OTROS ART√ćCULOS

Amor es Una Persona: D√≠a 6 ‚Äď Romanos 15:7 ‚Äď May 2

El Amor No Demanda Las Cosas A Su Manera 

Las relaciones ser√≠an f√°ciles si no fuera por las personas. ¬°Es una declaraci√≥n humor√≠stica, pero muy precisa! 

Incluso las mejores relaciones pueden ser dif√≠ciles de navegar. Despu√©s de todo, somos personas imperfectas tratando de coexistir, y entre m√°s cercana la relaci√≥n, lo m√°s dif√≠cil que puede ser. 

Todos tenemos nuestras maneras ‚ÄĒnuestros h√°bitos y peculiaridades. ‚ÄúNuestro modo‚ÄĚ es el c√≥mo, cu√°ndo, o porqu√© hacemos las cosas o pensamos que deben ser hechas. La mayor√≠a de matrimonios tienen un desacuerdo con respecto a c√≥mo debe colgarse el papel higi√©nico, como deben ser dobladas las toallas y las camisetas, la disciplina de los hijos, la temperatura del termostato. Los hijos ciertamente tienen sus modos y usualmente es diferente a el nuestro.  Nos gusta nuestro modo. ¬°A menudo creemos que ‚Äúmi modo es el modo correcto‚ÄĚ, y tu modo no lo es! 

Cuando tu modo se cruza con el m√≠o, seguido hay conflicto y fricci√≥n. Esta encrucijada nos presenta una oportunidad: la oportunidad de practicar amar ocurre en la intersecci√≥n de tu modo y el de los dem√°s. En esta intersecci√≥n de modos, 1 Corintios 13:5 nos recuerda, ‚ÄúEl amor no se comporta con rudeza‚ÄĚ.  

Cuando seguimos y concordamos con el modo de Dios, nuestro modo pierde poder sobre nosotros. Conforme nos alineamos con √Čl y le damos nuestro derecho a estar en lo correcto, ganamos libertad en no tener que ‚Äúganar‚ÄĚ todo el tiempo. El amor escoge dar la gloria a Dios en lugar de ser impulsados en tener la √ļltima palabra o estar en lo correcto. Despu√©s de todo, cuando hacemos nuestra voluntad para ganar o estar en lo correcto, alguien m√°s tiene que perder y lo √ļnico que hemos ganado es alagar tu orgullo. Nosotros decidimos si ganamos, o gana el amor, porque 1 Corintios 13:5 dice ‚ÄúEl amor no es ego√≠sta, no se enoja f√°cilmente, no guarda rencor‚ÄĚ.  El amor no busca su propio honor.

La palabra honor est√° arraigada en valor y gloria. Tu actitud de honrar a tu pr√≥jimo lo eleva por encima de tus deseos, opiniones, y modos, y en lugar, te ofrece una posici√≥n de gran consideraci√≥n. 

El honrar y estimar a tu pr√≥jimo presiona fuertemente contra la oscuridad del campo espiritual que presenta una energ√≠a casi tangible al darle a esa persona espacio para ser tal como fue creado por Dios. Amor, en la forma de honor expresado hacia tu pr√≥jimo, por consiguiente, honra a Dios y hace espacio para √Čl.  

Darle honor a alguien, especialmente cuando no lo merece, permite que la compasi√≥n milagrosa de Dios invada nuestros corazones para que podamos ver a esa persona tal como √Čl lo/la ve ‚ÄĒ elegida, amado, y altamente estimado, creada en Su propia imagen. Nuestra demostraci√≥n de Su amor por ellos construye un lugar de confianza, seguridad, y protecci√≥n. 

Cuando entendemos y aceptamos el valor inmenso que Dios nos ha dado, entonces tenemos la capacidad y voluntad de honrar a los dem√°s por Su fortaleza, no importa lo dif√≠ciles que sean.  

‚ÄúPor eso, es necesario que se acepten unos a otros tal como son, as√≠ como Cristo los acept√≥ a ustedes. As√≠, todos alabar√°n a Dios.‚ÄĚ Romanos 15:7

Citas Bíblicas para estudiar:

Marcos 8:35-36
Romanos 1:12
Romanos 7:20
Romanos 12:19-20
Romanos 15:7
Filipenses 2:1-4

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACI√ďN DIARIA

En Gu√≠a, Salud y Vida, te invitamos a revisar nuestros art√≠culos de inter√©s:

DIRECTORIO M√ČDICO ‚Äď SALUD ‚Äď BELLEZA ‚Äď FITNESS ‚Äď BEBE Y MAM√Ā ‚Äď MENTE SANA

Consuelo: D√≠a 3 ‚Äď Salmos 119:76 ‚Äď Nov 2

Someterse a Dios, recibir consuelo

El consuelo no se gana, se recibe. No tenemos que ganarlo. Podemos tenerlo buscando a Dios, pero es algo que Dios nos da en su amor y lo recibimos. Es un regalo y una promesa de Dios para nosotros.

De acuerdo con Salmos 119:76, recibimos el amor reconfortante de Dios como sus siervos. Ser un servidor es someterse a la autoridad de otra persona, aceptar la autoridad de otra persona sobre nosotros. Nos sometemos a quien nos creó; sostenemos que lo que nos ha afectado es justo y justo ante sus ojos. Que él nos fortalece y nos da perseverancia a través de las pruebas que podríamos atravesar. Confía en que pasar por estos tiempos difíciles traerá algo bueno a nuestras vidas.

Como seres humanos, vamos a encontrar que tenemos que someternos a muchas cosas durante nuestras vidas. Tenemos que someternos a las leyes y regulaciones, a nuestros padres cuando somos j√≥venes, a nuestros maestros cuando vamos a la escuela, a nuestras autoridades gubernamentales como ciudadanos del pa√≠s en que vivimos y muchas otras cosas. ¬ŅTe encuentras m√°s seguro cuando te sometes a ciertas reglas y normas? Si tu respuesta fue s√≠, tienes raz√≥n. Eso se debe a que est√°n destinadas a hacernos sentir m√°s seguros. Tienen el prop√≥sito de ayudarnos a vivir nuestras vidas con cierto orden y comodidad.

Cuando nos sometemos al amor de Dios, encontramos consuelo. Si miramos la historia del hijo pr√≥digo en la Biblia, descubriremos que cuando el hijo regresa, se somete a su padre y en esa sumisi√≥n, encuentra amor, consuelo, perd√≥n, esperanza y alegr√≠a. El padre no lo dej√≥ all√≠ solo, pero lo encontr√≥ a medio camino. Lo mismo sucede cuando nos sometemos al amor y al perd√≥n de Dios. Nos encuentra a medio camino, √©l nos da el regalo de su amor y consuelo. √Čl nos devuelve nuestra alegr√≠a y felicidad.

Mi oración hoy es que podamos aprender a someternos a la voluntad de Dios y aceptar que cualquier sufrimiento o prueba que podamos enfrentar nos acercará a su amor y consuelo. Que podamos ser capaces de comprender que someternos a Dios no significa que perdamos parte de nuestra libertad, sino que ganamos libertad al vivir completamente entregados a su amor y consuelo.

Citas Bíblicas para estudiar:

Salmos 119:73-76
Lucas 15:20-24

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACI√ďN DIARIA

En Gu√≠a, Salud y Vida, te invitamos a revisar nuestros art√≠culos de inter√©s:

DIRECTORIO M√ČDICO ‚Äď SALUD ‚Äď BELLEZA ‚Äď FITNESS ‚Äď BEBE Y MAM√Ā ‚Äď MENTE SAN

¬ŅQu√© hacer cuando las cosas no salen bien?

Todos poseemos recursos para sacar lo mejor cuando las cosas se complican o no se cumplen nuestras expectativas. ¬ŅC√≥mo transformar ese bache en una oportunidad?.

Con frecuencia, circunstancias que a priori son valoradas como negativas o adversas devienen en oportunidades o conllevan efectos beneficiosos o positivos.

  • Alguien se recupera en el hospital tras un accidente de tr√°fico y all√≠ encuentra, sin buscarlo, el ¬ęamor de su vida¬Ľ.
  • Otra persona cre√≠a desesperar cuando su pareja le abandon√≥ y con el tiempo y la distancia comprende cu√°n limitada hab√≠a sido aquella relaci√≥n y cu√°nto han mejorado sus d√≠as desde el fat√≠dico momento.
  • La crisis econ√≥mica est√° reactivando, en muchas personas, la capacidad de aprovechar mejor los recursos y de aguzar el ingenio.
  • Gracias al embotellamiento de tr√°fico que hizo que se llegara tarde al trabajo encontramos a un viejo amigo al que hac√≠a mucho que no ve√≠amos…

¬ŅCu√°ntas cosas buenas pueden ocurrir despu√©s de perder algo que anhel√°bamos lograr o retener?

Son muchos los relatos de gente que ¬ęha ganado despu√©s de perder¬Ľ y que quedan sintetizados en citas, refranes e incluso cuentos.

Entre estos √ļltimos destaca ese ya casi universal sobre un joven campesino que se libra de ir a la guerra porque el d√≠a antes se hab√≠a ca√≠do del caballo rompi√©ndose la pierna, ante la indiferencia de su padre, que de entrada no juzgaba negativo el accidente ni positiva su exclusi√≥n de filas.

¬ŅRealidad, leyenda, destino? ¬ŅQu√© hay de verdad en todo ello?

Educar una mirada

Pero seamos pr√°cticos: est√° claro que doscientas personas no pierden el avi√≥n que se estrella justo despu√©s del despegue y que la loter√≠a no le toca a todo el que compra un boleto. ¬ŅD√≥nde reside, pues, la sabidur√≠a del refr√°n popular que insiste en el hecho de que ¬ęno hay mal que por bien no venga¬Ľ? Probablemente la clave radique en la propia mirada.

Refranes como el que mencion√°bamos, o el de ¬ęa mal tiempo, buena cara¬Ľ son un canto a la esperanza, una incitaci√≥n a aguzar una mirada positiva porque ella es, justamente, la que otorga la fuerza para¬†adaptarse mejor a los reveses, gestionar la frustraci√≥n con creatividad y enfrentar con entereza los acontecimientos m√°s dolorosos.

¬ęTodo acontecimiento conlleva alg√ļn beneficio para ti; basta con que lo busques¬ę, nos recuerda Epicteto, un filos√≥fo griego que fue esclavo durante parte de su vida en Roma.

Hay personas que han desarrollado la capacidad de ver la parte luminosa y positiva de las situaciones: las felices, las adversas y las neutras. ¬ŅC√≥mo llegar a ser una de ellas?

Ning√ļn efecto est√° garantizado ‚Äďni los buenos ni los malos‚Äď;¬†no podemos controlar aquello que nos sucede pero s√≠ nuestra actitud ante ello.¬†Centrarse en lo que se puede hacer y enfocar la percepci√≥n en lo positivo hace surgir los propios recursos de un modo que acaba resultando m√°s √ļtil.

Sobreponerse a una decepción

Las cosas no siempre acaban bien o no siempre cumplen las expectativas previas. Pero, ¬Ņsignifica eso que han acabado mal?

Los acontecimientos, en s√≠ mismos, son neutros. Cuando contrar√≠an las propias expectativas suelen etiquetarse como ¬ęmalos¬Ľ, o incluso como ¬ępeores¬Ľ si la brecha entre lo que se espera y la realidad resulta excesiva.

Sucede as√≠ tanto con¬†los reveses y las dificultades cotidianas¬†como con las situaciones m√°s traum√°ticas aunque, desde luego, estas √ļltimas nos afectan de una manera m√°s brutal y, sin duda,¬†son mucho m√°s dif√≠ciles de manejar.

Por m√°s que intentemos planificar, prevenir o controlar las cosas, la experiencia demuestra que se tiene infinitamente menos poder sobre los acontecimientos de lo que se desear√≠a.¬†La adversidad y los reveses de la vida son inevitables; decidir qu√© se hace a continuaci√≥n es lo √ļnico que nos es dado gestionar.

Sabiendo esto, ¬Ņpor qu√©, pues, seguimos sorprendi√©ndonos desagradablemente cuando las cosas no son como las hemos imaginado?

Porque somos humanos y, en nuestra especie, el miedo al sufrimiento y al cambio es algo poderoso y ancestral. Se teme perder todo cuanto aporta seguridad y se reh√ļye la posibilidad de que las cosas se tuerzan o sean casi imposibles de subsanar.

Por eso es importante tratar de mejorar pero tambi√©n tratarse a uno mismo con bondad, paciencia y compasi√≥n. Si el miedo es inevitable, no nos enfademos por ello; veamos, en cambio, c√≥mo podemos afrontarlo.

Sea cual sea la intensidad de la circunstancia adversa, toda dificultad nos pone a prueba, obliga a ser creativo, a agudizar los sentidos, a volver la mirada hacia dentro en busca de los propios recursos y de las habilidades escondidas; unas veces para sentirse mejor; otras, simplemente para sobrevivir.

¬ęEl talento se educa en la calma y el car√°cter en la tempestad¬Ľ, escribi√≥ Goethe. Esto invita a reflexionar sobre la paradoja de que el sufrimiento aliente el aprendizaje y el crecimiento.

En una ocasi√≥n Jung felicit√≥ a un amigo que se hab√≠a quedado sin trabajo y sufr√≠a adem√°s un desenga√Īo sentimental. Tras esa desconcertante enhorabuena, Jung le explic√≥ que gracias a eso podr√≠a dedicarse a su desarrollo personal, algo que tal vez no habr√≠a hecho si todo en su vida rodase a la perfecci√≥n.

En palabras de Alexandre Jollien, un fil√≥sofo contempor√°neo con par√°lisis cerebral desde su nacimiento: ¬ęEs bien cierto que¬†las dificultades con las que te encuentras pueden resultar formativas¬†y que un hombre con un poco de cordura sacar√° m√°s provecho de ellas que consultando obras eruditas¬Ľ.

¬ŅQuieres acabar con una mala racha? NO LA ALIMENTES

Cuando las cosas no son como uno pensaba, cuando definitivamente van mal, dejarse llevar por la rabia o la frustraci√≥n a√Īade un sufrimiento extra que, mantenido en el tiempo, suele contribuir a enredar m√°s las cosas.

A partir de ese estado emocional,¬†es m√°s f√°cil tomar decisiones impulsivas y menos √ļtiles, o favorecer que los dem√°s se alejen de uno, con lo que se malogra la principal fuente de apoyo. Esa mezcla de resentimiento e impulsividad puede desencadenar una mezcla de acciones y efectos de signo negativo dif√≠ciles de explicar.

Existen momentos en la vida en que todo parece confabularse en contra. Parece cierto que nadie lo ha buscado, pero cabr√≠a preguntarse: ¬Ņnuestra actitud contribuye de alg√ļn modo a ello?

Debemos al dramaturgo ingl√©s Charles Reade esta famosa reflexi√≥n: ¬ęObserva tus pensamientos, porque se convierten en palabras. Observa tus palabras, porque se convierten en acciones. Observa tus acciones, porque se convierten en h√°bitos. Observa tus h√°bitos, porque se convierten en tu personalidad. Observa tu personalidad, porque se convierte en tu destino¬ę.

Si las cosas no han acontecido como esper√°bamos, ya no pueden ser de otra manera… Una persona puede quejarse, lamentarse sin cesar, entristecerse hasta la par√°lisis, dejarse llenar de ira o de indignaci√≥n hasta el infarto, o bien¬†aceptar la situaci√≥n y ver de qu√© modo puede manejarla lo mejor posible y sacar provecho de ella.

Como dice Alexandre Jollien: ¬ęLa vida ‚Äďla experiencia concreta‚Äď nos da las armas para encontrar soluciones, soluciones que surgen poco a poco, a ra√≠z de un di√°logo: con los amigos, con la gente m√°s cercana pero, sobre todo, con uno mismo¬Ľ.

También es necesario ir más allá del incidente y no limitarse a reaccionar de manera irreflexiva; conviene detenerse a pensar, a preguntarse por los recursos con los que uno cuenta, por lo que podría hacer y sus efectos.

Pero, dicho esto, ¬Ņy si fu√©semos capaces de mantener una mirada limpia de etiquetas que nos permitiese dejarnos sorprender? Lo positivo, los aprendizajes, est√°n ah√≠, junto a todo lo dem√°s: es solo cuesti√≥n de estar receptivo, de no cerrarse.

Luz y sombra coexisten, ¬Ņpor qu√©, pues, obcecarse con la oscuridad? ¬ŅCu√°ntas cosas buenas nos habr√°n pasado desapercibidas¬†simplemente porque est√°bamos demasiado ocupados en alimentar la rabia y la frustraci√≥n¬†porque las cosas no sal√≠an como nosotros cre√≠amos que deb√≠an salir?.

Cómo adoptar una perspectiva constructiva

Este rev√©s que se ha sufrido, ¬Ņqu√© cosas positivas ha permitido ver, sentir y experimentar? Plantearse este tipo de preguntas una y otra vez, d√≠a a d√≠a, contribuir√° a generar el h√°bito de sacarle provecho a las cosas, es decir, a la vida misma.

En la mayoría de los casos, la capacidad de encontrar cosas positivas a la adversidad se aprecia mejor una vez que la situación ha sido resuelta o manejada. Cuando todo ha concluido es más fácil sentarse a reflexionar sobre lo que ha pasado, a evaluar el resultado del propio esfuerzo, a buscar y otorgar un sentido a la experiencia vivida.

En este proceso¬†es muy importante que la persona pueda centrarse¬†en resaltar todo cuanto haya hecho para resolver con √©xito la situaci√≥n ‚Äďenfocarse en los¬†recursos propios‚Äď y en todas aquellas¬†ayudas que ha podido tener.

La gratitud ayuda a apreciar la belleza y los aspectos positivos de cualquier circunstancia; permite aprender y crecer con la adversidad.

Nada puede lograrse sin la participaci√≥n directa o indirecta de otras personas. Pensar en ello nos hace m√°s humildes, lo que permite aprender m√°s y suaviza la pena. Eso implica reconocer qui√©nes y de qu√© manera han colaborado en el manejo exitoso de la situaci√≥n, aunque el ¬ę√©xito¬Ľ solo implique que uno se ha hecho capaz de convivir con una situaci√≥n inmodificable.

La queja no ayuda; lo que ha acontecido ya no puede evitarse. Es mejor preguntarse qu√© puede hacer uno para resolverlo o para convivir con ello. Es √ļtil esforzarse en¬†hallar tres cosas positivas de cada situaci√≥n inesperada o negativa. Conviene hallar respuesta a preguntas del tipo:

  • ¬ŅC√≥mo se encar√≥ la dificultad?
  • ¬ŅQu√© result√≥ √ļtil?
  • ¬ŅQu√© reconfort√≥?
  • ¬ŅQu√© aport√≥ esperanza?
  • ¬ŅQu√© ayud√≥ a perseverar? ¬ŅA resistir?
  • ¬ŅQu√© queda de bueno despu√©s de todo?

Muchas personas, despu√©s de esta reflexi√≥n, sienten una gran sensaci√≥n de triunfo. Si eso ocurre, es muy buena se√Īal, ¬°disfrut√©mosla! Esta sensaci√≥n es una parte importante del¬†proceso de ganar resistencia y fortaleza psicol√≥gica (resiliencia, de hecho); conviene alegrarse por ello.

La Esperanza como motor

Dec√≠a Jos√© Luis Mart√≠n Descalzo, sacerdote y escritor, que ¬ęnunca est√°n cerradas todas las puertas mientras estemos vivos¬Ľ. Resulta dif√≠cil de explicar pero, sin esperanza, nada acaba siendo posible.

Quiz√° porque¬†los seres humanos somos animales sem√°nticos: necesitamos que las cosas, nuestras acciones y nuestros anhelos¬†tengan sentido. Y la esperanza es uno de los ingredientes clave en esa b√ļsqueda de sentido.

Esta claro que no se trata de generar falsas expectativas ni de alimentar el llamado ¬ępensamiento m√°gico¬Ľ, pero cuando la vida aprieta mucho un exceso de ¬ęrealismo¬Ľ puede ser, literalmente, mortal.¬†La esperanza es la que ayuda a perseverar¬†en el esfuerzo, a creer que vale la pena seguir luchando, esforz√°ndose en aprender de cualquier situaci√≥n.

Esta es la razón por la que, ante la adversidad, tantas generaciones han repetido una y otra vez aquel refrán popular que dice: no hay mal que por bien no venga.

¬ęHasta en la herida hay virtud curativa¬Ľ, afirm√≥ Nietzsche, y las personas necesitamos creer en ello porque eso no solo impulsa la propia capacidad de afrontar las situaciones dif√≠ciles sino tambi√©n la de acabar siendo mejores personas despu√©s de la tempestad.

No hay que ir muy lejos en busca de la esperanza porque, como cualquier cosa positiva de nuestra vida, esta ya nos acompa√Īa. Y, del mismo modo que nadie encuentra lo que no busca,¬†todos necesitamos recordar aquello que olvidamos mirar.

12 Claves para salir adelante cuando algo va mal

Aumentar la capacidad para aprender de cada circunstancia y de encontrarle su lado bueno es una cuestión de actitud. Tener presentes estos 12 consejos nos ayudará a desarrollar la resiliencia, una enorme fortaleza en situaciones complicadas:

  1. Distingue entre aquello que depende de ti y lo que depende de otras personas o circunstancias sobre las que no tienes control. Céntrate en lo que puedes hacer o decidir.
  2. No te resignes; adopta una actitud activa. Confía en que las soluciones irán surgiendo paulatinamente, momento a momento, día a día.
  3. Permítete sentir la frustración o la emoción intensa, pero sin dejar que esta se apodere de ti y te paralice.
  4. Ten presente cu√°l es la meta; define para qu√© o por qu√© deseas esforzarte y contin√ļa haci√©ndolo.
  5. Alimenta la esperanza, pues ella otorga la fuerza para seguir adelante. Piensa que todo es posible, que todo saldrá bien, que el sufrimiento o los reveses no duran eternamente.
  6. Confía en ti, en tus propias capacidades. Cada persona lleva las soluciones dentro; solo necesitas que estas puedan salir a la luz.
  7. Recuerda que las dificultades pueden resultar formativas; sacarles provecho depende de ti. Cada revés ofrece la oportunidad de mirar hacia dentro e invocar los recursos íntimos. Las pruebas que soportamos nos muestran nuestra fuerza.
  8. Exigir que los acontecimientos sucedan como deseas conduce fácilmente a la frustración: evita esas expectativas, o al menos acéptalas como lo que son: solo un posible resultado.
  9. Busca la belleza, incluso en las situaciones m√°s duras. ¬ŅQui√©n ha dicho que lo ¬ęmalo¬Ľ es solo malo? Mejor d√©jate sorprender por la vida.
  10. Cuando la circunstancia adversa haya concluido o durante la misma, fíjate en todo cuanto has hecho para resistir y resolverla. Disfruta, si surge, de la sensación de triunfo.
  11. Preg√ļntate¬†qu√© ha significado la experiencia para ti,¬†qu√© has aprendido¬†con ella.
  12. No dejes pasar la oportunidad de agradecer la ayuda o el afecto recibidos. Cuando no sea posible expresárselo a los demás, puedes hacerlo, al menos, internamente.

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

PSICOLOG√ćA ‚Äď SALUD ‚Äď SALUD DE LA A-Z ‚Äď SALUD MENTAL

¬ęHasta aqu√≠ todo Dios¬Ľ – 1 Samuel 7:12 – Feb 4

¬ęTom√≥ luego Samuel una piedra y la puso entre Mizpa y Sen, y le puso por nombre Eben-ezer, diciendo: Hasta aqu√≠ nos ayud√≥ Jehov√°¬Ľ

Despu√©s que los israelitas lograron una victoria desconcertante sobre los filisteos, el profeta Samuel construy√≥ un altar y lo llam√≥ Ebenezer, lo que significa que el Se√Īor los hab√≠a ayudado hasta ese momento. El altar era una forma de decirle a la gente: ¬ęEl Dios que lo hizo antes puede hacerlo de nuevo¬Ľ.

Todos necesitamos un Ebenezer, un recordatorio de que el Dios que nos trajo hasta aqu√≠ nos llevar√° hasta donde √Čl quiera.

Que el Dios que hizo esto har√° mucho m√°s. Un Ebenezer es una forma de reconocer y celebrar el √©xito que Dios nos ha dado a lo largo del camino en la b√ļsqueda de nuestro sue√Īo.

Después que nuestra iglesia construyó la cafetería en Capitol Hill, decidimos llamarla Ebenezer. Teníamos miedo de que algunas personas la asociaran con el oscuro personaje Ebenezer Scrooge, pero era un riesgo que valía la pena correr. Hubo tantos milagros en el proceso de compra, rezonificación y construcción de la cafetería que quisimos darle un nombre apropiado.

En las fundas de caf√© en Ebenezer, hay una referencia de las Escrituras que se parece a un c√≥digo SKU (Unidad de mantenimiento de almac√©n), es 1SAM712 (la cita b√≠blica donde aparece la palabra Ebenezer). Adem√°s hay las siglas SFSG, que corresponden a la frase en ingl√©s: ¬ęSo Far So God¬Ľ [que en espa√Īol es ¬ęHasta aqu√≠ todo va bien¬Ľ].

En cada travesía ideal, hay momentos Ebenezer. Tienes que celebrarlos construyendo altares. Por eso, tienes que rodearte con esos símbolos de vida; para que no olvides lo que Dios quiere que recuerdes.

No creo que nuestra mayor deficiencia sea no sentirnos suficientemente mal por lo erróneo que hemos hecho. Creo que nuestra mayor deficiencia es no sentirnos lo suficientemente bien con lo que Dios ha hecho bien. Cuando menospreciamos eso, no alcanzamos la gloria de Dios.

Una de las cosas que la ley del Antiguo Testamento ordena es una celebraci√≥n de siete d√≠as (Lev√≠tico 23:39-43). Pregunta: ¬ŅCu√°ndo fue la √ļltima vez que celebraste algo durante siete d√≠as? Dios desafi√≥ a los israelitas a que celebraran por m√°s tiempo y a celebrar mejor. ¬°Es como que te ordenaran comer pasteles!

Y Dios no solo orden√≥ celebraciones de una semana. Tambi√©n orden√≥ una luna de miel de un a√Īo para los reci√©n casados ‚Äč‚Äč(Deuteronomio 24: 5). ¬°Buen√≠simo!

Necesitamos celebrar m√°s.

Necesitamos celebrar mejor.

¬ŅPor qu√©? Porque hasta aqu√≠ el Se√Īor nos ha ayudado.

¬ŅQu√© victorias de las que Dios te dio puedes celebrar mientras persigues tu objetivo?

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACI√ďN DIARIA

ALIMENTACI√ďN: Alimenta bien tu cerebro

Algunas pautas alimentarias favorecen al cerebro al cubrir sus necesidades y protegerlo del estrés y del envejecimiento. Descubre lo que más le conviene para disfrutar de una buena salud mental y emocional.

Agotamiento, falta de concentraci√≥n, estr√©s, irritabilidad, mal humor, confusi√≥n, olvidos frecuentes, impulsividad, bajo rendimiento‚Ķ Quien m√°s quien menos, todos transitamos por estos territorios en alg√ļn momento u otro. ¬ŅTendr√° algo que ver con lo que comemos? Se trata, sin duda, de estados complejos que pueden responder a muy distintas causas, pero a veces la explicaci√≥n puede estar en lo que se pone en el plato.

La relaci√≥n entre el bienestar y la alimentaci√≥n no se reduce √ļnicamente a los placeres derivados del comer. La experiencia y la forma de estar en el mundo dependen del cerebro, que como cualquier otro √≥rgano necesita diferentes nutrientes para funcionar con la m√°xima eficiencia.

Nos hemos acostumbrado a hablar de ¬ęalimentaci√≥n cardiosaludable¬Ľ pero tambi√©n, a pesar de las limitaciones en los conocimientos actuales, se podr√≠a hablar de ¬ęalimentaci√≥n neurosaludable¬Ľ. Adem√°s, parece que ambas van de la mano. Todo apunta a un consejo cl√°sico: ¬ęTranquilidad y buenos alimentos¬Ľ.

1. Moderación ante todo

Ni poco ni demasiado: esta es la fina franja del equilibrio. Y en lo que a nutrici√≥n se refiere uno de los equilibrios m√°s importante es el energ√©tico. En una √©poca de gran disponibilidad alimentaria, de calor√≠as vac√≠as y cultura del sof√°, ha sorprendido la noticia de que en toda la escala biol√≥gica, desde las levaduras hasta los seres humanos, el envejecimiento cerebral se frena con la restricci√≥n cal√≥rica de la dieta.

De ese modo las funciones cognitivas se mantienen a m√°s largo plazo, ya que se reduce el da√Īo del estr√©s oxidativo. El t√≥pico del ¬ęgordito feliz¬Ľ, l√≥gico para tiempos de escasez, ya no encaja en nuestro tiempo. Hoy la salud y el bienestar se alinean con la moderaci√≥n.

Para reducir calor√≠as de la dieta de manera saludable se pueden eliminar alimentos prescindibles como el az√ļcar, los refrescos, las mermeladas, etc., y tambi√©n alimentos ricos en grasas saturadas, como mantequilla, nata, boller√≠a‚Ķ Por supuesto, el ejercicio f√≠sico adaptado a las capacidades personales aumenta el gasto energ√©tico, contribuye a la salud cerebral y favorece un buen estado de √°nimo.

2. Nivel de glucosa estable

El cerebro es un √≥rgano costoso de mantener. Necesita una gran cantidad de energ√≠a para poder llevar a cabo todas sus funciones. Su consumo energ√©tico diario es de unas 400 calor√≠as, lo que representa un 25% del metabolismo basal. A diferencia de lo que ocurre con las c√©lulas de otros √≥rganos, las c√©lulas del cerebro dependen del suministro de glucosa, que es su combustible fundamental. Por s√≠ solo consume cada d√≠a entre 100 y 120 gramos de glucosa. Su disponibilidad es tan importante que todo el metabolismo energ√©tico gira alrededor del mantenimiento de la glucemia (concentraci√≥n de glucosa en la sangre).

La dependencia constante y directa que tiene el cerebro respecto a la glucosa queda demostrada con los s√≠ntomas de la hipoglucemia, que es el descenso de la glucosa sangu√≠nea por debajo de 60 mg/dL. Estos s√≠ntomas se presentan de forma r√°pida y var√≠an de una persona a otra. Los m√°s usuales son sudoraci√≥n, palpitaciones, nerviosismo, debilidad, sensaci√≥n de hambre y cambios en el comportamiento. Si no se corrige la situaci√≥n puede aparecer visi√≥n borrosa, dificultad para hablar, confusi√≥n mental y p√©rdida de conocimiento.

Hoy se considera que un nivel de glucemia estable es el m√°s favorable para las funciones mentales. As√≠ pues, lo que interesa es que haya siempre disponibilidad de este ¬ęcombustible¬Ľ. Dos cuestiones importantes en este sentido son, por un lado, el tipo de hidratos de carbono de la dieta y c√≥mo se ingieren, y por otro, la distribuci√≥n de ingestas a lo largo del d√≠a.

Elegir bien los Hidratos de Carbono

No todos los hidratos de carbono act√ļan igual en el organismo. Lo interesante es que ofrezcan una disponibilidad progresiva de glucosa, en lugar de picos elevados. La visi√≥n simplista de anta√Īo de que los az√ļcares se absorb√≠an r√°pido y los hidratos de carbono complejos, de manera lenta, ya no se sostiene. La aparici√≥n de conceptos como √≠ndice gluc√©mico (IG) y carga gluc√©mica (CG) han incorporado complejidad y rigor a esta cuesti√≥n. Hoy se sabe que los¬†factores que intervienen en la velocidad de absorci√≥n de los hidratos de carbono¬†de un alimento son muchos y variados: procesamiento, tipo de fibra, grado de madurez, textura, forma de cocci√≥n… y tambi√©n su estructura.

En la pr√°ctica, se aconseja consumir habitualmente alimentos con IG bajo (legumbres, frutas, avena y pastas alimentarias) y sustituir los alimentos con IG elevado por otros con IG menor, por ejemplo, cereales de desayuno a base de avena, cebada y salvado o pan con cereales en lugar de pan blanco. Tom√°ndolos siempre en el contexto de comidas variadas y respetando la recomendaci√≥n diaria de ingesta de hidratos de carbono.

Se suele proponer que se ingiera un 20-25% del total de calor√≠as diarias en el desayuno, un 40-45% en la comida del mediod√≠a y un 30-35% en la cena. Si se a√Īade un 10% para una merienda se puede reducir un 5% de la comida y otro 5% de la cena. Especialmente importante es desayunar bien, aportando hidratos de carbono tras el ayuno nocturno. Se ha observado, por ejemplo, que los ni√Īos que comen al levantarse por la ma√Īana rinden m√°s en clase que los que van a la escuela en ayunas.

3. Grasas de Calidad para el cerebro

Las recomendaciones actuales se√Īalan que las grasas deben aportar un 30% del total energ√©tico (unos 65-70 gramos diarios para una dieta de 2.000 calor√≠as). Tambi√©n se aconseja que las saturadas no sobrepasen la tercera parte de las grasas ingeridas. El predominio debe ser, pues, para las grasas insaturadas. Entre estas, se consideran de particular inter√©s los √°cidos grasos omega-3 (sobre todo EPA y DHA).

Las dietas deficitarias en omega-3 afectan a la estructura y el funcionamiento del cerebro y al aprendizaje y la conducta. Hay autores que consideran que pueden estar implicados en la depresi√≥n y el declive cognitivo del envejecimiento, y parecen jugar un papel en la prevenci√≥n del estr√©s, la demencia o el Alzheimer.

La Asociaci√≥n Internacional para el Estudio de los √Ācidos Grasos y L√≠pidos (ISAGSL) recomienda una ingesta diaria de EPA y DHA de 650 mg, y un m√≠nimo de 100 mg. Estas cifras solo se alcanzan en personas que comen pescado y otros alimentos marinos de manera habitual.

No hay alimentos vegetales con un contenido en grasas similar al del pescado, pero los hay ricos en √°cido alfa-linol√©nico, precursor del EPA y DHA (aceites de germen de trigo y de soja, nueces‚Ķ). Al ingerir alimentos con √°cido alfa-linol√©nico, una parte del mismo es utilizada por las c√©lulas para sintetizar EPA y DHA, pero la ingesta de alimentos que ya los contengan acelera su disponibilidad por parte del organismo.

4. Proteínas para sintetizar neurotransmisores

Las prote√≠nas necesarias se pueden encontrar en alimentos como huevos, productos l√°cteos, legumbres, cereales y frutos secos. El cerebro se sirve de sus piezas b√°sicas, los amino√°cidos, para el mantenimiento de sus propias estructuras y para elaborar los ¬ęmensajeros¬Ľ con los que las neuronas se comunican entre s√≠, los llamados neurotransmisores.

Muchos de estos neurotransmisores se sintetizan a partir de amino√°cidos (como la dopamina, la serotonina, la histamina y el GABA) y, de hecho, varios amino√°cidos son en s√≠ mismos neurotransmisores (glutamato, aspartato, glicina, taurina). Existen adem√°s neurotransmisores que son p√©ptidos (uniones de unos cuantos amino√°cidos).

Las dietas con un contenido elevado de hidratos de carbono y tript√≥fano (por ejemplo, cereales o patatas combinados con leche) pueden favorecer la s√≠ntesis de serotonina, que favorece estados de serenidad y paz.

5. Protección antioxidante

Diferentes vitaminas y minerales han demostrado tener una funci√≥n antioxidante, pero la vitamina C y los betacarotenos son los que mayor protecci√≥n parecen ofrecer en aspectos tan esenciales del funcionamiento cerebral como el mantenimiento de la memoria y la capacidad de razonamiento.

Es tema de actualidad elposible papel protector de la vitamina E frente a algunos trastornos de la funci√≥n cerebral, en su condici√≥n de antioxidante. En el Alzheimer, por ejemplo, la muerte neuronal se ha asociado a reacciones causadas por la producci√≥n de radicales libres y per√≥xidos, de los que la vitamina E se considera un eficaz neutralizante.

Uno de los objetivos de una dieta saludable es obtener suficientes antioxidantes, lo que se consigue comiendo alimentos variados, preferentemente vegetales, frescos, de calidad, poco manipulados y libres de plaguicidas.

6. Micronutrientes esenciales

El bienestar depende de muchos micronutrientes, aunque no todos presentan el mismo riesgo de deficiencia. Por ejemplo, la falta de √°cido f√≥lico, una vitamina que participa en la s√≠ntesis de neurotransmisores y de elementos propios de las c√©lulas nerviosas, constituye un problema nutricional frecuente.

Puesto que los alimentos vegetales, como hortalizas, frutas, legumbres, frutos secos y cereales, son sus mejores fuentes alimentarias, la presencia creciente de alimentos de origen animal en la dieta puede explicar en parte su ingesta insuficiente. Adem√°s, tambi√©n influye el exceso de alimentos manipulados y procesados, ya que los folatos son sensibles a los agentes f√≠sico-qu√≠micos del entorno.

De extraordinaria importancia para el cerebro es tambi√©n la vitamina B1, necesaria para la obtenci√≥n de energ√≠a a partir de la glucosa. Deficiencias muy ligeras dan lugar a cansancio, p√©rdidas de memoria y de capacidad de concentraci√≥n, y estados de √°nimo bajos.

Tambi√©n es fundamental el equilibrio de los diferentes minerales. La deficiencia de yodo afecta al desarrollo morfol√≥gico, neurol√≥gico e intelectual de la persona desde el crecimiento fetal. En el caso del hierro, su deficiencia puede repercutir de manera negativa en las capacidades intelectuales y el comportamiento, y dar lugar, por ejemplo, a apat√≠a, somnolencia, irritabilidad o disminuci√≥n de la atenci√≥n, lo cual afecta a la memoria y a la capacidad de aprendizaje. Por su parte, la deficiencia de cinc se asocia a irritabilidad, trastornos emocionales, temblores y problemas de equilibrio y de control motor.

Tambi√©n se ha observado que el estr√©s y el magnesio mantienen estrechas relaciones. As√≠, el estr√©s puede provocar un d√©ficit de magnesio mediante mecanismos neurohormonales pero, a su vez, el d√©ficit de magnesio crea un estado de hipersensibilidad al estr√©s que se observa incluso en los casos de peque√Īas deficiencias cr√≥nicas.

7. Evita los enemigos del cerebro

Ciertos alimentos son muy comunes hoy pero hay evidencias que se√Īalan que hay que ir con mucho cuidado con ellos:

  • El az√ļcar o sacaras. Aislado de los alimentos, es un hidrato de carbono puro, lo que se conoce como ¬ęcalor√≠as vac√≠as¬Ľ. Totalmente prescindible desde un punto de vista nutricional, su presencia en la dieta se debe, en lo esencial, al placer que produce. No se aconsejan m√°s de 10 g diarios.
  • El caf√©. Por su estimulante cafe√≠na, es un recurso com√ļn para mejorar el rendimiento intelectual. La observaci√≥n y los datos se√Īalan que, en peque√Īas cantidades, se consiguen algunos efectos a corto plazo. Sin embargo, no es la mejor opci√≥n para conseguir mejoras de manera habitual. Adem√°s, para algunos autores m√°s de tres tazas al d√≠a perjudican al estado nervioso y limitan la capacidad de concentraci√≥n.
  • El alcohol. Es bien conocido que las bebidas alcoh√≥licas ejercen efectos desinhibidores sobre la conducta, pero tambi√©n que su exceso tiene efectos t√≥xicos directos sobre las neuronas y puede provocar deficiencias de vitamina B1. A su vez, en los √ļltimos tiempos, han aparecido numerosos estudios que han se√Īalado que peque√Īas cantidades de alcohol pueden tener efectos beneficiosos. Todo parece pues quedar en manos de la moderaci√≥n. Pero, ¬Ņqu√© se considera un consumo moderado de alcohol? No es f√°cil de responder ya que los efectos del alcohol var√≠an seg√ļn la persona y cada √≥rgano. Muchos expertos se√Īalan que 10 g de alcohol diarios para la mujer y 20 g para el hombre se pueden considerar dosis prudentes. Se alcanzan, respectivamente, con un vasito de vino tinto o una jarra de cerveza.

Di no a las ¬ęGrasas¬Ľ

Una amenaza relativamente reciente son las llamadas grasas ¬ętrans¬Ľ. Este tipo de grasas puede encontrarse en porcentajes muy peque√Īos en algunos alimentos naturales, pero sobre todo, son fruto de determinadas manipulaciones a las que son sometidas las grasas naturales, en particular por el proceso conocido como hidrogenaci√≥n.

Pueden estar presentes en gran variedad de productos que se consumen habitualmente, como pan de molde y panecillos para salchichas o hamburguesas, galletas, pasteler√≠a y boller√≠a industrial, cremas de untar, aperitivos, margarinas, helados‚Ķ Se ha demostrado que estos √°cidos grasos ¬ętrans¬Ľ son m√°s perjudiciales que las grasas saturadas, ya que no solo elevan el colesterol LDL (el ¬ęmalo¬Ľ), en una proporci√≥n similar a estas, sino que tambi√©n reducen el HDL (el ¬ębueno¬Ľ).

La Asociaci√≥n Americana del Coraz√≥n (AHA), la mayor sociedad m√©dica del mundo, aconseja desde el a√Īo 2006 que la ingesta diaria de grasas ¬ętrans¬Ľ se limite al 1% del total de calor√≠as. Por su parte, la Fundaci√≥n Espa√Īola del Coraz√≥n, recomienda tambi√©n reducir al m√≠nimo su consumo y, asimismo, que su ingesta no sobrepase el 1% de las calor√≠as diarias totales. Esto representar√≠a, en una dieta est√°ndar de 2.000 calor√≠as diarias, 2,2 gramos, lo que en la pr√°ctica equivale casi a evitarlas. De hecho, muchos expertos proponen tolerancia cero para las grasas ¬ętrans¬Ľ.

8. Elige aliados de una mente √°gil

El modo en que se piensa y se siente depende en parte de lo que se come. Una alimentaci√≥n que incluya dosis suficientes de los siguientes nutrientes mejora el rendimiento intelectual, la memoria y el estado de √°nimo.

  • Omega-3. Entre 30 y 60 g al d√≠a de pescado azul (sardina, caballa, salm√≥n, bonito, at√ļn, trucha, arenque, boquer√≥n‚Ķ) permiten cubrir las cantidades de omega-3 que se consideran recomendables. Estos √°cidos grasos, que se hallan en abundancia en el cerebro, regulan la conectividad dentr√≠tica de las neuronas. Para aprovechar mejor su valor nutricional, es preferible prepararlos al horno o a la plancha.
  • Tript√≥fano. Este amino√°cido esencial es un precursor de la serotonina (neurotransmisor fundamental para el estado de √°nimo) y de la melatonina, hormona que regula los ritmos de sue√Īo y vigilia. Est√° presente en quesos, semillas de soja, cacahuetes, trigo, arroz, huevos, carnes y pescados.
  • Vitamina B1 (tiamina). Las vitaminas m√°s importantes para la salud cerebral y el sistema nervioso son las del grupo B. Participan en la formaci√≥n de neurotransmisores y protegen las c√©lulas nerviosas. La B1 se encuentra en cereales integrales, germen de trigo, legumbres, nueces y semillas de girasol.
  • Lecitina. Pertenece a la familia de los fosfol√≠pidos, piezas esenciales de las membranas celulares y de las vainas que rodean las neuronas. La lecitina contiene colina, precursor de la acetilcolina, sustancia clave para muchos procesos cerebrales, como la memoria. Tambi√©n resulta fundamental para que los m√ļsculos se contraigan de manera adecuada y para controlar el colesterol. Se halla en las habas de soja, la yema del huevo, el pescado y la carne.
  • Polifenoles del t√© verde. Estos compuestos antioxidantes podr√≠an prevenir el estr√©s oxidativo del cerebro de forma parecida a como lo hacen los √°cidos grasos omega-3. Se ha observado que en poblaciones donde el consumo de t√© verde es cotidiano, los deterioros cognitivos precoces y las enfermedades neurodegenerativas se retrasan.

9. Hidrata tu cerebro

Deshidratarse conlleva una disminuci√≥n de la concentraci√≥n, el rendimiento f√≠sico y la memoria a corto plazo, adem√°s de aumentar el cansancio y las cefaleas. Para sentirse bien es imprescindible beber el agua necesaria.

El cerebro humano es agua en un 70%. Se suele considerar el agua una cuesti√≥n menor en la alimentaci√≥n, pero su falta compromete seriamente la salud. No reponer los l√≠quidos que se pierden puede provocar dolor de cabeza, mareos, v√≥mitos, estre√Īimiento, disminuci√≥n del rendimiento f√≠sico y mental, fatiga, aumento del ritmo cardiaco, dificultad visual, p√©rdida de memoria, disminuci√≥n de la atenci√≥n e incremento del tiempo de respuesta ante est√≠mulos visuales. Y con p√©rdidas superiores a los seis litros la vida empieza a correr peligro.

A pesar de la importancia de mantenerse correctamente hidratado, seg√ļn el Observatorio de Hidrataci√≥n y Salud la mayor√≠a de la poblaci√≥n espa√Īola no bebe lo suficiente. Adem√°s, ni√Īos y ancianos son colectivos que presentan mayor riesgo de deshidrataci√≥n.

En condiciones normales, una persona adulta elimina, por t√©rmino medio, unos 2,5 litros de agua al d√≠a. Es fundamental que la suma total de las entradas con bebidas y alimentos compense el agua eliminada. Pero las necesidades de agua pueden ser muy distintas de una persona a otra y tambi√©n pueden cambiar muy r√°pidamente en una misma persona, pues son muchos los factores que influyen en ellas, como el clima, la actividad laboral, la pr√°ctica de deporte o de actividades recreativas, la fiebre, determinadas enfermedades, etc. De ah√≠ la importancia de hacer un seguimiento minucioso de lo que se bebe, que garantice que el cuerpo permanece empapado de este l√≠quido esencial.

Elegir agua preferentemente al resto de bebidas,¬†y a ser posible agua con un adecuado contenido en sales minerales, es uno de los puntos del dec√°logo para una hidrataci√≥n saludable de la Sociedad Espa√Īola de Nutrici√≥n Comunitaria.

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

GU√ćA DE VITAMINAS Y MINERALES ‚Äď NUTRICI√ďN ‚Äď SALUD DE LA AZ

Desintoxica a tu Hij@ de las pantallas

La pandemia ha propiciado un uso excesivo de la tecnolog√≠a en muchos ni√Īos. Podemos tomar algunas medidas para ayudarles a superar esta dependencia que les genera las pantallas.

Durante los meses de confinamiento, debido a las circunstancias especiales que hemos vivido, muchos ni√Īos han estado expuestos a m√°s horas de uso de tecnolog√≠as de las que ser√≠an aconsejables. Entre las clases, los deberes telem√°ticos, las conexiones con familiares y las horas de ocio, estos peque√Īos han acabado por depender en exceso de las pantallas.

No resulta extra√Īo que tantos ni√Īos hayan ca√≠do bajo el influjo de √©stas, tambi√©n a los adultos nos sucede. Los brillos, los colores llamativos y la gratificaci√≥n inmediata de la mayor√≠a de las apps, son est√≠mulos adictivos contra los que resulta muy dif√≠cil luchar.

Esta abundancia de incentivos emocionales ha acabado por provocar, en algunos ni√Īos, un enganche excesivo y perjudicial a todo tipo de tecnolog√≠as.

De hecho, a pesar de que haya llegado el buen tiempo y de que el confinamiento haya concluido, muchos ni√Īos y adolescentes no quieren salir de casa. No solo es que sientan miedo a la enfermedad o que les resulten engorrosas la medidas de prevenci√≥n (necesarias), sino que tambi√©n, tras tantos meses encerrados con las pantallas, han acabado organizando las rutinas de su vida a trav√©s de √©stas. Se han acostumbrado a ellas y ahora, no desean abandonar sus nuevas costumbres ni dejar de recibir los est√≠mulos que le proporcionan.

Medidas para que disminuya su dependencia a las tecnologías

Veamos algunos consejos para disminuir, de forma progresiva y respetuosa, el tiempo de uso de la tecnología.

Aprovechar lo bueno, sin abusar

‚ÄčNo se trata de estigmatizar las pantallas. La tecnolog√≠a nos ha servido durante el confinamiento y nos sigue siendo muy √ļtil en el presente. Nos ayuda en nuestro trabajo, a estar en contacto con los familiares o amigos que viven lejos y resulta una excelente herramienta educativa y de ocio.

El problema aparece cuando se convierte en una herramienta √ļnica y no planteamos otras alternativas. No podemos renegar de ella, pero tampoco debemos abusar. Tenemos que realizar un uso ponderado y procurar ofrecerle a nuestros hijos, para sus actividades de ocio y educaci√≥n, otras opciones.

Presencia de los Padres

Cuando las pantallas se convierten en sustitutos de la atenci√≥n y el tiempo con los padres, es m√°s f√°cil que se transforme en una adicci√≥n. Tenemos que evitar utilizar la tecnolog√≠a como una ni√Īera que entretiene continuamente a los ni√Īos.

Nuestra presencia, incluso cuando est√©n jugando a alg√ļn juego o viendo alguna pel√≠cula o serie es muy importante. Compartamos este tiempo con ellos, podemos implicarnos en el juego, hablar sobre la pel√≠cula. Nuestros hijos tienen que sentir que estamos con ellos, que nos interesan sus actividades, que nos implicamos en su vida.

Los padres, el ejemplo

No sirve de nada que queramos desenganchar a nuestros hijos de las pantallas, si ellos ven que sus padres pasan todo el d√≠a pegados al m√≥vil y no dejan de consultarlo ni en la playa. El primer paso para que ellos dejen de abusar de la tecnolog√≠a es que vean en sus padres un ejemplo saludable de su uso.

Leer un libro, dibujar, tocar un instrumento, hacer un puzzle, practicar un deporte, existen miles de alternativas muy divertidas. S√© t√ļ el mejor ejemplo para tu hijo.

Acordar un tiempo de uso

Para evitar el abuso, se puede acordar, entre todos, un tiempo de uso de las pantallas. No se trata de prohibirlas, sino de proponer otras actividades para repartir las horas del d√≠a. De esta forma, los ni√Īos pueden comprobar que hay vida m√°s all√° de las pantallas. Resulta fundamental que cada miembro de la familia, ni√Īos y adultos, se comprometa a cumplir este acuerdo.

Crear nuevas rutinas y costumbres

Para evitar estar todo el d√≠a pegados a la tecnolog√≠a, podemos crear nuevas costumbres y rutinas en la familia. Por ejemplo, decretar las horas del desayuno, comida y cena como horario libre de pantallas. Podemos aprovechar estos momentos todos juntos para hablar sobre nuestros temas de inter√©s, charlar sobre la familia, contar an√©cdotas, planificar salidas todos juntos, etc.

Actividades en familia

Dentro de estas nuevas rutinas podemos programar actividades diarias en familia, cada d√≠a de la familia una diferente: pintar juntos, cocinar, leer un libro, pasear, jugar a un juego de mesa, practicar alg√ļn deporte, realizar un experimento, etc.

Cualquier ni√Īo prefiere a sus padres antes que a la tecnolog√≠a.

Si le propones hacer alguna actividad conjunta o jugar a algo que le guste, ser√° m√°s f√°cil que dejen a un lado las pantallas. Recuerda que la atenci√≥n plena de los padres es el mayor est√≠mulo y la mayor ilusi√≥n para un ni√Īo.

Conectar con la naturaleza

Al pasar meses encerrados en casa, hemos perdido la conexi√≥n con la naturaleza que tanto necesita el ser humano. Volved a salir a pasear por el campo, id a un parque a caminar, disfrutad de un d√≠a de playa, montad juntos en bicicleta.

Buscad vuestro momento diario de conexi√≥n con la naturaleza en los que pod√°is compartir juntos estos momentos de relajaci√≥n alejados de las pantallas.

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

DEPORTES ‚Äď EJERCICIOS ‚Äď FITNESS ‚Äď SALUD ‚Äď SALUD DE LA A-Z

Ejercicios para controlar la Hipertensión Arterial

0

Uno de los principales problemas de salud en la vida moderna es la hipertensión, la cual puede conllevar un accidente vascular importante. Por suerte, el deporte puede ser el mejor aliado para combatirla.

Pero, ¬Ņqu√© deportes? ¬ŅHay alg√ļn tipo de actividad mejor que otra? ¬ŅEs recomendable seguir cierta forma de hacer ejercicio? ¬ŅC√≥mo mejora nuestra salud con la aplicaci√≥n del deporte diario? Hoy vemos algunos de estos aspectos y la evidencia existente al respecto.

¬ŅQu√© deportes ayudan a bajar la presi√≥n arterial?

Antes de nada, es importante entender que la actividad f√≠sica puede elevar puntualmente la presi√≥n arterial. Esto tiene sentido dado que el coraz√≥n bombea con m√°s √≠mpetu para surtir al cuerpo de ox√≠geno y nutrientes. Sin embargo, en personas hipertensas esta subida podr√≠a resultar peligrosa en momentos concretos. Por tanto, en caso de padecer una presi√≥n arterial elevada, es important√≠simo consultar con un m√©dico, quien podr√≠a decidir que es mejor controlarla, primero.

Dicho esto, en unos niveles altos, pero no peligrosos, está más que demostrado que el ejercicio ayuda, en general, a controlar la presión arterial y descender los niveles. No solo esto, también ayuda a mantenerlos a largo plazo. Ocurre tanto con las personas prehipertensas como las personas con hipertensión diagnosticadas.

Entre ellos, tal y como apuntan los estudios, los ejercicios aer√≥bicos se cuentan entre los m√°s √ļtiles para controlar la hipertensi√≥n. Estos, realizados de manera moderada o intensa, son la recomendaci√≥n m√©dica por defecto. La Organizaci√≥n Mundial de la Salud, as√≠ como la Fundaci√≥n Espa√Īola del Coraz√≥n, que re√ļne a m√©dicos, profesionales y pacientes relacionados con este tema, recomiendan actividades como bailar, correr, nadar y montar en bicicleta, de 30 a 60 minutos al d√≠a y al menos de tres a cinco d√≠as por semana.

En general, casi todos los ejercicios aeróbicos, en cantidad suficiente, son la mejor opción para reducir la hipertensión. Entre los más populares está la carrera, por supuesto, pero incluso el senderismo o la marcha pueden ser buenos. Por el contrario, los ejercicios anaeróbicos, la musculación y el entrenamiento funcional se aconsejan con precaución.

¬ŅQu√© precauciones hay que tomar en caso de padecer hipertensi√≥n?

Adem√°s de consultar, en primera instancia, con un m√©dico, normalmente existen¬†algunas pr√°cticas comunes para proteger un cuerpo hipertenso. Lo primero es, indudablemente, tomar el ejercicio f√≠sico con mesura y de manera progresiva. Es importante evitar sobreesfuerzos, que resultan peligrosos y del todo in√ļtiles en la pr√°ctica deportiva.

Es mejor prevenir y asimilar las cargas de trabajo en el ejercicio con un plan previo, si es posible. Si no, volvemos a insistir en no sobrecargarnos para evitar que nuestra tensión se dispare en un momento puntual. Sobre esta cuestión, volvemos a los ejercicios anaeróbicos: es mejor no hacer ejercicios puramente isométricos o empujar contra un objeto físico.

Estas acciones disparan la tensi√≥n r√°pidamente. Si vamos a muscular es mejor hacerlo de manera progresiva, aunque depende del estado de nuestra presi√≥n arterial. Por √ļltimo, menos directo pero igualmente importante, es conveniente descansar adecuadamente antes y despu√©s del ejercicio, mantener una dieta equilibrada y beber mucha agua para mantener unos buenos niveles de hidrataci√≥n, as√≠ como reducir la sal, el alcohol y el tabaco.

Controlar y reducir la hipertensión

La hipertensi√≥n consiste en un aumento de la presi√≥n arterial. Las arterias suelen endurecerse para soportar una alta presi√≥n arterial de manera muy continuada. Aunque puede llegar a provocar algunas complicaciones m√°s graves, como infartos, hemorragias o trombosis, en general, es una patolog√≠a perfectamente tratable y prevenible. Para hacerlo debemos tener en cuenta algunas ideas b√°sicas, que, de hecho, ya hemos comentado.

Por ejemplo, para modificarla de forma efectiva, las √ļnicas medidas que funcionan son a largo plazo. Entre las primeras est√°n, por supuesto, el perder peso, ya que supone una mejora sustancial en nuestro sistema cardiovascular y metab√≥lico por completo. Tambi√©n ayuda a mejorar la cantidad de grasas que transporta nuestra sangre y el riesgo de sufrir problema cerebrovascular.

Primer plano de la herramienta de manómetro Foto gratis

En ese sentido, es conveniente mejorar nuestros¬†h√°bitos alimenticios. Optar por m√°s frutas y verduras, m√°s fibra, m√°s agua,¬†menos grasas, nada de az√ļcares libres ni procesados, entre otras cosas, es el inicio de una dieta mucho mejor para nuestra salud. Si la cantidad de¬†actividad f√≠sica¬†es suficiente, perfecto. Pero no est√° de m√°s considerar aumentarla un poquito.

Por √ļltimo, es important√≠simo para combatir la hipertensi√≥n proporcionar a nuestro cuerpo un buen descanso. Esto ayudar√° al metabolismo y¬†nos alejar√° de la depresi√≥n y otros problemas de¬†origen psicol√≥gico. Ni qu√© decir tiene que el alcohol, la cafe√≠na y otros estimulantes, as√≠ como la sal, son malos compa√Īeros si padecemos hipertensi√≥n.

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

DEPORTES ‚Äď EJERCICIOS ‚Äď FITNESS ‚Äď SALUD ‚Äď SALUD DE LA A-Z