OTROS ARTÍCULOS

Halitosis: Una afección más común de lo que imaginas

La halitosis o mal aliento, es un trastorno bastante común que afecta a casi la mitad de la población en algún momento de su vida. El mal olor característico de la halitosis puede estar originado por diversas causas, aunque lo más habitual es que esté relacionado con una deficiente higiene de la cavidad bucal, que facilita la acumulación de sarro y por tanto la proliferación de bacterias que producen sustancias que despiden un desagradable olor. También puede estar causado por piercings en la lengua o por caries muy extensas.

Algunas patologías del aparato respiratorio, como el cáncer de pulmón, la sinusitis o la bronquitis, así como las que se producen en el tubo digestivo, como la gastritis, la hernia de hiato o la presencia de Helicobacter pylori también pueden provocar un olor desagradable al que debe ponerse solución cuanto antes para evitar que afecten a la salud y a la vida social de la persona.

La escasez de saliva, con la consecuente sequedad de boca, está también asociada a la halitosis. Las glándulas salivales segregan un fluido compuesto en un 99% por agua, la saliva, que tiene propiedades antisépticas y cumple la función de mantener limpia y lubricada la cavidad oral; así, cuando la cantidad de saliva no es suficiente la higiene bucal se resiente.

Resulta muy desagradable padecer halitosis. Para el que la sufre el problema no está tanto en el olor (que habitualmente no percibe), como en la inseguridad que le provoca. Los afectados sienten vergüenza y temor por molestar a otras personas, se sienten sucios y culpables por su mal aliento, y sus relaciones sociales se ven deterioradas. Además, en los casos más graves, las personas de su entorno también encuentran insoportable el olor.

El mal aliento o halitosis puede ser un signo de padecer alguna enfermedad, como una insuficiencia renal crónica (en este caso el aliento tiene olor a amoníaco), una diabetes mal controlada, sinusitis, una alteración en el funcionamiento del hígado, infecciones en el pulmón o problemas gastrointestinales.

El consumo de tabaco, alcohol o café, así como ciertos alimentos como el ajo y la cebolla, también están relacionados con la aparición de halitosis o mal aliento.

También existen numerosos fármacos que tienen como efecto secundario la disminución de la producción de saliva, y al tener la boca seca se genera el mal aliento.

La halitosis se puede originar, asimismo, a causa de una dieta pobre en hidratos de carbono. La carencia de estos nutrientes, que podemos encontrar en alimentos como la pasta, los cereales, las patatas, el arroz, el pan y las legumbres, provoca que el organismo utilice las grasas para conseguir la energía que necesita. Al metabolizar las grasas se produce cetosis o cetoacidosis, que consiste en un incremento de cetonas en la sangre y la orina. El mal aliento, en este caso, es la consecuencia de la eliminación de pequeñas cantidades de acetona, que producen un olor característico.

La raíz del problema, sin embargo, se encuentra, en el 90% de los casos, en una proliferación excesiva de bacterias en la boca, que inducen la formación de placa bacteriana sobre los dientes, y producen ácidos y compuestos sulfatados volátiles, que son los responsables del mal olor.

Cuando se sufre halitosis, ciertas situaciones pueden agravar todavía más el problema, como usar dentadura postiza, roncar, los empastes y coronas de mala calidad, tener caries, sinusitis, llagas o infecciones en la cavidad bucal, el estrés, el consumo de tabaco y, por supuesto, la xerostomía o boca seca.

En cuanto al tratamiento de la halitosis, las soluciones al mal aliento comienzan por intentar detectar cuáles son las causas de la halitosis. Como en la mayor parte de los casos (más del 90%) el trastorno está asociado a problemas orales (infecciones, sequedad, bacterias…) o a una higiene bucodental inadecuada, para eliminarlo hay que empezar por mejorar los hábitos de higiene, cepillarse los dientes, encías y lengua después de cada comida con una pasta con alto contenido en flúor, y emplear también el hilo dental y el colutorio para alcanzar las zonas que no son accesibles con el cepillo.

Es necesario, además, visitar al dentista con regularidad, al menos una vez al año, para prevenir las caries u otras afecciones dentales, comprobar que no se haya deteriorado ninguna reconstrucción dental, y eliminar el sarro con una limpieza dental profesional.

Dejar de fumar, no beber alcohol, y limitar el consumo de alimentos que favorecen el mal olor de la boca, como los picantes, el ajo y la cebolla, son los principales factores de riesgo evitables.

10 Remedios caseros para eliminar el mal aliento

Si la halitosis se resiste a desaparecer, estos diez remedios caseros para combatir el mal aliento pueden ayudar a mantener a raya este desagradable olor:

  • Después de cada comida, mastica un trozo de limón (con cáscara) durante unos minutos.
  • Si no tienes la posibilidad de cepillarte los dientes tras la comida, al menos enjuágate la boca con agua, y masca después chicle sin azúcar.
  • Toma de vez en cuando caramelos de menta (sin azúcar) o, mejor aún, frota tu lengua con hojas de menta, que ayudan a eliminar la capa bacteriana que se deposita en su superficie.
  • No permanezcas mucho tiempo sin ingerir algún alimento; entre comidas puedes comer una manzana o una zanahoria.
  • Prepara una infusión, hirviendo durante diez minutos una cucharada de hierbabuena en una taza de agua, y tómala después de comer.
  • Al cepillar los dientes, no olvidar que también se deben cepillar las encías y la lengua, y reemplazar el cepillo con asiduidad (una vez cada mes o mes y medio).
  • Pon a hervir varias ramitas de perejil con dos o tres clavos de olor enteros en dos tazas de agua. Revuelve la mezcla mientras se está enfriando, cuélala, y emplea el líquido para enjuagarte la boca varias veces al día. También puedes masticar directamente hojas de perejil para aumentar la producción de saliva. lo que unido a su intenso aroma te proporcionará un aliento fresco.
  • Masca unas ramas de apio de vez en cuando; el apio refresca la boca y combate el mal aliento.
  • Existen muchas hierbas cuyas propiedades aromáticas las hacen idóneas para evitar la halitosis, como la menta, el eucalipto, el tomillo, la salvia o el romero. Puedes hacer infusiones hirviéndolas durante 15 minutos (una cucharada pequeña de cada una en una taza de agua), o mascar directamente algunas hojas. Las infusiones de té verde están especialmente indicadas para combatir el mal aliento porque reducen significativamente la concentración de sustancias en descomposición en la cavidad oral y tienen efecto desodorante.
  • Si el mal aliento se debe a problemas digestivos, puedes emplear semillas de cardamomo (masticarlas lentamente después de la comida limpia la boca y elimina el mal olor de otros alimentos, aunque su sabor es bastante fuerte) o infusiones de hierbas digestivas como el hinojo, el anís o la manzanilla.

Cómo aliviar el síndrome de la boca seca o Xerostomía

El síndrome de la boca seca, o xerostomía también es una causa habitual de mal aliento. Si tienes este problema, estos consejos te ayudarán a aliviarlo y a prevenir la halitosis:

  • Beber agua con frecuencia.
  • Tomar zumos elaborados con cítricos (naranja, limón, mandarina, pomelo), ya que el ácido cítrico estimula la secreción de saliva.
  • Mascar chicle sin azúcar, que también favorece la salivación.
  • Evitar los alimentos muy secos o fibrosos, e incrementar el consumo de ensaladas.
  • Consultar al médico si se toman medicamentos que producen boca seca para sustituirlos por otros que no tengan este efecto secundario.

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

SALUD â€“ SALUD DE LA A-Z

Nuevo Normal: Día 5 – Salmos 121:1-2 – Ago 19

Más capacidad

Dios quiere darte Nuevos Normales. Nueva influencia, nueva plataforma, nuevas bendiciones, nuevas dinámicas en tu vida, tu familia, tus amistades, pero para ver esa nueva realidad tienes que desarrollar nuevas capacidades y para eso, tendrás que estirarte.

Isaías 54:2-3, dice:

“Estira el espacio de tu tienda, alarga tus cortinas, alarga tus cuerdas, refuerza tus estacas, porque a tu derecha y a tu izquierda te vas a extender.”

En este pasaje Dios le dice a Israel: Hagan un espacio más grande porque voy a bendecirlos más, voy a darles un Nuevo Normal.

¿Sabes? A veces Dios nos da esas instrucciones y esos sueños. A lo mejor es el sueño de terminar una carrera profesional, poner una empresa nueva, construir una casa, empezar una obra de arte, planear un viaje pero no siempre es tan fácil. Hay limitantes y paredes que te quieren frenar, en esos momentos sientes que no puedes más, que se te acabaron tus capacidades, tus ideas, quizá no sabes cómo administrar eso que estás teniendo, cómo tocar puertas y emocionalmente no puedes con tanto estrés. 

Algunos permiten que el estrés entre a su espíritu y eso se convierte en angustia, y esa angustia te limita y te paraliza.

Dicen que las mejores uvas se producen en los años de mayor estrés para la viña. Cuando hay sequía la viña tiene que echar raíces más profundas, más abajo para encontrar nutrientes y encontrar agua para poder hacer crecer las uvas. En los años de mayor sequía y mayor estrés, la uva tiene la piel más fuerte y el sabor más fuerte. Los mejores vinos se producen en los años de mayor estrés.

¡Qué interesante! Quizá el mejor vino en tu vida, los mejores éxitos, los mejores logros en tu carácter, en tu fe, en tu oración, en tu familia, tus amistades, tu empresa, van a suceder en esos momentos de mayor estrés.

Tus mejores lecciones van a suceder ahí. Yo creo que Dios quiere estirar tus capacidades, quiere extender tu vida porque
vienen Nuevos Normales para ti.

Citas Bíblicas para estudiar:

Isaías 54:2-3
Salmos 121:1-2
Jeremías 1:7-8

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA

La televisión y la infancia: favoreciendo el desarrollo de la obesidad

0

Hace tiempo que los expertos vienen alertando del incremento en las cifras de obesidad de niños y adolescentes en todo el mundo.

Las causas que favorecen la obesidad son variadas, pero según un estudio elaborado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) se relacionarían en mayor o menor medida con el consumo de televisión en los primeros años de la infancia, pues este comportamiento promueve hábitos de vida poco saludables que influyen en el desarrollo de sobrepeso y obesidad en niños.

Los niños más apegados a la televisión tienen un mayor riesgo de obesidad

obesidad

Un equipo liderado por el ISGlobal ha realizado un estudio para identificar qué hábitos de vida pueden influir en el desarrollo de sobrepeso y obesidad durante la infancia. Y entre todos los comportamientos analizados, el consumo de televisión es el que muestra una relación más fuerte con la aparición de sobrepeso y obesidad.

El estudio ha sido publicado en la revista Pediatric Obesity, y se ha basado en los datos de 1.480 niños y niñas de las provincias Españolas de Sabadell, Guipúzcoa y Valencia que han participado en el Proyecto INMA (Infancia y Medio Ambiente), una red de investigación española dirigida a estudiar el papel de los contaminantes durante el embarazo y sus efectos en la infancia.

Cuando los niños participantes tenían cuatro años, los expertos preguntaron a sus padres a través de cuestionarios detalles sobre los hábitos de vida habituales de sus hijos, preguntándoles acerca de:

  • La actividad física
  • Las horas de sueño
  • El consumo de televisión
  • La ingesta de vegetales
  • El consumo de alimentos ultraprocesados


«La mayoría de estudios hasta ahora se han centrado en el impacto que tienen estos hábitos por separado, sin valorar los efectos acumulativos. Pero sabemos que los comportamientos poco saludables tienden a coexistir e interrelacionarse entre sí, y por eso los hemos examinado en conjunto» – apunta Martine Vrijheid, investigadora de ISGlobal.

Con el objetivo de medir el impacto que ejercen estos hábitos en la salud de los niños, los investigadores también calcularon sus índices de masa corporal (IMC), diámetro de la cintura y presión sanguínea de cada uno de los participantes, tanto a los cuatro como a los siete años. De acuerdo con los resultados obtenidos, los niños que con cuatro años eran menos activos y consumían más televisión, tenían un mayor riesgo de sufrir sobrepeso, obesidad y síndrome metabólico al cumplir siete años.

Televisión y «comida basura»

Según estos datos, podríamos pensar que la relación entre televisión y obesidad se debería al sedentarismo, pero los investigadores no han encontrado esta relación entre aquellos niños que dedican un mayor tiempo a realizar otro tipo de actividades sedentarias como pintar, hacer puzzles o leer.

La explicación podría estar en la exposición (y posterior consumo) de «comida basura» a la que son sometidos los niños que ven la televisión: «Cuando miran la televisión, los niños y niñas ven gran cantidad de anuncios de comida poco saludable. Esto puede propiciar el consumo de estos alimentos», afirma Dora Romaguera, colíder de la investigación y miembro de ISGlobal.

No es la primera vez que los expertos alertan de esta peligrosa asociación. Y es que los productos ultraprocesados que se anuncian en la televisión (como bollería industrial, galletas, bebidas azucaradas, cereales refinados…) suelen llamar poderosamente la atención de los niños, especialmente cuando la publicidad va dirigida a ellos utilizando recursos llamativos, como pegadizas canciones, personajes de animación, envoltorios de colores o regalos promocionales en el interior del paquete.

Según el estudio, cuando el consumo de este tipo de productos se lleva a cabo a los cuatro años, se ha relacionado con un mayor índice de masa corporal a la edad de siete años.

Televisión y menos actividad física y horas de sueño

Pero además de la asociación entre televisión y consumo de productos ultraprocesados, el tiempo que los niños pasan delante de la pantalla repercute en una menor actividad física y una reducción en sus horas de sueño, factores que indudablemente influyen en la aparición de sobrepeso y obesidad.

Y es que para prevenir la obesidad infantil no solo es importante la práctica de ejercicio físico y actividades al aire libre, sino también el correcto descanso de los niños atendiendo a las recomendaciones de los expertos según su edad:

«Un tiempo de sueño adecuado en la primera infancia es crucial para el control del peso más adelante. Según estudios previos, el 45 por ciento de los niños y niñas no duermen las horas recomendadas por día. Esto es preocupante,porque se ha visto que la falta de sueño en la infancia tiende a relacionarse con la obesidad» – señala Sílvia Fernández, investigadora posdoctoral de ISGlobal.

Los hábitos de vida en la infancia repercuten en su salud adulta

Tal y como señalan los investigadores de este estudio, identificar aquellos hábitos que fomentan el sobrepeso y la obesidad en las primeras etapas de la vida es crucial para tomar medidas preventivas que eviten su aparición y la de otras afecciones asociadas en la etapa adulta, como enfermedades cardiovasculares y metabólicas.

Y es que no debemos olvidar que la salud de nuestros hijos en un futuro estará determinada en gran medida por los hábitos de vida que lleven durante los primeros años de su infancia, por lo que es imprescindible adoptar las medidas adecuadas que favorezcan su correcto desarrollo.

Recordemos que según la OMS, los niños deberían hacer un uso de las pantallas inferior a dos horas diarias. Este tiempo abarcaría tanto móviles y tablas, como computadoras, televisión y videojuegos. Sin embargo, y tal y como han puesto de manifiesto estudios realizados con anterioridad, gran parte de los niños y adolescentes incumplirían este dato, y es muy preocupante.

Pero además de controlar el tiempo de pantallas, los padres debemos procurar diariamente la práctica de ejercicio físico y juegos al aire, así como cuidar su correcto descanso y mantener una alimentación sana y equilibrada desde sus primeros años de vida.

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

BEBE Y MAMÁ â€“ FAMILIA â€“ MATERNIDAD

Síndrome del Túnel Carpiano ¿De qué hablamos?

Es una enfermedad que se produce por la compresión del nervio mediano en su recorrido hacia la mano por el túnel carpiano y que provoca adormecimiento de los dedos de la mano y dolor en la muñeca.

El túnel carpiano es una estructura anatómica en forma de túnel situada en el interior de la muñeca por el que pasan los tendones flexores de los dedos y el nervio mediano. Si existe un aumento de presión dentro del túnel carpiano, se producirá una lesión por compresión de este nervio mediano.

¿A quiénes afecta?

Es una patología muy común, siendo la neuropatía de compresión de nervio periférico más frecuente, que afecta al 3% de la población general y a más del 5% de los trabajadores en determinadas ocupaciones que requieren uso repetitivo de las manos y muñecas.

Es mucho más frecuente en mujeres de 40-60 años, siendo bilateral (en ambas manos) en más del 50% de los casos.

¿Qué causa el síndrome del túnel carpiano?

En líneas generales, es bastante común que se relacione con ocupaciones o actividades que supongan:

  • Maniobras manuales repetitivas: movimientos repetidos (por ejemplo en cadenas de montaje, supermercados, peluquerías, etc.) y posiciones forzadas de mano y muñeca (como las de aquellas personas que trabajan continuamente con el ordenador y el ratón).
  • Traumatismos locales: uso regular y continuado de herramientas manuales (un claro ejemplo son las profesiones del ámbito de la construcción y de la mecánica).

En ocasiones hay un componente hereditario por túneles carpianos más pequeños de lo habitual, lo que aumenta las posibilidades de compresión del nervio mediano y la aparición de síntomas.

Asimismo, este síndrome puede también asociarse a tratamientos hormonales, embarazo y lactancia materna, así como a ciertas enfermedades (diabetes, inflamatorias, tumores o artrosis).

¿Qué síntomas tiene?

Al inicio, la mayoría de los pacientes se quejan de:

  • Dolor en la muñeca y antebrazo.
  • Sensación de acorchamiento de los dedos (pulgar, índice, corazón y parte del anular).
  • Calambres y hormigueos en muñeca y mano.

Estos síntomas son típicamente nocturnos y/o posturales, pero si no se tratan, con posterioridad, aparecerá debilidad y atrofia de músculos de la mano, así como torpeza al manipular objetos.

¿Cuál es su diagnóstico y tratamiento?

La sintomatología es bastante característica y ayuda, en la mayor parte de los casos, a orientar al médico en su diagnóstico. Este llevará a cabo dos tipos de pruebas clínicas para determinar la sensibilidad y fuerza de la mano:

  • Signo de Tinel: consiste en golpear la base de la muñeca. Si hay lesión, se producirá una sensación de calambre en los dedos índice y medio.
  • Signo de Phalen: se colocan las muñecas flexionadas con los dedos mirando hacia abajo. Si hay lesión, esta posición genera adormecimiento y hormigueo de los dedos.

Se puede realizar un estudio neurofisiológico que ayude a valorar el grado de afectación del nervio mediano (leve, moderado o severo). Este estudio consiste en:

  • Electromiograma para valorar la actividad eléctrica del músculo oponente.
  • Estudio de conducción nerviosa sensitiva y motora, que evalúa cómo se transmite el estímulo del nervio.

En algunos casos, el diagnóstico puede complementarse, con pruebas analíticas o de imagen como la ecografía.

Si el grado de compresión es leve, puede evolucionar favorablemente con tratamiento mediante inmovilización de la muñeca por la noche o con la inyección de corticoides. En casos más avanzados, la solución siempre es quirúrgica, liberando el nervio atrapado en el túnel del carpo.

¿En qué consiste el tratamiento quirúrgico?

La operación del túnel carpiano se trata de una intervención muy frecuente y que habitualmente no tiene complicaciones en manos expertas y puede ser practicada de distinta manera:

  • Cirugía mínimamente invasiva: es la más frecuente y se realiza mediante una incisión pequeña de 2 cm. en la muñeca, cortando longitudinalmente el ligamento carpiano transversal y generando más espacio en el túnel para eliminar la presión del nervio. Los síntomas del túnel carpiano desaparecen inmediatamente si la compresión no era grave.
  • Cirugía percutánea: se trata de una técnica poco invasiva que requiere una incisión de 1 cm. y permite acceder al ligamento carpiano para su sección longitudinal y liberación del túnel. Esta cirugía aumenta los riesgos de lesiones asociadas por la menor visibilidad anatómica.
  • Cirugía por endoscopia: esta cirugía secciona el ligamento con la ayuda de una cámara, introducida previamente, que permite visualizar la zona y cortar con seguridad el ligamento transverso del carpo sin lesionar tendones o ramas nerviosas. Si no hay buena visión del túnel está contraindicada por riesgo de lesionar estructuras importantes.

En líneas generales, una vez realizado el tratamiento quirúrgico, el dolor desaparece en pocos días y el resto de los síntomas mejoran en un plazo breve, dependiendo de la gravedad de la lesión del nervio.

Tras la cirugía, y una vez se pasen los efectos de la anestesia, se recomienda utilizar los dedos y realizar actividades manuales que no requieran fuerza. De hecho, si el paciente guarda excesivo reposo, el túnel carpiano puede cerrarse otra vez y reaparecer las molestias.

10 Consejos para prevenir el síndrome del túnel carpiano

  • 1. Adopta una posición correcta de las manos y muñecas para dormir.
    Evita tener las manos dobladas en la cama, así como cualquier postura que pueda causar presión o retención de líquidos en las muñecas.
  • 2. Consulta la conveniencia de usar férulas.
    Tu profesional sanitario te aconsejará sobre la idoneidad de usar estos sistemas de sujeción. Las férulas de descanso te pueden ayudar a mantener la muñeca en una posición neutra mientras duermes, disminuyendo la presión ejercida sobre el nervio mediano. Y las férulas diurnas pueden ser de utilidad a la hora de aliviar el dolor causado por actividades manuales repetidas
  • 3. Apuesta por elementos ergonómicos.
    Si pasas muchas horas delante del ordenador, adopta una buena postura y utiliza ratones ergonómicos y gavetas para el teclado que eviten una posición antinatural de la muñeca y, por tanto, el riesgo de lesión.
  • 4. Programa períodos de descanso durante tu jornada laboral. 
    No solo te ayudarán a despejar tu mente y reponer fuerzas, sino también a impedir una sobrecarga de la muñeca que derive en lesiones musculares o compresión del nervio.
  • 5. Ejercita tu muñeca. 
    Realiza movimientos giratorios con ambas muñecas y moviliza los dedos con los brazos elevados. Contribuirás a mejorar la circulación, así como a mejorar la movilidad y estado físico.
  • 6. Lleva una vida sana.
    El sobrepeso puede incrementar la prevalencia de esta enfermedad. Come de manera variada y equilibrada, hidrátate adecuadamente, duerme bien, practica ejercicio y mantén lejos los hábitos nocivos.
  • 7. Consulta a tu médico y evita la automedicación.
    Ante los primeros síntomas, acude a tu médico para que realice un diagnóstico adecuado. El tratamiento temprano, tanto a nivel postural y de hábitos como etiológico es fundamental para frenar el progreso de esta dolencia.

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

GUÍA DE VITAMINAS Y MINERALES â€“ NUTRICIÓN â€“ SALUD DE LA A-Z

Entrenamiento de fuerza y cardio para hacer en casa

Que nos encontremos confinados no significa que dejemos de entrenar: es una de las pautas clave para mantener un estilo de vida saludable, también en estas circunstancias. Por eso, hoy traemos este entrenamiento que combina trabajo de fuerza y trabajo de cardio, para conseguir un entrenamiento completo sin necesidad de usar más material que objetos que seguramente tienes en casa.

Este entrenamiento, aunque lo haremos seguido, consta de dos partes: una anaeróbica, en la que buscaremos aumentar la fuerza gracias a nuestro peso corporal y otra cardiovascular para terminar el entrenamiento. Todo el entrenamiento lo podremos completar desde la misma sala de nuestra casa.

Comenzaremos por la parte de fuerza en la que realizaremos los siguientes ejercicios uno tras otro sin alargar mucho los tiempos de descanso. No fijaremos un tiempo específico, pero la idea es que no te recuperes del todo entre series y que llegues a la siguiente serie algo cansado, pero que puedas completarla.

EJERCICIOSERIESREPETICIONES
Sentadillas415
Fondos de tríceps en silla312
Flexiones312
Remo de mesa412

Y por último terminamos con un pequeño entrenamiento por intervalos de alta intensidad con una estructura Tabata en el que haremos un único ejercicio. En este caso hemos optado por los burpees ya que se trata de un ejercicio muy completo y además, con poco tiempo, va a acelerar nuestro cuerpo y a ayudarnos a quemar muchas calorías. Si quieres, puedes escoger otro: el skipping, los saltos con comba o los jumping jacks son buenos ejemplos.

Escojamos el ejercicio que escojamos haremos seis u ocho series de 20 segundos de trabajo y 10 segundos de descanso, completando así entre tres y cuatro minutos de trabajo cardiovascular.

Como siempre, para que puedas asegurarte de realizar cada ejercicio correctamente vamos a explicarlos uno a uno.

Empezamos trabajando nuestras piernas con unas sentadillas libres sin peso y profundas. Colocamos los pies con una separación similar a la anchura de nuestros hombros, las plantas de los pies bien apoyadas sobre el suelo y las puntas de los pies mirando hacia adelante.

En esta posición llevamos el glúteo ligeramente hacia atrás, manteniendo la espalda lo más erguida posible en todo momento y flexionamos las rodillas para realizar un movimiento similar al que haríamos de querer sentarnos en una silla que estuviera detrás de nosotros. Ten en cuenta que el peso debe recaer sobre nuestros talones y no sobre las punteras.

Fondos de tríceps en silla

fondos-triceps-silla-entrenamiento-en-casa

Para trabajar nuestros brazos, principalmente la parte posterior, vamos a hacer fondos con una silla o sobre un sillón. Nos colocamos por delante de la silla o sillón, apoyamos las manos con los dedos mirando hacia adelante y apoyamos nuestros pies en el suelo.

Desde esta posición flexionaremos nuestros codos hasta que estos formen un ángulo de unos 90º, dirigiendo siempre nuestros codos hacia atrás. Después, volveremos a estirar nuestros codos para volver a la posición inicial.

Recuerda que, si eres principiante, puedes colocar tus rodillas flexionadas y tus pies cerca de tus glúteos para facilitar el movimiento, cargando así menos peso. Si ya eres experto, mantén las piernas estiradas y los pies alejados de los glúteos.

Flexiones

Para trabajar el pectoral no hay nada mejor que unas flexiones en casa. Podemos hacerlas con los pies apoyados, si tenemos fuerza, o sobre nuestras rodillas si somos principiantes o no podemos completar las 12 repeticiones.

Nos colocaremos en el suelo con las palmas de las manos apoyadas directamente debajo de nuestros hombros, y la puntera de ambos pies o las rodillas en el suelo. En esta posición flexionamos nuestros codos, dirigiéndolos hacia atrás, hasta que el pecho roce el suelo y volvemos a estirar los brazos para completar una repetición.

Remo de mesa

Para trabajar nuestra espalda en casa llevaremos a cabo un remo invertido usando una mesa y nuestro peso corporal. Nos colocaremos debajo de la mesa (puedes también usar una silla, aunque tendrás menos recorrido en el movimiento) y agarramos ambos lados de la mesa con las manos.

En esta posición hacemos fuerza flexionando nuestros codos y acercando nuestro pecho a la mesa todo lo posible: es un movimiento de tirón similar al remo que podemos hacer en el gimnasio o en una dominada. Luego bajamos controlando el movimiento hasta que los brazos queden completamente estirados para completar una repetición.

Burpees

Terminamos con este ejercicio cardiovascular en formato Tabata, que nos ayudará a terminar el entrenamiento quemando calorías. Los burpees unen diferentes movimientos para trabajar prácticamente todo el cuerpo: una sentadilla, una flexión y un salto vertical. Recuerda que en este entrenamiento haremos de seis a ocho series de 20 segundos de trabajo y 10 de descanso.

Comenzamos de pie en una posición relajada, con las piernas abiertas a la anchura de nuestra cadera. Realizamos una sentadilla y apoyamos nuestras manos en el suelo: con un salto, llevamos nuestras piernas hacia atrás hasta quedar en posición de plancha o plank frontal. Desde ahí, realizamos una flexión, rozando nuestro pecho con el suelo, o apoyándonos en el suelo directamente si somos novatos. Regresamos a la posición de plancha y, con un salto, recogemos las piernas hacia adelante: volvemos a ponernos de pie y encadenamos un salto vertical, ayudándonos llevando nuestros brazos arriba.

Para más informacion, te invitamos a visitar nuestras secciones:

EJERCICIOS â€“ DEPORTES â€“ FITNESS â€“ SALUD

Ora en Tiempo: Día 4 – Mateo 5:18 – Oct 27

El Espíritu y la letra

En el Sermón de la Montaña, Jesús dice a sus discípulos que buscar la justicia con misericordia es la esencia de su Reino. Además, instruye a sus discípulos para que superen la justicia de los escribas y fariseos, y vivan de acuerdo con las normas del Reino.

Los fariseos eran meticulosos seguidores de las reglas. Se esforzaban por cumplir la Ley. Guardaban los días de ayuno, procuraban mantenerse puros, tenían cuidado de lavar sus platos e incluso diezmaban sus especias.

Pero al enfocarse excesivamente en la letra de la Ley, como lo hacían los fariseos, no se tiene en cuenta la profunda verdad sobre la forma en que nuestras motivaciones y perspectivas moldean nuestras actitudes y acciones hacia los demás. No son sólo nuestras acciones las que importan, sino el móvil que hay detrás de ellas.

La justicia del Reino fluye de un corazón de misericordia hacia los demás. Se trata principalmente de nuestra perspectiva interior (nuestro cumplimiento del espíritu de la Ley) más que de lo que hacemos cuando sabemos que nos están observando (cumpliendo simplemente la letra de la Ley).

Jesús resaltó la importancia de un corazón misericordioso en su enseñanza sobre cómo percibimos el adulterio, los juramentos (hacer promesas), el divorcio y nuestro juicio de unos a otros. La ira con un hermano es la raíz de la violación de la rectitud (armonía social). La ira es la causa; el asesinato es el efecto.

El cumplimiento de la Ley y los Profetas, la Ley que Jesús vino a encarnar y cumplir, era una ley de amor. Brota del funcionamiento interno del corazón.

Si queremos encarnar la misericordia y la justicia, un buen punto de partida es abandonar nuestra conversación interior, esa que se enfoca en: «¿Qué piensan de mí?» y «¿cómo me ven los demás?». Y, en su lugar, piensa en lo que puedes hacer para animar a los demás, para motivarlos hacia una vida más fructífera.

Eso es lo que hizo Jesús. No trataba de estar a la altura de las expectativas de sus discípulos. De hecho, ellos estaban asombrados por la autoridad con la que enseñaba. Pero Jesús buscaba llevarlos a un plano superior de vida para que pudieran ser bendecidos, realizados en la vida.

Jesús, ayúdanos a apartar la vista de nosotros mismos y a practicar la misericordia con los demás.

Citas Bíblicas para estudiar:

Mateo 5:17-18

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA

El Amor que gana Batallas: Día 3 – Mateo 6:14 – Ene 15

«Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial…«

Día 3: Pedir perdón

Pedir perdón es algo fundamental. El perdón es algo que le da la otra persona cuando usted confiesa su error.  

A veces pedimos perdón rápidamente, como para resolver un trámite, porque es algo que duele. Pero en realidad, más que pedir perdón, uno tiene que confesar lo que hizo. «Mira, el otro día pasó tal cosa, fue así, y yo sé que te lastimó, te molestó, y la verdad que no me siento bien». Inmediatamente, en la otra persona surge una respuesta pacificadora y perdonadora: «Bueno, quédate tranquilo, te perdono».  

El perdón es algo que otorga la otra persona. El perdón es posiblemente una de las cosas más importantes a la que nos enfrentamos en todas las relaciones. El perdón trae un manto de sanidad a nuestra relación, pruébalo y tendrás una relación fuerte.

No se deje llevar por el orgullo, porque de esta manera puede acabar bastante mal. Pedir perdón no es humillante, al contrario, es un acto muy necesario que no hace más que mostrar cuánto nos importa la otra persona.

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA