 23:23 – May 26

El silencio de Dios es para captar nuestra atención

A veces estamos tan ocupados que no le prestamos atención a Dios.

Dios llamó al profeta Samuel por la noche, cuando dormía y había silencio en la casa.

Dios necesitaba captar la atención de Samuel y al parecer la noche, mientras dormía era el mejor momento para hacerlo.

Sé que parecerá contradictorio lo que estoy a punto de decir pero, algunas de mis experiencias más profundas con Dios han sido aquellas en las que he guardado silencio para poder escuchar su voz.

Otras veces estamos más interesados en otras cosas que en escuchar su voz.

A veces, no escuchamos la voz de Dios porque estamos más interesados en escuchar la voz de las personas a nuestro alrededor. Sin duda alguna, escuchar los consejos de nuestros amigos siempre será beneficioso, pero de la misma manera hay voces que lo único que quieren es distraernos. Sin importar las voces a nuestro alrededor, la voz de Dios siempre será mejor.

En la crucifixión de Jesús, Pilato buscaba la manera de liberarlo sin embargo, los que habían llevado a Jesús hasta ese lugar pedían a gritos su muerte. 

La Biblia nos enseñas que sus voces prevalecieron (Lucas 23:23).

El silencio nos ayuda a poder escuchar mejor la voz de Dios y poder estar atentos al tono de su voz para no confundirlo con las demás voces que puedan haber dentro de nuestra cabeza.

Dios guarda silencio porque necesita que aprendamos a prestar atención. 

Citas Bíblicas para estudiar:

Lucas 23:23

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA