OTROS ARTÍCULOS

Quema de grasa focalizada: ¿Funciona o no?

Cuando pensamos en perder peso, la mayoría tenemos una idea muy clara de por dónde querríamos empezar a adelgazar: los cauchitos de la barriga, la grasita de los brazos, unos cuantos centímetros en los muslos…

En ese empeño, mucha gente se dedica a trabajar en exceso en el gimnasio esas partes de su cuerpo, haciendo muchos ejercicios destinados a quemar grasa justo en esas zonas localizadas y olvidándose de entrenar el cuerpo al completo, con la idea de que así podrá quemar grasa justo en esas zonas. En esta misma idea se basan muchos mensajes publicitarios que venden máquinas o métodos de entrenamiento enfocados sobre todo a la zona abdominal.

Pero, ¿funciona esto realmente? ¿Puedes elegir por dónde empezar a quemar grasa? Pues no exactamente, y la ciencia nos explica por qué.

Cómo funciona la quema de grasa

Para entender por qué quemar grasa en un punto concreto no es posible hay que entender cómo funciona la quema de grasa en nuestro cuerpo.

La grasa se almacena en nuestro cuerpo en forma de triglicéridos, que se reservan para ser utilizados como fuente de energía cuando ésta sea necesaria. Pero antes de ser quemados, los triglicéridos deben ser despiezados o divididos en otras moléculas más pequeñas, ácidos grasa y glicerol, para que puedan entrar en el torrente sanguíneo.

Bien, pues cuando hacemos ejercicio, los ácidos grasos y el glicerol que nuestro cuerpo utiliza como fuente de energía no provienen de la grasa cercana a los músculos que estamos empleando, sino que pueden proceder de cualquier parte del cuerpo.

Los estudios que lo demuestran

Además de que esa posibilidad no coincide con la forma en que sabemos que el cuerpo quema grasas, varios estudios han demostrado que entrenar focalizándose en la zona en que queremos adelgazar no funciona.

Por ejemplo, este estudio, realizado con 24 personas, demostraron que entrenar durante 6 semanas enfocándose en los abdominales no supuso una pérdida de grasa abdominal.

Este otro estudio hizo un seguimiento de 40 mujeres con sobrepeso u obesidad durante 12 semanas, y encontró que hacer entrenamientos de resistencia enfocados a los abdominales no tuvo ningún efecto respecto a la grasa abdominal, especialmente al compararlo con otras mujeres que solo llevaron a cabo un cambio alimentario.

No es que entrenar no sirva para quemar grasa. En este otro estudio, 104 participantes llevaron a cabo durante 12 semanas entrenamientos centrados en su brazo no dominante (el izquierdo los diestros y el derecho los zurdos). Al terminar, los científicos comprobaron que el porcentaje de grasa corporal había disminuido, pero se trataba de un efecto generalizado en todo el cuerpo y no centrado en el brazo ejercitado por cada uno.

Estos son solo algunos de los estudios que han demostrado que no es posible quemar grasa localizada en un punto del cuerpo ejercitando solo esa zona.

Para quemar grasa, busca el déficit calórico

Tal y como explica este artículo de la revista Yale Scientific, existe otro motivo por el que la quema de grasa focalizada no funciona: los ejercicios con los que se intenta en realidad no queman demasiadas calorías.

Hacer ejercicios de fuerza es una forma eficaz de aumentar la masa muscular y con ello el consumo calórico de nuestro cuerpo, pero deben ser ejercicios bien diseñados y mejor si involucran a varios grupos musculares, en vez de centrarse en una sola zona del cuerpo.

En resumen, si quieres perder grasa, lo mejor que puedes hacer es vigilar bien tu alimentación para asegurarte de que aportas a tu cuerpo menos calorías de las que quema, provocando así un déficit calórico que es el único truco para perder masa grasa. Hacer ejercicio es una buena forma de favorecer ese déficit, pero teniendo en cuenta que no puedes decidir por qué zona del cuerpo empezar a quemar grasas.

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

DEPORTES â€“ EJERCICIOS â€“ FITNESS â€“ SALUD â€“ SALUD DE LA A-Z

Cómo traer a otros a Cristo – Juan 1:35-42 – 27 Oct

Juan 1:35-42

Andrés es el discípulo conocido por traer personas a Jesucristo. Justo después de encontrarse con el Señor, presentó a su hermano Simón Pedro al Mesías. En otra ocasión, cuando una gran multitud tenía hambre, encontró a un niño con cinco panes y dos pescados, y lo llevó al Señor (Juan 6:8, 9). Cuando unos ciudadanos griegos quisieron conocer a Cristo, Andrés, junto a Felipe, se encargó de hablarles de Él (Juan 12:20-22). El discípulo tenía gran entusiasmo por el Salvador.

La propia experiencia de conversión de Andrés lo motivó a dar a conocer a otros a Quien había cambiado su vida.

¿Qué hay de usted? ¿Ha perdido el gozo de su salvación? Si su vida espiritual se ha vuelto monótona e insípida, es hora de recordar lo que Cristo ha hecho por usted, y pedirle que le restaure la alegría.

Piense en cómo anhelaba Andrés conocer al Salvador y pasar tiempo con Él (Juan 1:38, 39). El ejemplo del discípulo es un buen recordatorio de que la dulce comunión con el Señor no debe terminar con el tiempo devocional. También debe estimular el deseo de compartir con otros el gozo que encontramos en nuestra relación con Cristo. Andrés estaba motivado por su convicción de que el Señor Jesús era el Mesías (vv. 40, 41). Había encontrado la respuesta para un mundo perdido y angustiado, y quería que otros lo supieran.

Cuando Andrés respondió el llamado al discipulado, el Señor le dijo que estaría pescando hombres en vez de peces (Mateo 4:18, 19).

Como seguidores de Cristo, también tenemos dicha tarea. Nuestros estilos y oportunidades varían, pero cada uno de nosotros es responsable de desarrollar el hábito de llevar a otros a Cristo.

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA

5 razones para adoptar un gato que ayudarán a tu salud mental

A pesar de las ideas que dicen que los gatos son traicioneros y poco fieles, es bien sabido que estos pequeños animales suelen volverse parte de las familias que los adoptan. Inclusive existen estudios que apoyan los beneficios de su compañía al bienestar de las personas.

Por ese motivo te traemos 5 razones por las que tener un gato mejorarán tu salud mental:

1. Acariciar a tu gato reduce el estrés

El ronroneo agradable del animal relaja nuestros nervios. Además, este es prácticamente un masaje natural (científicamente comprobado), ya que produce vibraciones que ayudan a bajar la ansiedad.

2. Disminuye la sensación de soledad

Según estudios, es posible compensar necesidades sociales humanas al llegar a casa y tener un felino que te reciba e incluso escuche cuando le hables.

Puedes hablar con ellos y se te quedan viendo como si entendieran lo que les estás explicando, por ello no tendrás tanto la sensación de que no puedes hablar con otros.

3. Los gatos aumentan tu autoestima

Si necesitas afecto, estos animalitos te buscan al llegar, solicitan mimos constantemente, se restriegan por tus piernas y te dan con la cabeza en señal de cariño. Tu sentido de utilidad se eleva al cuidarlos.

4. Ayudan a superar depresiones

Los gatos te mantienen ocupado y alejarte de la apatía al ver todos los cuidados y atención que requiere tu gato, ayuda a mantenerte activo. Te obligas a preparar comida para ambos y al verlo feliz, liberarás oxitocina.

Amar a un gato, así como recibir sus caricias mejora el sistema inmunitario. De hecho,  estudios han demostrado que los niños que crecen con mascotas tienen menos posibilidades de desarrollar alergias o asma en distintas etapas de crecimiento.

5. Los gatos te invitan a meditar

Observar constantemente los paseos de tu gato, cómo juegan, se lamen o se estiran al borde de una ventana, nos hace pensar en la relajación que necesitamos, en el silencio y la tranquilidad que nos ayudaría a sentir el presente.

Según un estudio de la Fundación Affinity 67% de los propietarios de gatos afirman que su mascota siempre está allí cuando lo necesitan y el pensar en ellos los reconforta. 

Desde GUÍA SALUD Y VIDA te invitamos a explorar las posibilidades de adoptar un gato; el vínculo que podrías forjar seguramente será un ganar ganar del que no te arrepentirás. Y si tienes dudas, no olvides revisar nuestras fuentes y recordar que ciertos problemas con tu salud mental ameritan de una atención psicológica especializada (nuestro directorio podría ayudarte).

Nuestras Fuentes:

https://www.mundopsicologos.com/articulos/tener-gato-es-bueno-para-la-salud

https://www.doctoraki.com/blog/bienestar-y-salud/6-beneficios-de-tener-un-gato-para-tu-salud-mental/

https://www.fundacion-affinity.org/contigo-7-vidas/el-primer-estudio-en-el-mundo-sobre-el-vinculo-entre-personas-y-gatos

https://www.hola.com/mascotas/20190730145200/gatos-buenos-mejorar-salud-cs/

Curado por: Luis J. Centeno.

En Guía, Salud y Vida, te invitamos a revisar nuestros artículos de interés:

DIRECTORIO MÉDICO â€“ SALUD â€“ BELLEZA â€“ FITNESS â€“ BEBE Y MAMÁ â€“ MENTE SANA

Amor y Matrimonio: Día 2 – Colosenses 3:1-19 – Dic 8

Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios.

Su vieja naturaleza nunca podrá ser mejor pareja cómo lo es la nueva natura. Este pasaje nos reta a hacer a un lado las pobres acciones que siempre se interponen en el camino de un matrimonio saludable y vestirnos con el cáracter de Cristo. Aunque aparentemente suene tan fácil como ponerse un abrigo, lean juntos y escuchen cuál es ese rastro pecaminoso que más les cuesta trabajo quitarse y cúal es el que Dios quiere que vistan. Confiesen las formas en que han fallado en ponerse el cáracter divino y pidan perdón a su pareja.

Oren juntos para que Dios les de la determinación para ponerse SU traje una y otra vez cada día.

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA

¿Por qué me duelen los Hombros y el Cuello?

El dolor de cuello y hombros es una de las molestias musculares más frecuentes en la población. Se manifiesta como una sensación de tensión que puede llegar a reducir de manera notoria la capacidad de movimiento.

El problema es que el estilo de vida moderno nos obliga a someter al cuerpo a un constante esfuerzo físico que compromete esta zona. Además, otros factores como el estrés, el ejercicio extenuante o los traumatismos pueden derivar en estas dolencias.

Por lo general, para reducir este problema, se consumen medicamentos antiinflamatorios como el ibuprofeno o paracetamol. Aún así, hay quienes buscan otras formas de calmarlo, pues los fármacos no siempre son suficientes.

¿Cuáles son las causas del dolor de cuello y hombros?

En primer lugar, cabe hacer un breve repaso sobre las causas del dolor de cuello y hombros. Esto es importante, pues de ahí se deriva el tipo de tratamiento. En la mayoría de los casos, la tensión es el resultado de un esfuerzo constante en la zona.

  • Hábitos como el uso excesivo del móvil o el ordenador pueden ser detonantes de este dolor. Al inclinar la cabeza hacia abajo, los músculos del cuello y las vértebras cervicales acaban sujetando el peso de la misma, lo que se traduce en tensión.
  • El ejercicio extenuante o los traumatismos por accidentes son otra causa. En este último caso, la atención médica es determinante para un correcto tratamiento.
  • Algunas enfermedades, como la artritis reumatoide o el cáncer, tienen entre sus manifestaciones clínicas esta dolencia. Es necesario seguir las indicaciones médicas para hacerla llevadera.

Consejos para calmar el dolor de cuello y hombros

El dolor de cuello y hombros puede ser incapacitante cuando no se le brinda un tratamiento adecuado. Si bien lo podemos mejorar con algunos cuidados básicos, es conveniente acudir al médico para conocer otras opciones terapéuticas.

El tratamiento del dolor de cuello y hombros varía en función de su causa. Si es un dolor puntual, causado por una mala postura o un movimiento brusco, los analgésicos y algunos cuidados básicos pueden ayudar. Sin embargo, si se trata de un traumatismo o enfermedad, será el médico quien determine el plan terapéutico¿Qué podemos hacer?

Corregir la postura

La postura es uno de los factores más importantes en el desarrollo de esta molestia. Por ello, debemos prestarle especial atención a la misma; no solo en el trabajo, sino también en hábitos cotidianos como al usar los dispositivos móviles.

Lo ideal es colocarse con la cabeza erguida. Permanecer durante mucho rato con la cabeza inclinada hacia abajo hace que esta zona soporte toda la tensión. Por ello, también es recomendable realizar descansos para movilizar el cuello y relajar los músculos.

Movilizar la zona

Para promover el alivio del dolor de cuello y hombros es fundamental movilizar la zona. No se trata de forzar los músculos, sino de mantener posturas durante 15 o 20 segundos para reducir la tensión en los músculos.

  • En primer lugar, se recomienda inclinar la cabeza hacia un lado y después hacia el otro.
  • Otro movimiento importante es la rotación, tanto de la cabeza como de los hombros.
  • También es bueno estirar los brazos detrás de la cabeza, y hacer presión con el codo hacia abajo.

Medidas fisioterapéuticas

Acudir al fisioterapeuta debe de ser una de las principales acciones cuando el dolor de cuello y hombros se mantiene en el tiempo. Este profesional nos puede orientar sobre cómo hacer los estiramientos y qué posturas debemos corregir.

Además, mediante masajes, técnicas de estimulación eléctrica o con aplicación de calor ayuda a mejorar las molestias. En algunos casos, se emplea la tracción con pesas y poleas para estirar el cuello. Incluso, se puede inmovilizar el cuello durante periodos cortos para reducir la presión.

¿Qué debemos recordar sobre el dolor de cuello y hombros?

El dolor de cuello y hombros nos puede aquejar a todos en algún momento, ya sea por malas posturas, estrés, traumatismos, demasiado esfuerzo físico, entre otros factores. Sin una atención adecuada, llega a ser incapacitante, ya que se prolonga en el tiempo.

En un principio, corregir la postura y hacer ejercicios de estiramiento puede ser suficiente para promover su alivio. No obstante, si el dolor persiste, es necesario consultar al profesional. Cuando su origen son causas más graves, como enfermedades, es necesario recibir un tratamiento individualizado. 

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

SALUD â€“ SALUD DE LA A-Z

Familias Unidas: Día 4 – Mateo 14:22-34 – Sep 30

Soledad o comunidad

Hagamos

Una pila de manos: Que los integrantes del hogar se paren alrededor de una pequeña mesa o superficie. Un miembro de la familia coloca la mano derecha en la mesa, con la palma hacia abajo. La siguiente persona coloca su mano derecha encima de la primera mano. La tercera persona igualmente coloca su mano derecha encima de las dos anteriores, y así sucesivamente hasta que todas las manos derechas estén apiladas. Luego la mano izquierda de cada persona se va sumando a la pila. Una vez que estén todas las manos, la primera persona saca su mano derecha de abajo y la coloca encima de las otras. Luego la persona cuya mano ahora se encuentra abajo desliza la mano y la coloca encima. ¡Procuren mover las manos cada vez más rápido!

Conversemos

La COVID-19 hace que no sea seguro tomarnos de la mano con personas que no vivan bajo un mismo techo con nosotros. En consecuencia, podemos llegar a sentirnos solos porque no podemos tener tiempo con la familia extendida y con nuestros amigos. Si bien los podemos ver en una pantalla, ¡no podemos abrazarlos! La soledad es un verdadero motivo de preocupación para muchas personas en nuestras familias y comunidades en todo el mundo.Pensemos en cómo podemos elegir ser una comunidad a pesar de la distancia.

Dialoguen:

  • ¿Sabes de algún familiar o amigo que se está sintiendo solo? Comparte su nombre. (Más adelante habrá tiempo para orar por ellos).

Exploremos

¿Qué tiene Dios que decir al respecto?

Lean Mateo 14:22-34 juntos en familia.

Pedro deseaba poner en práctica su fe así que descendió del barco. Las cosas empezaron bien. Pedro tenía la mirada fija en Jesús. Pero luego miró hacia abajo. Pedro se dio cuenta de las olas y el viento y le entró pánico. Fue ahí que empezó a hundirse. Por más difíciles que parezcan las cosas, no estamos solos; Jesús está con nosotros.

Reflexionemos

Jesús extendió la mano y salvó a Pedro. ¿Quién está solo hoy? ¿Cómo podemos extenderle la mano para ayudarle?(No podremos tomarle de la mano, pero podemos llamar o enviar un mensaje).

Pide que alguien en la familia lea en voz alta lo siguiente:

“Lo opuesto de soledad es comunidad«.

«Dios nos pide que tendamos la mano a otros. Él nos dio familias y amigos con quienes podemos compartir la vida, y nos ha dado la iglesia como familia de Dios. Aunque no podamos encontrarnos con otras personas, sí podemos cuidar el uno del otro. Dios siempre está con nosotros, incluso cuando nos sintamos solos y confinados en la casa.

Recuerda: fija la mirada en Jesús. ¡Nunca estás solo!”

Reaccionemos

Elijan por lo menos una de las siguientes opciones:

  • Canta una canción que elijas como familia.
  • Tomen un tazón de agua y salgan a la vereda o a una grada de cemento. Mojen un dedo en el agua y cada uno escriba en el cemento el nombre de una persona que se siente sola. Oren como familia por estas personas.

Oremos

Terminen pronunciando esta oración como bendición (Números 6:24-26)

“Jehová te bendiga, y te guarde; Jehová haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia; Jehová alce sobre ti su rostro, y ponga en ti paz”.

Citas Bíblicas para estudiar:

Mateo 14:22-34

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA

Lactancia Materna y Epilepsia: ¿Es posible?

La epilepsia y la lactancia materna representan una combinación que genera dudas en las madres con la enfermedad. Vamos a desentrañar en este artículo cuáles son las recomendaciones para amamantar, a pesar de estar medicada.

La lactancia materna, en general, está recomendada para todos los recién nacidos de madres con epilepsia. De manera habitual, el uso de los medicamentos antiepilépticos no genera efectos secundarios en el bebé que toma la leche materna.

Esta es una duda muy frecuente entre las madres epilépticas lo que se refiere a la lactancia, y por eso representa un tema que hay que considerar siempre en estos casos. El cuidado del niño también depende de la correcta alimentación como eje del crecimiento.

Veremos algunas recomendaciones a tener en cuenta para minimizar cualquier posible efecto indeseado. Partimos de la afirmación de que la epilepsia y la lactancia materna son compatibles.

Algunas definiciones sobre Epilepsia

La epilepsia se define como un trastorno en el cual una persona tiene convulsiones debido a un proceso crónico subyacente en el cerebro. Este proceso provoca descargas repetidas de impulsos neuronales, en forma sincrónica.

Por otro lado, la convulsión o crisis convulsiva es un episodio súbito producido por estas descargas anormales y excesivas, o actividad neuronal sincrónica cerebral. Esto producirá un desequilibrio entre la excitación y la inhibición del cerebro.

Debemos aclarar que la presencia de una o varias convulsiones, cuya causa sea corregible o evitable, no es sinónimo de epilepsia. En la epilepsia, como mencionamos previamente, existe una alteración a nivel cerebral que no se puede corregir.

Existen diferentes tipos de epilepsias, y cada una tiene un tratamiento y pronóstico particular. El uso de fármacos antiepilépticos es la modalidad de abordaje más difundida.

Ilustración conceptual de células neuronales con nudos de enlace brillante. neuronas en el cerebro con efecto de foco. las células synapse y neuron envían señales químicas eléctricas. ilustración 3d Foto Premium

¿Cuál es el tratamiento que se utiliza en la Epilepsia?

El tratamiento de un paciente que sufre epilepsia se basa en la indicación de medicamentos antiepilépticos. Como bien adelantamos, es la medida que más se emplea en el abordaje de esta patología.

El escenario ideal es el de lograr una prevención completa de la aparición de convulsiones, sin presentar efectos secundarios, o al menos minimizar la aparición de los mismos. De preferencia se utilizará un solo medicamento. A esto se lo llama dosis mínima eficaz en monoterapia.

Siempre se comenzará administrando un único medicamento antiepiléptico, sobre el cual se irá incrementando la dosis, de ser necesario. En algunos casos más rebeldes a la terapéutica, será necesario utilizar más de un fármaco.

En general, la búsqueda del tratamiento adecuado es un proceso de ajuste que puede llevar un tiempo prolongado hasta lograr su objetivo. Para llevar a cabo estos ajustes se realizan estudios de medición y dosaje en la sangre del paciente.

Aspectos especiales de la epilepsia durante la Lactancia Materna

Hoy en día, la epilepsia y lactancia materna son compatibles. Es muy importante que estas madres realicen controles más estrechos durante el embarazo, así como en la etapa postparto.

Durante el embarazo se prestará mayor atención a las mediciones de los antiepilépticos en la sangre, dado que el embarazo puede disminuir el medicamento que se distribuye en el cuerpo. A esto se sumará un mayor riesgo por parte de la embarazada de sufrir crisis convulsivas. Por estos motivos, puede que sea necesario aumentar la dosificación de la medicación en estas etapas.

Una vez que ha pasado el parto, se tendrán en cuenta ciertos aspectos que pueden cambiar el tratamiento y los cuidados en la etapa de lactancia:

  • Dosis utilizada de medicamento antiepiléptico: por lo general, se realizará un nuevo ajuste de dosificación. Casi siempre de disminución.
  • Posible aparición de crisis convulsivas debido a la falta de buen dormir: se aconsejará evitar la falta de buen dormir, ya que esto es un factor disparador de crisis convulsivas.
  • Precauciones de seguridad del recién nacido: es preferible evitar el colecho, y realizar actividades de baño del recién nacido acompañada.

Como dijimos, la alimentación a través de la lactancia materna no se encuentra contraindicada. Al contrario, siempre que sea posible se aconsejará mantenerla de manera exclusiva por seis meses, y luego continuarla durante la alimentación complementaria por dos años.

Los medicamentos para la Epilepsia y la Lactancia Materna

Mamá feliz abrazando a su bebé, concepto de lactancia. Foto Premium

Existe una larga lista de diferentes medicamentos antiepilépticos utilizados de forma regular. Estos fármacos pasan a la leche materna en cantidades variables.

A pesar de ello, con la gran mayoría de los antiepilépticos que se usan no se vieron efectos indeseados en el recién nacido. Algunos de ellos no penetran en la leche materna en niveles importantes, y otros sí lo hacen.

La elección por parte del neurólogo de la medicación antiepiléptica a indicar tendrá en cuenta estas diferencias entre fármacos. Además, es importante que la madre no se salte las dosis, aunque se le recomiende dividir la dosis diaria o dejar pasar unas horas desde la toma del medicamento para alimentar al bebé.

¿Es seguro para el bebé?

En los casos en que el pasaje a leche materna de los medicamentos sea importante, el recién nacido puede presentar somnolencia y dificultad para succionar o mostrarse irritable. Es por este motivo que hay que tener un control estricto de la dosificación, basada en los niveles sanguíneos maternos.

Como conclusión, destacaremos la importancia del seguimiento estrecho por parte del neurólogo durante el embarazo y lactancia, a fin de cuidar la salud del recién nacido y su mamá. Sólo un médico podrá definir el uso de los fármacos y su eventual suspensión.

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

ALIMENTACIÓN DEL BEBE â€“ EMBARAZO â€“ LACTANCIA MATERNA â€“ MATERNIDAD